Agencias

Per Pedersen (Grey) en El Ojo de Iberoamérica 2017

La nueva (y subversiva) industria creativa: la revolución ha comenzado

La nueva (y subversiva) industria creativa: la revolución ha comenzadoNo hay duda de que la situación en la que se encuentra la industria publicitaria actual es complicada. El ajuste de presupuestos, la diversificación de cuentas o la asunción por parte de anunciantes de tareas tradicionalmente adjudicadas a las agencias ha puesto a los que antes eran los partners claves, en la cuerda floja.

Sin embargo, supone al mismo tiempo un gran desafío que muchas agencias asumen con ilusión. Y es que, tras mucho tiempo de anquilosamiento en viejos modelos ya obsoletos, es hora de cambiar.

Esta filosofía es la que mantiene Per Pedersen, global creative chairman de Grey, y así lo ha hecho constar en su ponencia “El cambio no vendrá de quienes se comporten” en El Ojo de Iberoamérica 2017.

“Hay que apostar por nuevas soluciones. Nos tenemos que dar cuenta de que la gente no habla de nosotros, de que la publicidad no es el centro de las conversaciones. Si queremos cambiar algo, obtener resultados, tenemos que mirar hacia la cultura pop y tenemos que comportarnos mal”, destaca.

El mayor problema de la industria es, para Pedersen, “creernos nuestra propia porquería. Necesitamos darnos cuenta de que tenemos que salir de la burbuja. Las cosas no son lo que parecen, todo ha cambiado”.

Pero también señala que “tenemos la oportunidad de hacer cosas asombrosas. La gasolina que nos va a hacer sobrevivir en la industria es el cambio, la amenaza constante”.

Y apuesta por recuperar la publicidad “sexy”. “Hay demasiada estrategia por todas partes, pero hay que tener una cultura creativa, de lo contrario, estás “jodido”. Hay que poner la cultura creativa en el centro de todo lo que hacemos”.

Asimismo, también asegura que es necesario hacer un esfuerzo por mostrar el mejor trabajo, el más creativo a los grandes anunciantes, algo que reconoce no es fácil pero que debe ser prioritario para las agencias.

“Hay una correlación directa entre crecimiento, rentabilidad y buen trabajo. Los creativos deben tener el mismo peso en la toma de decisiones y eso no está ocurriendo hoy en día”, reivindica el ponente.

La nueva (y subversiva) industria creativa: la revolución ha comenzado

“El mundo está pasando ahora y no podemos tardar un año desde que tenemos una idea hasta que comienza a ver resultados”, añade. “Hay que ser culturalmente relevantes, tenemos que acercarnos a la creatividad, al trabajo y a los problemas con humor, con un enfoque divertido. Solo con diversión podremos hacer un buen trabajo”.

Y no duda en destacar el importante papel que los creativos siguen teniendo para los anunciantes. “Con todo el respeto por la tecnología, los problemas no se resuelven con apps. Las marcas no pueden vivir sin nosotros porque somos los únicos que podemos conectar con el público a través de la creatividad, del storytelling y del craft”.

No obstante, Pedersen entona también el “mea culpa” y se muestra partidario de olvidar los premios para poner en el centro el buen trabajo, por “dejar de ser focas que aplauden cada vez que llega el pescado para enfocarnos en las cosas que realmente importan, que le interesan al mundo, a la marca, y a los propios creativos. Después, si llegan los premios, bienvenidos sean”.

Ha querido concluir su intervención lanzando un mensaje positivo y de ánimo para la industria creativa. “Habrá haters, sobre todo si eres bueno, pero ten en mente demostrar al mundo lo que eres capaz de hacer. Demostrar que esos haters están equivocados es una buena motivación”.

Así, “tenemos que atravesar el fuego en el que nos encontramos. Nos quemaremos, pero lo que hay al otro lado valdrá la pena. No miréis demasiado atrás, romped las reglas, comenzad una revolución. Dolerá, pero estamos preparados para luchar”.

Te recomendamos

México

School

Podcast

Podcast

Compartir