Eventos y Formación

BRAINVENTURES APUESTA POR TALLER DE ETNOGRAFÍA COMO MÉTODO DE INVESTIGACIÓN

Nota de prensa:

Brainventures, el taller estratégico y de reflexión de marca fundado en 2007
por Antonio Monerris, siguiendo con su vocación de aportar las mejores soluciones a las necesidades del
conocimiento y comunicación de las empresas, ha organizado en Barcelona una jornada dedicada a la
Etnografía. Esta nueva disciplina está tomando cada vez más fuerza entre las empresas que quieren
entender mejor a sus consumidores y adaptar a su entorno los productos que se lanzan al mercado. La
jornada, a la que asistieron algunos representantes de clientes de Brainventures, como Panrico o Gallina
Blanca, se prolongó durante toda la mañana y corrió a cargo de Chauncey Zalkin.
Zalkin, colaboradora de Brainventures, fue la encargada de explicar a los asistentes qué es la etnografía,
cómo se está aplicando, qué técnicas son las más utilizadas y algunos casos prácticos con lanzamientos
reales de productos, como el de Pink, la línea joven de Victoria´s Secret, o el proyecto Truth, una campaña
antitabaco que ha tenido un gran éxito en EEUU.
Una nueva mirada hacia el consumidor
Antonio Monerris, fundador y socio de Brainventures, introdujo la jornada explicando cómo su taller estratégico está continuamente buscando nuevas formas de aproximarse al consumidor.

"El problema del márketing es que las empresas siguen manteniendo relaciones estereotipadas con los clientes y es necesario empezar a idear nuevas formas de relación".

Zalkin, que ha trabajado como consultora de varias agencias de publicidad y empresas de márketing en Nueva York, explicó las principales diferencias entre la etnografía y las aproximaciones clásicas de la investigación de mercados.

"La etnografía se centra en una perspectiva cultural, en el individuo dentro del grupo", explica Zalkin.

Esta nueva disciplina es una combinación entre observación pura y participación en el día a día de los consumidores. "La clave es saber cómo piensan, cómo viven, cómo actúan y por qué, de qué manera se relacionan con los productos; sólo de esta manera podremos saber qué cosas que todavía no existen necesitan los consumidores", asegura la experta.

"La etnografía deja que el sujeto de la investigación actúe, se establecen debates y discusiones entre ellos y los investigadores; la investigación de mercados tradicional es más fría, se centra en encuestas con respuestas cerradas y trata de guiar al encuestado hacia un resultado u otro", dice Zalkin.

Como ejemplo, la experta en etnografía explicó que, en una encuesta, un determinado sujeto puede explicar situaciones irreales, que realmente no hace en su día a día o que son una excepción a la norma. "Mucha gente asegura que come en su casa, en el sofá, delante de la televisión y que intenta comer verduras y pescado cuando la realidad es que la mayor parte de los días lo hace rápido, en el coche o en la oficina", señala.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir