Eventos y Formación

3 lecciones de supervivencia para publicitarios al borde de un ataque de nervios

nerviosLa publicidad nunca ha sido una disciplina sencilla, pero con el advenimiento de la nueva era digital los publicitarios, a los que las locura les viene casi de serie, están cada más chiflados. Y es que le tecnología ha puesto patas arribas un universo, el de la publicidad, que nunca ha estado muy cuerdo. Así lo cree al menos Rei Inamoto, director creativo global de AKQA, que exploró ayer en El Ojo de Iberoamérica los recovecos de la relación, apasionada en ocasiones, áspera en otras, de la publicidad con la tecnología.

Inamoto comenzó su ponencia recordando al gran Bill Bernbach, considerado uno de los padres de la publicidad. Suya es, por ejemplo, la icónica campaña “Think Small” para Volkswagen.

Bernbach enarbolaba con orgullo la bandera de la simplicidad y fusionó con gran fortuna los conceptos de arte y copywriting. “El modelo inaugurado por Bernbach a mí personalmente me encanta, pero lo cierto es que ya no funciona como antes. Yo prefiero el modelo arte-código”, señaló Inamoto. La tecnología es una suerte de hermana siamesa de la publicidad y eso es algo que no podemos obviar, agregó.

image

En los últimos años el matrimonio formado por publicidad y tecnología ha sido el pan de cada día para Inamoto, que compartió con los presentes las lecciones que ha aprendido de su convivencia diaria con estos dos cónyuges tan “peleones”:

1. Reformula la pregunta la pregunta de base “¿cómo vender más?”. En la nueva era tecnológica es necesario darle una vuelta de tuerca a esta pregunta para crear otra que tenga más relación con la conexión entre tecnología y el valor ofrecido a los consumidores. Inamoto se vio, por ejemplo, forzado a reformular la vieja pregunta de “¿cómo vender más”? en la campaña “Remember Reach” del exitoso videojuego “Halo Reach” para la Xbox, reemplazando esta cuestión por esta otra: ¿cómo honrar a los héroes (los que protagonizan Halo Reach)?

2. Si la idea que tienes entre manos no te hace sudar, es que no lo estás haciendo bien. El director creativo global de AKQA aprendió esta importante lección profesional cuando sudó la gota gorda (en sentido figurado y literal) con la campaña “House of Mamba” para Nike en la que el objetivo era nada más y nada menos que crear una cancha de baloncesto con luces LED bajo los pies de los jugadores. Inamoto aprendió en la confección de esta ambiciosa y compleja campaña que “la innovación es siempre un proceso con un resultado desconocido”. No hay garantías de nada, pero hay que arriesgar. Quien no arriesga no innova.

3. Nunca pierdas el optimismo. La muerte de una idea tampoco es un drama. Inamoto vivió en sus propias carnes lo que era ver morir una idea en la que se había dejado el alma en una campaña que nunca salió a la luz para YouTube y la banda británica Coldplay. Durante ocho meses Inamoto y su equipo convocaron a decenas de músicos amateurs para que, todos juntos, tocaran la canción “Paradise” del grupo liderado por Chris Martin con distintos instrumentos y voces. Sin embargo, la campaña “nunca vio la luz porque la banda no la aprobó, no se sintió a gusto”, explicó el creativo japonés. Aun así, lejos de hundirse, Inamoto utilizó este fracaso como incentivo para no perder jamás el optimismo. “Aunque algo salga mal, siempre podemos seguir creando porque crear es aquello para lo que nacimos”, concluyó.

Te recomendamos

Enamorando

Newsletter

Smartclip

La Vaguada

Compartir