Agencias de marketing

¿Son realmente héroes los CEOs que renuncian a su salario?

Los "jefazos" de las agencias y la dadivosa renuncia a sus salarios: ¿es lo suyo un gran gesto?

No es lógicamente lo mismo utilizar el salario fijo o el paquete total de remuneración como base para aplicar una quita a los emolumentos de los "jefazos" de la industria publicitaria.

salarios

Autor de la imagen: Jeff Shen

No pasa prácticamente un día en el que el CEO de alguna gran empresa no anuncie a bombo y platillo que renunciará voluntariamente a parte de su salario (habitualmente de dimensiones colosales) para tratar de atajar la fortísima "hemorragia"  financiera emanada del coronavirus. Y la tendencia ha echado también anclas en los grandes holdings de publicidad.

Mark Read (WPP), Arthur Sadoun (Publicis Groupe) y John Wren (Omnicom) se desprenderán de parte de sus emolumentos para hacer frente a la crisis del COVID-19. WPP recortará en un 20% el salario de sus altos ejecutivos, mientras que Sadoun (y también Maurice Lévy en calidad de presidente del Consejo de Supervisión de Publicis Groupe) se disponen a renunciar al 30% de sus respectivos jornales.

Wren, la máxima cabeza visible de Omnicom, quiere ir más allá. Y en una misiva que ha hecho llegar a los 70.000 empleados del grupo dando cuenta de severos recortes (incluyendo despidos) ha anunciado que se desprenderá del 100% de su salario hasta finales del próximo mes de septiembre.

El gesto de Wren parece a bote pronto absolutamente heroico. La cuestión es si verdaderamente lo es, apunta Mehrdad Amirkhizi en un artículo para Horizont. Una mirada más detallada a los emolumentos del CEO de Omnicom relativiza inevitablemente su gesto o hace al menos asomar algunas dudas.

¿De qué hablamos cuando hablamos de recortes, de recortes en el salario fijo o en el paquete completo de remuneración?

En 2018 el salario fijo de Wren fue de un millón de dólares. Pero su paquete completo de remuneración (incluyendo bonus y otros incentivos) se disparó hasta alcanzar los 24 millones de dólares.

Por esta razón, para evaluar adecuadamente la magnitud del dadivoso gesto de Wren habría que conocer a qué va a renunciar exactamente: a su salario fijo (lo que implicará "solamente" dejar de meterse en el bolsillo 500.000 dólares) o a su paquete completo de remuneración.

Se da la circunstancia de que Omnicom no ha aclarado esta cuestión, por lo que sombra de la duda sigue proyectándose sobre lo que sobre el papel, y sin mirar más allá, parece una auténtica proeza.

No es lógicamente lo mismo utilizar el salario fijo o el paquete total de remuneración como base para aplicar una quita a los emolumentos de los "jefazos" de la industria publicitaria.

Que los CEOs enarbolen la bandera de la solidaridad y renuncien voluntariamente a parte de sus ingresos es una iniciativa tan bienvenida como digna de elogio. Pero si simultáneamente tantos empleos penden de un hilo en sus empresas, quizás cabría esperar menos arrogancia (y quizás también menos afán de "autobombo") por parte de quienes se jactan de recortarse el sueldo, concluye Amirkhizi.

Te recomendamos

FOA 2020

DMEXCO

Hootsuite

Outbrain

Xandr

Compartir