líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Tras su fusión con Omnicom, ¿perderá Publicis su "savoir faire" francés?

Cuando hace sólo unos meses se hablaba del holding publicitario francés Publicis, era casi siempre para especular sobre quién sería el sucesor de su icónico presidente y consejero delegado, Maurice Lévy. Por aquel entonces habían tres pretendientes muy claros al «trono»: el director de operaciones Jean-Yve Naouri, el director de finanzas Jean-Michel Etienne y Arthur Sadoun, máximo responsable de Publicis en Europa. Sin embargo, estos tres pretendientes han sido repente borrados del mapa. El sucesor de Lévy no será ni Naouri ni Étienne ni Sadoun sino John Wren, el consejero delegado de Omnicom.

Y no es que Wren cambie de empresa, sino que está destinado a encabezar en el futuro a la «hija» nacida de la fusión de su compañía y la de Lévy: Publicis Omnicom Group. Durante los dos primeros años y medio de vida de este nuevo titán de la publicidad, Wren, de 60 años, compartirá la dirección con Lévy, de 71, pero transcurrido este plazo, su colega francés se retirará y el australiano será CEO en solitario de Publicis Omnicom Group.

Una de las preguntas que más rondan actualmente por las cabezas pensantes de la industria publicitaria es cómo se las ingeniarán Lévy y Wren para aunar filosofías empresariales tan diferentes. “Viviremos un interesante choque de culturas”, asegura David Jones, consejero delegado de Havas. Y no le falta razón a Jones. Una empresa francesa y otra americana ya lo tienen de por sí bastante complicado para congeniar y si a eso se une que sus consejeros delegados tiene estilos de dirección completamente diferentes, el cóctel puede ser verdaderamente explosivo. Mientras Wren opta por concentrarse en la dirección del holding, a Lévy, como también a su “enemigo” Martin Sorrell de WPP, le gusta entrometerse en el negocio operativo de la compañía.

Otro punto que evidencia las profundas diferencias entre Publicis y Omnicom son sus maneras, totalmente opuestas, de abordar las digitalización. Mientras Publicis apuesta por las adquisiciones para coger fuelle en este terreno, Omnicom prefiere llevar poco a poco la digitalización a todas y cada una de las empresas que integran su holding, explica Mehrmad Amirkhizi en Horizont.

Cuando Publicis Omnicom Group cumpla sus dos primeros años y medio de vida, Lévy abandonará su puesto de co-CEO para pasar a ser presidente no ejecutivo. Por eso, y por mucho que Lévy y Wren aseguren que la suya es una “fusión entre iguales”, muchos pronostican que cuando Lévy se baje del barco serán los americanos los que lleven la batuta en Publicis Omnicom Group. ¿Una pista que sugiere que este pronóstico tiene mucho de acertado? Que la nueva empresa derivada de la fusión cotizará en bolsa bajo el nombre de OMC, las mismas siglas utilizadas hasta ahora en los parqués bursátiles por Omnicom.

De todos modos, a nadie se le escapa que Publicis ha hecho sin lugar a dudas un buen negocio aliándose con Omnicom. Gracias a su fusión con el holding estadounidense, Lévy se despedirá de la empresa a la que consagrado sus últimos 40 años dejándola en lo más alto del podio de la industria publicitaria. Además, la empresa de Lévy, pese a ser considerablemente más pequeña que su socia Omnicom, tendrá en sus manos al 50% de las accionistas en Publicis Omnicom Group.

Lo que está claro es que la noticia de la fusión de Publicis y Omnicom cayó la semana pasada como una bomba en la industria publicitaria. Incluso los más familiarizados con este sector se tomaron en principio la noticia como una broma. Y es que Publicis y Omnicom llevaron sus negociaciones tan en secreto que, cuando la noticia saltó a la palestra, nadie se la esperaba en realidad.

Una vez superada la sorpresa, al que parece que le tocará mover ficha de ahora en adelante será al “príncipe destronado” de la industria publicitaria. WPP, hasta ahora primer grupo publicitario global, no se quedará quieto y muchos creen que podría tentar a Interpublic para formar con este grupo una alianza y ganar la batalla a Publicis Omnicom Group. ¿El problema? Que la empresa derivada de la fusión de WPP e Interpublic no sería mucho más grande que Publicis Omnicom Group y que Interpublic no parece a priori la horma del zapato de la compañía de Martin Sorrell.

 

La publicidad móvil impulsa el valor bursátil de FacebookAnteriorSigueinteTras la polémica con SCPF Academy, un concurso trata de "limpiar" la imagen de Toni Segarra

Noticias recomendadas