líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

"Siempre es un buen momento para la creatividad", M. Wolff

“Mirar a la cámara y hablar con gente que no conozco puede ser fácil para otras personas, pero no es fácil para mí. Cuando hablas no puedes pensar y cuando piensas no puedes hablar por lo que perdonadme por decir cosas que no quiero decir”, anunció el diseñador creativo Michael Wolff antes de dar sus impresiones sobre el futuro de la creatividad en un vídeo para IsThisaGoodTime.org.

“Creo que siempre es un buen momento para la creatividad”, afirmó. “Creatividad para mí es el proceso en la mente de alguien, el flash en la mente de alguien, donde pasa algo que no estaba ahí antes. Creo que es inspiración”, añade. Aunque entiende que, por mucho que nos esforcemos por comprenderlo, hay que asumir que “nunca llegaremos a ese clímax en el que logremos entenderlo todo”. Y es que para Wolff, la inspiración es difícil de describir, porque en un minuto no está y al siguiente sí. Pero en este sentido, el diseñador ha desarrollado tres músculos al servicio de la creatividad.

El primero es la curiosidad, “el músculo que me permite darme cuenta de una forma más activa”. A través de este músculo lo cuestiona todo. “Cuando miras la silueta de las ciudades modernas, las miramos y pensamos en un símbolo de la modernidad. Realmente, son edificios feos levantados por compañías sin cabeza. Son agresivos, asertivos, vanos, están diciendo algo que no creo que queramos oír”, asegura Wolff, quien considera que la arquitectura moderna ha creado edificios en los que, al entrar, “sientes que no perteneces a ellos, que no tienen nada que ver contigo, y están en tu ciudad”. Puede que en general se relacionen estas construcciones con el progreso de las ciudades, pero para Wolff representan “la corrupción, como una distorsión de vivir en comunidad, una inconsistencia de la gente que vive en armonía, porque no hay nada de armonioso en eso”.

El segundo músculo de Wolff es la apreciación. “Los diseñadores miran libros y catálogos para elegir un color. Lo que tienes que hacer es salir a la calle, mirar a la cara de la gente, al cielo, a las hojas de los árboles. La apreciación está conectada con la capacidad de darse cuenta, pero sin su criticismo”. Wolff lo define como el sentido de ver lo que hay fuera y “darse cuenta y apreciar lo fantástica que es la gente. Simplemente siendo abierto a la gente, oyes historias alucinantes y la gente te habla con una extraordinaria intimidad sobre sus vidas”. En definitiva, la apreciación “se basa en quién eres, qué quieres contarme sobre ti, cómo nos vamos a relacionar”.

Por último, el tercer músculo es la imaginación. “Es por el que creo que la gente me paga, pero que no funciona sin los otros dos”. Si aprovechas tu capacidad de crítica, de darte cuenta de las cosas y de apreciar el mundo, puedes ver cómo el mundo podría empezar a ser diferente. “Ocurre en un segundo, porque alguien se sienta ahí con el conocimiento adecuado. Eso es la creatividad. Está disponible para todo el mundo y es la forma en que progresamos”.

 

Llega Spotlight, el festival publicitario en el que el público toma también la palabraAnteriorSigueinteGaby Castellanos: "las agencias creen que por su renombre pueden tener becarios trabajando 16 hrs por 400 euros"

Noticias recomendadas