Agencias

Steve Jobs es todo lo que una agencia querría en su cliente

Steve Jobs es todo lo que una agencia querría en su clienteSi se tomaran las partes relacionadas con la publicidad de la biografía de Steve Jobs y se plasmaran en un nuevo libro, tendríamos entre manos el manual de cómo ser el cliente perfecto para una agencia.

Jobs dedicaba bastante tiempo a la publicidad, reuniéndose con trabajadores de su agencia, como Lee Clow y James Vincent, además de sus propios empleados, y después les llevaba a su estudio para que vieran los productos que estaban en marcha. Un nivel de implicación increíble, sobre todo cuando se tiene en cuenta que el resto del tiempo lo dedicaba a dirigir una de las compañías más importantes del mundo.

En Steve Jobs, el libro, se recogen las anécdotas e historias que llevaron a Jobs al mundo de la publicidad, relaciones que terminaron por crear anuncios míticos, como “1984” o “Think Different” y que ahora son iconos de una época. Pero, ¿por qué se considera a Jobs el perfecto cliente de una agencia?

1. Primeros pasos
El aprecio de Jobs por el marketing y la publicidad no fue siempre tan evidente. Según se relata en su biografía, una reunión con Regis McKenna en la época en que Apple daba sus primeros pasos se tornó complicada porque al co-fundador de Apple, Steve Wozniak, no le convencía la idea de que un relaciones públicas toqueteara sus folletos. Después de salvar la relación, la firma de relaciones públicas de McKenna fue adquirida por Chiat/Day, donde un “vago de playa con una espesa barba, pelo alborotado y una sonrisa tonta”, en palabras de Isaacson, resultó llamarse Lee Clow.

2. 1984
Clow, junto con Steve Hayden y Brent Thomas se ganaron a Jobs con “1984”, a quien le encantó la idea; y también a John Sculley, CEO de Apple desde 1983. Pero después de ver el anuncio completo, Schulley se echó atrás y pidió a Chiat/Day que vendieran los dos anuncios que habían comprado para la Super Bowl, uno de 30 segundos y otro de 60. Jobs y Wozniak, enfadados, intentaron comprar los espacios publicitarios con su propio dinero, algo que evidentemente no lograron hacer. Pero resultó que Chiat/Day sólo vendió el más corto de los espacios, alegando que no podían vender el de 60 segundos, aunque lo cierto es que ni siquiera lo intentaron. Finalmente, el anuncio logró ver la luz.

3. Lemmings
“1984” es reconocido como uno de los mejores anuncios de toda la historia, pero con “Lemmings” Chiat/Day no tuvo tanto éxito. A nadie parecía gustarle la creatividad, que se reía del consumidor objetivo de Apple, y Jobs y Sculley pidieron nuevas ideas a la agencia, a lo que Clow se negó. “Lemmings” vio la luz durante la Super Bowl y, ante el aluvión de críticas que recibió, Apple se planteó comprar un anuncio en el Wall Street Journal para pedir perdón, pero Jay Chiat amenazó a la compañía, asegurando que si Apple pedía perdón, su agencia compraría la primera página para pedir perdón por las disculpas”.

4. Think Different
El problema en torno a la creación de la campaña “Think Different” entre Jobs y Clow respondía más a una cuestión gramática que a cualquier otra cosa, ya que trataban de buscar cuál sería la parte del discurso que era mejor utilizar. Según explica Isaacson en la biografía, Jobs quería que “different” se utilizara como sustantivo. Además, después de rechazar utilizar la canción “Crazy” de Seal para el anuncio, ya que no pudieron conseguir los derechos, se grabaron dos versiones del anuncio, una con la voz de Jobs y otra con la voz de Richard Dreyfuss. No fue hasta el mismo día en que el anuncio fio la luz que se decantaron por la versión de Dreyfuss.

5. Lee Clow
La relación entre Clow y Jobs nació de la admiración mutua. Mientras Jobs aseguraba que Clow “era el mejor tío de la publicidad”, para Clow “no hay un CEO en el planeta que se ocupe del marketing como lo hace Steve”. Pero no todo fueron halagos, y Clow fue una de las personas que mejor llegó a conocer las emociones de Jobs, mucho más allá de sus ya conocidos enfados.

6. James Vincent
James Vincet es el menos conocido de los responsables de las dos cuentas de Apple en TBWA, y tuvo un papel clave en el desarrollo del negocio musical de Apple. Fue Vincent quien desarrolló la idea de la silueta para la campaña de iPod y quien llevó a Jobs a un concierto de Eminem. Además, trabajó codo con codo con Jobs en los anuncios del iPad, aunque los resultados no fueron tan positivos como se podría esperar y Jobs rechazó los primeros anuncios.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir