Agencias

Los servicios VoD aprietan pero no ahogan (publicitariamente) a la TV

La publicidad televisiva sigue agarrándose como una lapa al espectador (pese a Netflix)

Pese a que Netflix y otros servicios de vídeo bajo demanda (VoD) tienen rendidos a sus pies a cada vez más consumidores, lo cierto es que la televisión (y a la publicidad a ella asociada) continúan disfrutando de muchísimo predicamento. Así lo concluye al menos un reciente estudio llevado a cabo en Alemania por la empresa de investigación de mercados YouGov.

Entre aquellos espectadores que ven fundamentalmente la televisión a través de los servicios VoD (y tienen acceso en gran medida a contenidos huérfanos de publicidad) el porcentaje de usuarios que se aperciben de los anuncios en la pequeña pantalla llega al 26%.

Esta proporción aumenta mínimamente hasta el 27% en el caso de los televidentes que ven exclusivamente contenidos audiovisuales a través de televisión tradicional y hasta el 28% entre aquellos que se decantan mayoritariamente por la televisión de pago.

A la hora de anunciarse en televisión, los anunciantes deben tener en cuenta, eso sí, las características del “target” con el que quieren conectar. Quienes ven la televisión en su vertiente más tradicional (canales en abierto) son predominantemente hombres y personas mayores de 55 años y tienen especial predilección por marcas tradicionales como Ritter Sport o Nivea.

Por su parte, los usuarios de los servicios VoD tienen mayoritariamente entre 18 y 24 años, son solteros y están todavía estudiando. Las marcas que más atrapan la atención de este grupo de edad son Nike e IKEA (entre otros anunciantes).

Pese a que la forma de consumir televisión está indudablemente cambiando, lo cierto que no hay motivo para que las cadenas tradicionales de televisión entren en pánico, aseguran los autores del informe de YouGov.

Aunque muchos consumidores (los más jóvenes sobre todo) se están fugando a Netflix y compañía, el cordón umbilical que unía a esos usuarios a la televisión tradicional no se ha roto del todo.

De hecho, los denominados “binge watchers” (quienes acostumbran a ver seguidos varios capítulos de un mismo programa) siguen prestando atención a la publicidad. El 30% de los espectadores que ven seguidos dos episodios de una serie continúa deteniendo su mirada en los anuncios. Se trata una cifra que está (por si fuera poco) dos puntos porcentuales por encima de la referida a quienes ven menos de dos capítulos seguidos de un programa.

Entre aquellas personas que consumen en una misma sesión más de tres episodios de una serie el porcentaje de televidentes que se detienen en los anuncios es incluso mayor y llega al 44%.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir