Agencias

Las agencias británicas abren sus puertas a la expansión global del mercado chino

La asociación de agencias publicitarias de Reino Unido está desarrollando un proyecto para ayudar a las compañías chinas a entrar en el mercado occidental en un momento en el que están dando sus primeros pasos internacionales. Especialistas en planificación y creatividad británicos serán los encargados de redactar los informes en los que se analice el entorno global de las marcas asiáticas, las consideraciones sobre los consumidores objetivos y una guía sobre la estrategia de diferenciación de la marca.

“Queríamos buscar una manea en que pudiéramos cimentar y hacer real el deseo entre los dos países para facilitar los servicios publicitarios”, aseguraba Nicola Mendelshon, presidenta del Institute of Practitioners in Advertising, y directora y socia de la agencia independiente Karmarama, la entidad encargada de estos estudios. “Cuando las marcas hayan logado un enorme crecimiento, la pregunta es, ¿qué viene ahora? Lo siguiente es hacerse global. Nosotros sugerimos que Reino Unido es un buen lugar para hacerse global, es un trampolín”, aseguraba la presidenta en una conversación con Ad Age.

La industria británica no es la primera en investigar y desarrollar servicios para el mercado chino. La Federación Mundial de Anunciantes (World Federation of Advertisers-WFA) ya ha trabajado con la Asociación Nacional de Anunciantes de China para desarrollar el primer código ético publicitario del gigante asiático, a la vez que se les animaba a entrar en la WFA.

Además, Fleishman-Hillard anunció la creación de su Global China Practice para ayudar a las compañías chinas que tienen proyectos globales, y Ogilvy & Mother abrió el China Practice en Nueva York para ayudar a las compañías chinas a entrar en el mercado estadounidense.

Lo cierto es que, hasta ahora, no hay ningún anunciante chino que haya sido capaz de crear una fuerte identidad de marca en los consumidores extranjeros y sólo dos marcas han alcanzado visibilidad fuera de las fronteras chinas: Haier y Lenovo.

Los Juegos Olímpicos de 2012 que se celebrarán en Londres son, según Mendelsohn, la oportunidad perfecta para que los mercados chinos logren una enorme exposición global. “Los ojos del mundo estarán en Londres el año que viene. Y hay una oportunidad también para que las marcas chinas piensen cómo pueden mostrar sus propias marcas en Reino Unido durante ese período. Han visto lo que los Juegos Olímpicos hicieron en Beijing, y cómo pueden capitalizarlo”, aseguró.

Te recomendamos

TAPTAP

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir