Agencias

La solución a la turbulenta relación entre agencias y clientes está en sus propios zapatos

zapatosFalta de perspectiva, entendimiento y apreciación. Estos son los tres principales retos que, según Hugh Fletcher, digital business consultant de Salmon y antiguo head of digital de Audi UK, deben afrontar las agencias y clientes con el objetivo de mejorar sus relaciones.

Estar a ambos lados de la industria le ha permitido a Fletcher adquirir un mayor conocimiento de los problemas existentes desde hace mucho tiempo entre ambos agentes del mercado y, sobre todo, de la importancia de buscar una solución.

Así, en un artículo publicado en Campaign, hace referencia al libro “The Unprincipled” escrito por David Croydon donde da la perspectiva de los clientes y del que destaca un fragmento que califica como “revelador”.

“Hay dos tipos de marketeros, el que ha trabajado en distintos departamentos de la compañía y no tiene ni idea de marketing y el que ha escogido centrar su carrera en el marketing por ser un ámbito más creativo y atractivo que el resto de departamentos del negocio y que lo saben todo o eso creen, disfrutando de esa pequeña parcela de poder que ostentan y de las invitaciones a comidas cenas y eventos que reciben”.

Así, Fletcher reconoce que esta percepción negativa no solo afecta a las agencias sino que se trata de una visión recíproca en la que los clientes también son estereotipados por su falta de creatividad o de calidad de los briefs.

Ante este panorama, ¿por qué entonces deberían trabajar juntos si este sentimiento adverso es mutuo? Para Fletcher, el problema reside en que ninguna de las partes ve la situación con perspectiva.

“La gente tiende a concentrarse en las áreas en donde son expertos y esta desidia es usada de manera frecuente como un mecanismo de defensa ante lo que no se entiende. Pero, ¿no deberíamos dejar a un lado los egos, tragarnos el orgullo y derribar esta premisa?”, se pregunta.

La solución, o al menos, la semilla para que llegue a germinar, radica en la confianza y la comprensión de ambas partes, ponerse en los zapatos del otro.

Las agencias deben entender los esfuerzos de los clientes y el porqué de sus decisiones surgidas dentro de presiones, limitaciones y jerarquías internas. Por su parte, los clientes deben ser capaces de confiar en la creatividad e ideas de las agencias que pueden aportar un nuevo aire a la compañía.

Pero sobre todo, Fletcher apuesta por una visión mucho más humana de las organizaciones que no deben verse como tal sino como un conjunto de personas que se esfuerzan y tratan de hacerlo lo mejor posible.

De esta manera, solo cuando el dinero se deja en un segundo plano y se prioriza el beneficio mutuo que se extrae del intercambio de información e ideas, se establecen las mejores y más exitosas relaciones.

Te recomendamos

Energy Sistem

School

Podcast

BTMB18

Compartir