líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Un día en TBWA/Chiat/Day Los Ángeles, la agencia que sueña con cambiar el mundo

TBWA/Chait/Day está en Los Ángeles, su sede se parece a una enorme nave espacial. Una visita realizada por wuv.de. El visitante llega a una recepción amarilla. A la vuelta de la esquina, las primeras reuniones del día y cerca de la entrada una fila de tablas de surf. El ambiente es relajado.  El alemán Oke Müller, Group Planning Director, explica que en TBWA gracias a la promoción interna llegó desde Hamburgo a Los Ángeles.

Trabajo no falta. Con más de 310 millones de personas viviendo en Estados Unidos, su poder adquisitivo y el mercado mediático correspondiente,  los presupuestos son cuantiosos. Es algo con lo que empezar. Donde en Europa hay dos planners para cinco marcas, aquí cada marca de su cliente principal, Mars Pedigree, tiene su propio Senior Planner en exclusiva. Las relaciones estratégicas con los clientes se construyen de forma diferente, empezando por la participación en el proceso de producción.

Müller que conoce bien el mercado alemán y el americano explica que en Alemania, se entra en la agencia con el casco puesto para fabricar anuncios, en Estados Unidos quieren cambiar el mundo cada mañana. Quizás tenga algo que ver que en Los Ángeles todo el mundo sonríe y está cargado de energía. El lado oscuro de la publicidad, cuando los anuncios son de bajísima calidad tampoco falta. Lo que ocurre es que ese 5% mejor es más grande y por lo tanto más visible.

Cuando un cliente nuevo llega a la agencia, está pensando en lo que ocurrió con Apple. Quiere su propia publicidad Think different, algo que cambió hasta tal punto la marca y la agencia, que 250 personas trabajan en exclusiva en el departamento de comunicación para Apple. Los 750 empleados restantes se ocupan de Gatorade, Nissan, Pepsi o Visa.

Oke Müller sabe hasta qué punto está integrado en la cultura de la agencia el planner en América. Hasta se realizan sesiones estratégicas con clientes y creativos transformando las salas de reuniones en supermercados o en habitaciones infantiles para lograr una visión de marca. Una de las consecuencias, la agencia está llena de perros. Para la campaña de Pedigree cada equipo tuvo que hacerse cargo de un perro. La campaña terminó y los perros se quedaron. También montaron su propia granja con Farmville.

Los premios a la creatividad que vienen con algunas de estas acciones son muy interesantes para la agencia desde los recursos humanos hasta el reconocimiento creativo, pero no tanto como Cannes Titanium. Se interesan sobre todo por los premios a las campañas integradas y jamás se plantearían entregar una pieza falsa, eso no es política habitual en EE.UU.

 

The New York Times invita a sus lectores a recordar a sus seres queridos en NavidadAnteriorSigueintePor qué la publicidad móvil atemoriza todavía a los anunciantes

Noticias recomendadas