Agencias

Los ejecutivos de agencias confiesan las peores prácticas de sus clientes que les llevan por el camino de la amargura

desesperacion peores practicas relaciones clientes marcas agenciasNo es la primera vez que se habla sobre la mala relación que existe entre los clientes y las agencias, y desde hace algún tiempo cada vez salen a la luz más noticias que abordan estos noviazgos tan mal avenidos.

Shareen Pathak, editora de Digiday, ha hablado con varios responsables de comunicación, CEOs y fundadores de diferentes agencias y ha encontrado que muchos trabajadores coinciden en que su negocio sería mejor si los clientes tuviesen menos control, a pesar de que sean ellos los que pagan las facturas. La mayoría está de acuerdo en que la mayor brecha entre agencias y clientes radica en la diferencia que hay entre cómo de importante considera una agencia a cliente y viceversa. "Ellos tienen números y objetivos a los que llegar, por lo que ven a la agencia como un comerciante más", señala un presidente de agencia.

Pero lo más inquietante de su investigación son las confesiones de diferentes ejecutivos de agencias sobre las malas experiencias que han tenido con clientes, con situaciones que superan lo descortés.

"Los clientes programan reuniones durante el almuerzo en sus oficinas, pero no piden comida para la agencia, y ellos comen delante nuestra mientras nosotros -hambrientos– estamos presentes", dijo un ejecutivo digital de una agencia.

Los retrasos son otros de los problemas. "Los clientes seniors que aparecen 20 minutos tarde en presentaciones a clientes no piden disculpas y luego tienen que salir antes de que hayamos presentado todo el trabajo", dijo el ejecutivo digital.

Pero quizás lo más atroz sea olvidarse de la costumbre más básica en los cánones de educación. "Los clientes no dicen 'gracias' al final de una gran presentación". "Solo porque usted sea un cliente y me pague no significa que deba actuar así”, reclama el presidente de la agencia.

Un ejecutivo también cita que es paradójico que la gente que proviene de las agencias a veces se convierta en los peores clientes. “Es sobre todo porque conocen el funcionamiento interno de las agencias y saben cómo manipular el sistema”. No obstante, reconoce que no es lo habitual, solo “algo que ocurre de vez en cuando y que nos mata".

Otra experiencia que han confesado son los casos en los que los trabajadores junior se ven obligados a proporcionar un feedback que por lo general no es lo que quiere el cliente senior. “Ellos nos dan instrucciones específicas que contradicen el feedback de su jefe e insiste en que lo hagamos", dice un CEO. Pero luego ellos siguen las indicaciones, el jefe se enfada, el trabajador junior no dice nada, y la bala la recibe la agencia.

Todo nace de la errónea idea de que si un jefe de marketing (o la persona a cargo) no puede estar presente en una reunión o presentación, da igual si en su lugar va otra persona, porque según un presidente de agencia, cada presentación se adapta para una persona, por lo que si el responsable que se esperaba no puede acudir es mejor programar el encuentro para otro día.

Otros ejecutivos critican la falta de atención que a menudo les prestan los clientes, que a veces se pasan el tiempo de las presentaciones consultando sus smartphones, portátiles e incluso Apple Watches, para luego pedir que se le repita todo de nuevo.

"Tenemos clientes que durante un rodaje de vídeo no prestan atención. Pero cuando le confirmamos que todo está bien y listo, solicitan reproducciones de todas las tomas, mientras que el elenco y el equipo se tiene que quedar esperando”, denuncia un CEO. "A decir verdad, hay algunas reuniones en las que les pedimos que pongan sus dispositivos lejos o que nos presten atención, porque nos están pagando para hacer esto."

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir