Agencias

Las jerarquías, condenadas a morir en las agencias modernas

Por qué en las agencias modernas debería haber más jefes de la tribu y menos "indios"

Por qué en las agencias modernas debería haber más jefes de la tribu y menos "indios"El modelo clásico de agencia apenas ha variado un ápice desde los inicios de la publicidad: las tareas son delegadas en los subordinados y los resultados son controlados y valorados por los jefes.

Rindiendo pleitesía a este viejo (y caduco) modelo las agencias son extremadamente dependientes de la calidad de los jefes (que son lógicamente muy pocos). Y no sólo eso. Las agencias frustran inevitablemente a sus talentos, unos talentos que sólo pueden trabajar bajo supervisión de otros y que hartos de tener el aliento de sus superiores permanentemente en el cogote se arrojan en brazos de empresas más flexibles en sus estructuras.

Hace unas cuantas décadas este viejo modelo (según el cual las agencias prometían a los jóvenes talentos un trabajo “cool” hasta que pagarles terminaba suponiendo para ellas un capricho extraordinariamente caro) funcionaba aún a las maravillas. Pero en los tiempos que corren, en los que las agencias resultan cada vez menos atractivas para los jóvenes talentos, ese modelo se ha quedado inevitablemente apolillado, explica Dirk Gerasch en un artículo para Horizont.

Los jóvenes, esos que las agencias se desviven por echar el guante (laboralmente), exigen responsabilidades a las empresas que deciden contratarles. Y por eso suelen huir como de la peste de las agencias, donde las responsabilidades están habitualmente en manos de unos pocos.

En vista de que el modelo al que han rendido pleitesía las agencias durante décadas se ha quedado claramente “demodé” se hace necesario un nuevo modelo con más jefes de la tribu (especializados) y menos “indios”.

Los jefes en este nuevo modelo de agencia tendrían competencias muy específicas y responsabilidades igualmente específicas. ¿El resultado? Más valor añadido tanto para las agencias como para sus clientes.

En este nuevo modelo las competencias clave dentro de las agencias serían asumidas por profesionales con experiencia y los clientes tendrían siempre frente a sí a interlocutores competentes (y no a meros primerizos), señala Gerasch.

Las agencias dirigidas por muchos jefes de la tribu y pobladas por pocos “indios” echan por tierra el viejo modelo de estructura piramidal y consiguen con ello “superpoderes” (como el de poder manejar una gran cuenta con sólo unos pocos empleados).

En este tipo de agencia las responsabilidades son compartidas, se alienta el trabajo en equipo, las cargas de trabajo se reparten, y los clientes trabajan siempre con expertos (antes y después de los “pitches”).

La estructura por la que se rige el nuevo modelo de agencia que propugna Gerasch no se desglosa en funciones tradicionales como director creativo o director de cuentas. La división toma como referencia disciplinas clave como brand development, brand management, marketing directo, diseño interactivo, diseño corporativo, relaciones públicas, “employer branding” o “live communication”.

Enfrentado a este nuevo tipo de agencia el cliente tiene la sensación de que invierte dinero de verdad en competencias también de verdad (y no un mero jefe de la tribu).

En este nuevo modelo, y pese a la abundancia de jefes de la tribu, sigue habiendo cabida para los jefes supremos (a quienes compete tomar decisiones estratégicas y de personal). Pero la autoridad de tales jefes supremos nace de la competencia (y no “decapita” y ningunea en ningún caso a las personas a su cargo), concluye Gerasch.

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir