Agencias

Unilever o por qué las "bobadas" no dan ya gato por liebre al nuevo consumidor conectado

Unilever o por qué las "bobadas" no dan ya gato por liebre al nuevo consumidor conectado¿Pueden las marcas ayudar a la sociedad a despojarse de las telarañas, a sortear las zancadillas (las que le ponen una y otra vez quienes forman parte de ella) y a avanzar hacia adelante?

La brasileña Aline Santos, que desde finales de 2015 es vicepresidenta senior global de marketing en Unilever, responde a esta pregunta con un rotundo sí y no lo hace sólo de boquilla sino con la autoridad que le confieren los hechos 100% reales.

En los 25 años que lleva en Unilever Santos ha abanderado iniciativas que han convertido a la multinacional británico-neerlandesa y a sus múltiples marcas (Dove, Magnum, Persil, etc.) en mecenas de causas sociales como la fustigada autoestima femenina y la educación infantil convenientemente aderezada con el necesario (y a veces olvidado) juego físico y al aire libre.

Para dejar claro que marcas y causas sociales pueden ser efectivamente las dos caras de una misma moneda, Santos se ha dejado caer hoy en el Día A organizado por el Club de Creativos en la bellísima Donostia.

Unilever, la empresa para la que trabaja Santos, es una compañía longeva. Y para seguir siendo relevante en el nuevo mundo conectado Unilever pone el foco en el objetivo. “Nuestro objetivo es poner en manos del consumidor cosas que verdaderamente le importen”, dice Santos. “No nos queda otra si tenemos en cuenta la creciente indiferencia del consumidor hacia las marcas”, recalca.

“Buscamos impactos en la vida del consumidor”. Así define Santos la aproximación de Unilever a la comunicación con el nuevo y veleidoso consumidor digital. “Tratamos de crear mensajes auténticos y relevantes para los clientes”, indica. “Huimos de la superficialidad y por eso buscamos propósitos y objetivos en común con el consumidor”.

Unilever o por qué las "bobadas" no dan ya gato por liebre al nuevo consumidor conectado

Un ejemplo de la estrategia comunicativa 100% libre de superficialidad de Unilever es Dove, una marca que promueve la belleza real de las mujeres. “Lo que hemos conseguido con Dove es lo que queremos trasladar al resto de nuestras marcas”, indica.

Dove es una marca consagrada en cuerpo y al alma al empoderamiento de la mujer. Fue pionera en su día en este sentido y, fiel a su compromiso, sigue dando cuenta de su compromiso con la mujer en campañas como ésta.

Otra marca de Unilever firmemente comprometida con objetivos sociales a gran escala es la marca de helados Ben & Jerry’s, que puso en marcha recientemente una campaña en favor de la concienciación en torno al cambio climático.

Pero Dove y Ben & Jerry’s no son las únicas marcas de Unilever comprometidas socialmente. ¿Un ejemplo? Esta valiente campaña de una marca india en favor de la comunidad transgénero.

“En Unilever invertimos mucho dinero en publicidad y eso es una gran responsabilidad”, recalca, por otra parte, Santos. “En publicidad estamos, por ejemplo, todavía en la prehistoria en cuestiones de género. Sólo el 4% de los anuncios muestra mujeres fuertes. Y aún menos, apenas el 0,4% muestra mujeres divertidas”, señala. Por eso, Unilever es una marca que enarbola con orgullo la bandera de la lucha contra los estereotipos de género (femeninos y masculinos). Contra los estereotipos, los masculinos en este caso (que también los hay) lucha precisamente esta campaña de AXE.

Para conectar con el consumidor, las marcas deben encontrar un propósito y una vez hallado ese propósito agarrarse a él como a un clavo ardiendo, dice Santos. El consumidor no espera menos de ellas, concluye.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir