líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Agencias de marketing

El vídeo es el oro del siglo XXI (y todos van como locos a por él)

La tradicional televisión lineal y el mucho más moderno streaming online andan a la gresca desde hace algún tiempo. Y el segundo amenaza con «matar» (y condenar a la extinción a la primera). Pero, ¿qué hay de verdad en la «muerte» (anunciada) de la televisión de toda la vida? En torno a este pregunta giró un debate celebrado ayer en Viena (Austria) en el marco del congreso Werbeplanung.at Summit 2017 en el que participaron Markus Bacher (ProSiebenSat.1 PULS4), Nikolaus Beier (Laola1), Niki Fellner (oe24.tv), Thomas Prantner (ORF), Peter Rathmayr (Google) y Walter Zinggl (IP Austria).

«Llevo oyendo hablar de la muerte de la televisión desde hace 13 años y la cacareada defunción de la pequeña pantalla no ha tenido lugar aún», señaló Bacher, que no ve necesidad alguna de extender (todavía) el certificado de defunción a la televisión.

A juicio de Bacher, la televisión no está muriendo, sino transformándose y fragmentándose. ¿Un ejemplo de la creciente fragmentación de la televisión? La denominada “addressable TV”. En esta fórmula televisiva las tasas de clics con “buenas”, pero están estrechamente relacionadas con la publicidad (y su calidad intrínseca), apostilló Bacher.

Dese el punto de vista de Zinggl, la televisión es una “inversión segura” en términos de alcance y el gasto en el streaming online es un complemento perfecto a dicha inversión.

Una cosa está clara: el consumidor está dispuesto a “invertir cada vez más tiempo en el consumo de medios”. En realidad, recalcó Zinggl, “los consumidores consumen contenidos más rápido de lo que nosotros estamos en condiciones de producirlos”. “El vídeo es algo así como el oro del siglo XXI”, subrayó.

Por su parte, Niki Fellner, del diario OE24 (convenientemente provisto de una división de vídeo), cree que la televisión es (como lo ha sido siempre) “un mercado donde entra muchísimo dinero”. “Y nosotros lo que intentamos es lograr hacernos con un pequeño pedazo del pastel televisivo”, apuntó.

En cuanto a los dispositivos móviles, profusamente utilizados por el usuario a la hora de consumir vídeo, Beier cree que en los smartphones la atención del consumidor es inevitablemente mucho más breve y eso fuerza a las marcas a cambiar su manera de aproximarse a la publicidad (que no puede permitirse el lujo de importunar en exceso al espectador).

Finalmente, Rathmayr, de Google, quiso dejar claro que YouTube no es en absoluto rival directo de la televisión lineal. “El objetivo de esta plataforma es lograr que los anunciantes puedan planificar de manera absolutamente neutral el alcance de sus contenidos”, recalcó Rathmayr.

Aipoly Vision o cuando la tecnología es una excelente herramienta de inclusión socialAnteriorSigueinteDYC muestra el orgullo que siente por sus consumidores y celebra con ellos su forma de ser

Noticias recomendadas