Agencias

Grandes anunciantes como Unilever dan la espalda a las agencias

Startups vs. Agencias: cuando el pez pequeño se come al grande

La industria publicitaria está cambiando a un ritmo vertiginoso. Desde que el mayor anunciante del mundo, P&G, anunciase sus planes de recortar su presupuesto de marketing y de revisar su trabajo con agencias, otras marcas han seguido sus pases.

Una de ellas es Unilever que también busca recortar gastos y optimizar sus inversiones en marketing, una decisión que perjudica mucho a las agencias teniendo en cuenta que hablamos del segundo mayor anunciantes a nivel mundial.

Las recientes polémicas y las cada vez más tensas relaciones entre agencias y clientes en las que la falta de transparencia es la nota predominante han hecho que las grandes marcas opten por apostar por empresas de reciente creación, las famosas startups.

De hecho, esta es la estrategia de Unilever que, tal y como informa Dircomfidencial, trabaja con algunas en ámbitos como el UGC o el influencer marketing, un nuevo modelo que impulsa desde el año 2014 cuando creó la aceleradora de startups Foundry.

De esta manera, la compañía pretende impulsar el talento más desnudo, las ideas más puras que poco a poco han ido perdiendo las agencias cegadas por los grandes amasijos de billetes que llegaban a sus manos.

Al mismo tiempo, este cambio de rumbo de Unilever, supone también una llamada de atención a las agencias haciendo patente la necesidad de reinvención en sus modelos de negocio y formas de trabajar para adaptarse a un nuevo entorno en el que, según Aline Santos, vicepresidenta global de Marketing de la compañía “las cosas se pueden hacer de una manera mucho más sencilla y barata”.

Los nuevos planes de Unilever le han permitido ir reduciendo sus costes de forma paulatina con un 17% menos en gastos de agencias y una reducción publicitaria del 30%, algo que ha contribuido a la mejora de los resultados económicos del gigante de bienes de consumo.

Así, los grandes anunciantes ya han dado la espalda a las agencias que no quieren darse cuenta de que su reinado en el mundo publicitario ha terminado y cuyo futuro, a menos que comiencen a espabilar, se vislumbra bastante negro.

Parece que en la industria marketera, finalmente, el pez pequeño se ha comido al grande.

Te recomendamos
En otras webs

ICEMD

atres

A3Media

Recopilatorio

Compartir