Agencias

Una agencia pone a dieta las tarifas de sus servicios para captar nuevos clientes

diet00Atraer nuevos clientes es uno de los quebraderos de cabeza que sufren con gran frecuencia las agencias de marketing y publicidad  De nada sirve intentar captar cuentas de grandes multinacionales: hay que empezar por abajo e ir paso a paso.

Pero no hay que subestimar a los más pequeños. En ocasiones, una empresa desconocida se convierte, repentinamente, en un auténtico gigante. Por ello, la agencia estadounidense Rock Candy Media ha puesto en marcha una arriesgada estrategia con la que espera captar nuevos y prometedores clientes.

La iniciativa consiste en ofrecer una selección de sus servicios a un precio notablemente inferior a lo normal. Una estrategia que seguro recibe que otra crítica en el sector.

Hace dos meses, la agencia (en la que solo trabajan 10 personas) puso en marcha “Diet RCM”, una versión reducida, “descafeinada”, de los servicios que pone a disposición de sus clientes. Funciona de la siguiente manera: normalmente, RCM cobra a los clientes 150 dólares por hora de trabajo, con un mínimo de 15 horas al mes. A través de Diet, la agencia cobra una tarifa plana de 800 dólares al mes a los clientes que decidan acogerse al programa.

Es decir, por solo 800 dólares, los clientes podrán poner en marcha una campaña de publicidad. Una cifra muy asequible en comparación con las desorbitadas tarifas de las grandes agencias. No obstante, un mismo cliente solo puede contratar este servicio dos veces.

El programa fue bien acogido por 12 compañías que, a día de hoy, ya han decidido depositar su confianza en la agencia para la elaboración de futuras campañas.

Annie Liao Jones, fundadora de la agencia, encontró la inspiración en Dropbox y otras grandes compañías, que también cobran tarifas reducidas a sus nuevos clientes con el objetivo de fidelizarles y conseguir que contraten el servicio completo al cabo de un tiempo. “Quería comprobar qué ocurre cuando ofreces lo mismo en marketing digital para captar nuevos clientes”.

dietrcm

Pero para acogerse al programa, los clientes tienen que cumplir ciertos requisitos. Entre ellos, deben trabajar de manera exclusiva con la agencia. Es decir, no pueden contratar diferentes acciones con agencias distintas, sino que Rock Candy Media se hace cargo de la campaña global.

Una interesante iniciativa que puede ayudar a solucionar ciertos problemas en la industria publicitaria. En ocasiones, las agencias más consolidadas se estancan con grandes cuentas de clientes corporativos. Pagan puntualmente las facturas, pero sus estrictos mandatorios ejecucionales pueden llegar limitar la creatividad de sus campañas.

En este sentido, trabajar con pequeñas compañías puede ser una experiencia muy gratificante para los empleados de una agencia y también para los trabajadores de la compañía en cuestión, que ven cómo la empresa evoluciona impulsada por el marketing y la publicidad.

No obstante, esto no significa que un programa de estas características no sea adecuado para compañías más grandes. Jones afirma que las pequeñas marcas y las start-ups tienen una mayor predisposición a probar este servicio. “Es más fácil captar estos clientes con una tarifa plana mensual” asegura. “Una vez que comprueban la efectividad de, por ejemplo, una campaña en Facebook, se convertirán en clientes leales a nuestra agencia. Tendrán el dinero suficiente para contratar nuestros servicios al completo”.

Una de las empresas que ya probó este innovador programa fue Austin Vape and Smoke, que debido a las restricciones legales sobre la publicidad de tabaco, no podía poner en marcha una campaña de publicidad tradicional. Por ello, decidió acogerse a Diet RCM. La agencia puso en marcha una campaña en numerosos foros sobre cigarrillos electrónicos para dar a conocer la marca, y consiguió aumentar en un 10% su cifra de ventas.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir