líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Entrevista a Julieta De Laurentiis, directora de Marketing de Heinz Iberia

"Hemos visto que la gente actúa de forma irracional por nuestro kétchup", J. De Laurentiis (Heinz)

Fabiana Seara

Escrito por Fabiana Seara

"Gracias al amor irracional por nuestros productos, se hacen cosas muy locas por Heinz, y nosotros hacemos que la gente también se sienta a gusto", asegura Julieta De Laurentiis.

The Kraft Heinz Company es el mayor comprador de tomates para kétchup en el mundo, y ante una apuesta por la calidad de su producto estrella, la empresa apuesta por una experiencia inmersiva para concienciar sobre el peligro al que se enfrentan los campos saludables, como consecuencia a la intervención del hombre.

Julieta De Laurentiis, directora de Marketing de The Kraft Heinz Company Iberia, ofrece una entrevista a MarketingDirecto.com donde profundiza en la motivación detrás de la acción «Imagina un mundo sin campos», y detalla los valores clave detrás de la icónica marca Heinz.

Heinz presentó «Imagina un mundo sin campos» donde se reimagina una obra de Van Gogh, ¿cómo surge esta idea?

Esta iniciativa que estamos trabajando en conjunto y colaboración con el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, tiene un trasfondo sumamente importante para nosotros, porque en este momento, en a época desde mediados de agosto y hasta fines de octubre, estamos en plena temporada de cosecha de tomates, que es lo que da origen a nuestro icónico Ketchup Heinz y la razón por la cual hemos hecho este trabajo en conjunto tiene que ver con el objetivo de compartir con la situación actual de la salud de los suelos y de los campos.

Los suelos están en momento en un proceso de degradación, como bien está descrito en un informe de la ONU que ha salido hace muy poco, este señala que el 40% de los suelos ya está en un proceso de degradación alta. Entonces, para nosotros imaginar un mundo sin campos, sin el tomate que da origen nuestro producto, que es algo que no queremos que suceda.

Por lo que el objetivo de «Imagina un mundo sin campos» es a través del arte, poder concienciar y hacer un llamado a la acción al demostrar lo que sucedería si no tomamos acción en el cuidado del suelo, además de reforzar la apuesta por las prácticas sostenibles de agricultura regenerativa para poder tener un 100% de tomates sostenibles, que provengan de agricultura sostenible en el futuro cercano.

¿Por qué se elige el arte para concienciar sobre esta realidad?

Estuvimos haciendo distintas iniciativas a lo largo del año, se ha hecho una iniciativa con el videojuego Fortnite hace algunos meses, y ahora encontramos la forma de plantear el arte como un vehículo o una herramienta de comunicación y amplificación. Vimos la oportunidad de hacer algo diferente, porque transmitir un mensaje tan potente a veces no siempre es a través de los medios convencionales, entonces quisimos y en colaboración con el Museo Thyssen, que tiene una política de sostenibilidad súper potente.

En concreto esta pieza de Van Gogh, Les Vessenots en Auvers, es muy disruptiva porque cuando Van Gogh la pintó en 1890 está expuesto a un campo sumamente verde donde la naturaleza es la protagonista. Esa es la naturaleza que queremos tratar de concienciar para poder preservarla.

Por eso es que dijimos “esta es la pieza que va a poder ayudarnos a transmitir mejor el mensaje”. Y por qué no aventurarnos a imaginar a través de su brocha cómo se vería la obra si se hubiese pintado hoy, con ese 40% de degradación de los suelos, y cómo hubiese sido en 2074, con ese 95% de los de los alimentos que provienen de los suelos en peligro. ¿Qué pasaría en 2074 y cómo sería la visión de Van Gogh en ese momento?

Entonces nuestro objetivo no es mostrar la degradación del suelo, sino llamar a la acción para que eso no suceda y para demostrar que con prácticas sostenibles y de agricultura regenerativa, podemos lograr un mejor suelo, y por qué no, volver a lo que en su momento fue esa naturaleza que ha pintado Van Gogh.

Una experiencia inmersiva que une arte y sostenibilidad

Si puedes venir al museo, lo que vas a encontrar es una experiencia inmersiva, en una de las primeras instancias puedes entender un poco el por qué estamos haciendo esto e invitamos a imaginar ese mundo a través de las tres expresiones. Por un lado, la instalación comienza en 2074, como si Van Gogh replicarse la pintura en el futuro, con suelos más deteriorados, agrietados y obviamente faltantes de agua. Todo a causa del mal uso del suelo y las prácticas desmedidas alrededor de la agricultura.

En la siguiente réplica que vemos el 2024, y ahí lo que podemos ver es una pintura de una naturaleza que aún sigue verde, pero no con el verde realmente pregnante de la obra de Van Gogh, porque lo que podemos ver es el impacto de la agricultura y del hombre en los campos, por ejemplo, en algunas zonas no se pueda cultivar más, y falta esa fertilidad del suelo que se ve en la pintura original.

Por último, vemos la obra de Van Gogh, que es una réplica de la pintura del Thyssen, y finalmente nuestro compromiso, que es a través de esta experiencia inmersiva, poder demostrar y compartir nuestro compromiso hacia 2025 de tener un 100% de tomates que provengan de agricultura sostenible y proteger los campos que hacen el irresistible sabor del kétchup Heinz.

¿Qué acciones está llevando a cabo Heinz en materia de sostenibilidad?

Tenemos distintos tipos de iniciativas. La compañía no solamente está mirando al suelo, el suelo es obviamente lo más importante para nosotros, porque como bien decía Henry Heinz, «somos dueños de nuestro producto desde el suelo hasta el momento en que llega el producto a la casa de las personas».

Hoy por hoy, por ejemplo, el 90% de nuestro packaging proviene de plástico reciclable y hemos colaboración con Pulpex, la primera botella de Heinz que es 100% hecha en papel reciclado.  Además, hemos promovido distintas iniciativas a través de prácticas sostenibles y de compartir con otros productores agrícolas prácticas de sostenibilidad, agricultura regenerativa.

Tenemos el objetivo de hacer nuestra nuestra emisión de carbono totalmente neutra para 2050. Entonces, estas son algunas de las expresiones que la compañía está haciendo tanto a nivel España como a nivel internacional.

Heinz es una marca con más de 100 años de historia, ¿cómo hacen para mantenerse a la vanguardia a la vez que rinden homenaje a su legado?

Este año lanzamos nuestra primera plataforma internacional, que demuestra el amor irracional, ya sea por cómo producimos nuestros productos, cómo cosechamos nuestro tomate, y de cómo nuestros consumidores aman el producto.

Hemos visto a lo largo de estos años que la gente actúa de forma irracional por nuestro kétchup, que es desde pequeños robos en hoteles de las muestras de salsa que te envían cuando pides comida, hasta pedir casamiento con un sachet. Entonces, queremos transmitir a las generaciones que vienen y también a las generaciones actuales, mensajes que por un lado sean relevantes, pero al mismo tiempo sean transmitidos de una manera relevante.

Queremos mantener esa vanguardia a nivel comunicación y obviamente irrumpir con comunicaciones icónicas, pero también, por qué no, a través de nuestros mensajes de sostenibilidad, que para nosotros son la base fundamental de un sabor único. Porque no se puede lograr el irresistible kétchup de Heinz si no arrancamos desde el suelo. Entonces ese es un poco el leitmotiv de lo que hoy nos mueve y nos permite todo el tiempo estar innovando con los consumidores.

Todo el tiempo estamos trabajando en cómo sorprender al consumidor. Gracias a ese amor irracional por nuestros productos, se hacen cosas muy locas por Heinz, y nosotros hacemos que la gente también se sienta a gusto.

¿Cuáles son tres características que engloban la esencia de Heinz?

Creo que hay un concepto muy mencionado que tiene que ver con el amor y no es el amor entendido como amor fraternal o de pareja, sino que es la obsesión que tenemos por nuestros productos y la obsesión que tenemos por realmente llegar a otros consumidores en una forma distinta. Para mí uno de los principales valores que llevamos como marca es ese amor irracional.

El segundo es estar siempre a la vanguardia, el concepto de ir hacia adelante, hacia el futuro, porque no podemos ver el desarrollo de innovaciones y demás si no pensamos en cómo queremos que sea el futuro. Y por último, la calidad. Si hay algo que nunca hemos perdido a lo largo de los años es la calidad que garantizamos a nuestros consumidores. Entonces son esas las tres palabras con las que me quedaría: amor, futuro y calidad. Es la forma de resumir los valores de la marca Heinz.

Newsletter ¡Suscríbete a nuestra newsletter! WhatsApp Sigue a MarketingDirecto.com en WhatsApp

 

Estos son los trabajos que el sanguinario "tiburón" de la IA acecha con más sañaAnteriorSigueinteAdiós a los grafismos "dosmileros": el metaverso de Mark Zuckerberg estrena avatares hiperrealistas

Contenido patrocinado