líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Especial Mundial de Fútbol 2014

A Brasil se le atragantan los esfuerzos "marketeros" para vender el Mundial de Fútbol a los propios brasileños

brasilA pocos días de que se suene el pitido de inicio del Mundial de Fútbol, Brasil debería ser hoy una gran fiesta. No en vano, el país carioca siempre ha presumido de ser uno de los más futboleros del mundo y de llevar el balompié en la sangre. Sin embargo, la euforia futbolera brilla a día de hoy completamente por su ausencia en el país anfitrión del Mundial de Fútbol.

Las calles están desnudas y muy poco «maquilladas» para la gran cita futbolera que se avecina, muy poca gente luce con orgullo la elástica de la selección brasileña y las banderas en los coches, tan habituales en este tipo de eventos, son casi inexistentes.

¿Qué está pasando en Brasil? Katia Menezes, una abogada brasileña, resume así el sentir que el inminente Mundial de Fútbol provoca en sus compatriotas: «Nuestro país simplemente no está preparado para acoger un evento de estas dimensiones. Tenemos todavía demasiados problemas por resolver».

Desde que en 2007 Brasil fuera elegido para acoger el Campeonato Mundial de Fútbol, todos los esfuerzos del país carioca se han volcado en poner a punto a los estadios para este gran evento deportivo, dejando completamente en un segundo plano las infraestructuras para hacer la vida más fácil a los brasileños. A la vista de este desolador panorama, los ciudadanos están lógicamente enfurecidos y no dudan en volcar su ira en las calles, convertidas a menudo en auténticas batallas campales con la policía.

El hecho que la FIFA, organizadora del Mundial, haya sido puesta recientemente en la picota por su supuesta implicación en un caso de corrupción ha soliviantado aún más los ánimos de los brasileños.

Además, los esfuerzos propagandísticos de Brasil para contagiar de la fiebre futbolera a los brasileños hacen aguas por todas partes. Globo TV, una de las cadenas de televisión con más fuerza en Brasil, se nutre casi única y exclusivamente del Mundial para llenar su parrilla televisiva, pero lo cierto es que su programación, futbolera hasta la enésima potencia, deja fríos a la mayor parte de los brasileños.

A todo ello se une que hace poco un grupo de abogados presentó ante un tribunal brasileño una solicitud para forzar al gobierno carioca a dejar de emitir en la televisión spots institucionales a favor del Mundial de Fútbol. Tales spots “están absurdamente lejos de la realidad”, asegura este grupo de abogados en su solicitud. La revista Forbes habla ya de “la peor campaña de relaciones públicas de la historia”.

Brasil, para algunos el país futbolero por antonomasia, vive con absoluta apatía la celebración del Mundial de Fútbol. Según una reciente encuesta, a una tercera parte de los brasileños les da igual que el Mundial de Fútbol se celebre este año en casa. En cambio, en 2007 el 80% de los ciudadanos cariocas no ocultaba su alegría por la elección de Brasil como país anfitrión del Mundial de Fútbol. “Incluso aunque nuestra selección ganara, ya habríamos perdido de antemano el Campeonato”, escribe, por ejemplo, la conservadora revista brasileña Veja.

¿Despertará de su letargo la fiebre futbolera de Brasil cuando Alves, Neymar y compañía comiencen a marcar goles?

Una nueva herramienta permitirá a los anunciantes cruzar datos de Facebook y GoogleAnteriorSigueinteDiadeis adquiere Alia, líder de servicios de packaging en la India

Noticias recomendadas