Adidas defiende a capa y espada una sangrienta campaña que pone el corazón en un puño a los internautas

adidas¿Llamativa o simplemente de mal gusto? Los internautas no se ponen de acuerdo a la hora de calificar la última campaña publicitaria de Adidas para el Mundial de Fútbol. En ella podemos ver a astros del balón como el holandés Arjen Robben, el español Diego Costa, el brasileño Dani Alves o el alemán Lukas Podolski posando frente a la cámara con un sangriento corazón de vaca entre las manos.

Con esta impactante campaña Adidas pretende convencernos de que Robben, Costa y compañía están dispuestos a dejarse el corazón en el campo por sus respectivos países. Sin embargo, parece que la famosa marca deportiva ha pecado de demasiado “gore” en esta campaña. Así lo aseguran numerosos internautas en la página de Adidas en Facebook, que se ha inundado durante las últimas horas de comentarios que acusan a la campaña, para la que se utilizaron corazones de vaca auténticos, de ser “repugnante” y “de muy mal gusto”.

Los internautas no han sido, de todos modos, los únicos que se han tirado a la yugular de Adidas por culpa de esta controvertida campaña. Varias organizaciones protectoras de animales, entre ella la asociación austríaca “Vier Pfoten”, echan en cara a Adidas no sólo que haya sacrificado animales para su última campaña sino que los haya cosificado con fines comerciales.

No obstante, y pese a lo fuerte que están arreciando las críticas, Adidas se mantiene firme y defiende contra viento y marea su controvertida campaña. “El corazón se compró con total normalidad en una carnicería donde estaba también a disposición de otros clientes”, explica un portavoz de la marca deportiva. Utilizando corazones auténticos, Adidas ha querido añadir un extra de autenticidad a la campaña. “Queríamos que las imágenes fueran lo más impactantes posible para subrayar la pasión de los jugadores por sus respectivas selecciones”, añade el portavoz.

1 2 3 4

Te recomendamos
En otras webs

ICEMD

FLUGE

Hotwire

A3Media

Recopilatorio

Compartir