Agencias

Las 5 reglas para trabajar con una agencia

Contratar los servicios de una agencia, ya sea de publicidad, de relaciones públicas o de diseño gráfico, puede generar más problemas que los que en principio se pretenden resolver. Y es que el acoplamiento de los equipos de trabajo de agencias y clientes tropieza a menudo con no pocas dificultades. Para esquivarlas en la medida de lo posible, Open Forum propone seguir las siguientes reglas:

1. Lograr la alineación con el equipo interno
Antes de contratar los servicios de una agencia, el cliente debe asegurarse de que el equipo interno de la compañía está verdaderamente alineado con los objetivos y las expectativas que se han encomendado a la agencia. Si no hay un acuerdo unánime en cuanto a las metas y las expectativas del trabajo asignado a la agencia, muy probablemente éste terminará teniendo resultados negativos.

2. Mirar en todas las direcciones
A la hora de buscar agencia, la compañía debe estar abierta a un abanico de posibilidades lo más amplio posible. Una vez acotada la primera selección es el momento de examinarlas y de confeccionar un sistema de evaluación para puntuar a cada una de las candidatas. Cuando ya sólo queden tres finalistas, lo mejor es encomendar a cada una de ellas la misma tarea y esperar a continuación a los resultados, que deben evaluar minuciosamente todos y cada de los que tendrán después que trabajar codo a codo con la agencia.

3. Confiar, pero verificar
Para llevar a buen puerto la relación con una agencia, el cliente debe confiar en ella y viceversa. Pero, no sólo eso. Es preciso también verificar el trabajo llevado a cabo por la agencia, sobre todo para que los objetivos inicialmente marcados no se pierdan por el camino.

4. Proporcionar a la agencia un feedback temprano y frecuente
La agencia es experta en su campo y por eso ha sido elegida por el cliente, pero ello no quiere decir que éste no deba tomar parte en el trabajo llevado a cabo por la primera. El feedback entre agencias y clientes deben ser temprano, para no tener que desbaratar después días y semanas de trabajo, y frecuente, para seguir el vivo la evolución de la campaña.

5. Saber cuándo es el momento de cambiar
Una agencia y una empresa pueden haber desarrollado juntas fantásticos trabajos durante años, pero ello no impide que el “feeling” entre ambas termine perdiéndose. Cuando ello ocurre, lo mejor es apostar por el cambio.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir