líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

80 creativos de 20 países colaboraron en la celebración del certamen este año

El ADCE publica el Libro Blanco resumen del Creative Incubator 2019

El documento plasma la percepción que tienen los profesionales del sector sobre la creatividad, y sobre cómo es posible aplicarla más allá de la búsqueda de beneficios empresariales, para que sirva para resolver problemas y buenas causas

Creative Incubator Libro Blanco

El ADCE acaba de sacar a la luz su nuevo Libro Blanco, resultado de su trabajo en colaboración con Pi School tras la celebración de la segunda edición del Creative Incubator. Se trata de un «think tank» orientado a ofrecer a los profesionales creativos un espacio para debatir y experimentar nuevas soluciones para el sector, a raíz de una serie de temas propuestos.

El documento ha sido publicado bajo el título “Usando la creatividad para resolver problemas relevantes de nuestra comunidad, sociedad y del mundo, mediante la transformación de ideas en acciones impactantes”. Entre sus páginas podemos observar como cuestiona si la creatividad puede ir más allá y trascender la realización de una buena campaña o la producción de una película entretenida, y si podría usarse para resolver problemas reales de nuestro tiempo. Este fue el principal concepto sobre el que se estructuró la edición de 2019 del Creative Incubator, donde se plantearon alternativas y modelos que permitiesen utilizar la creatividad en favor de buenas causas.

Entre las conclusiones y resultados más reveladores del Libro Blanco encontramos la comprensión de las diversas formas en las que podemos entender la creatividad. Este evento, del que surge esta publicación, contó con más de 80 participantes provenientes de más de 20 países, cada uno con un entorno creativo completamente distinto. Y cada uno de ellos se dio cuenta de la importancia acerca de la definición del concepto creatividad en nuestra época, en relación a ellos mismo y a otras organizaciones. También reflexionaron sobre la voluntad de provocar impactos sociales positivos gracias a la creatividad, y cómo redefinirla para que cumpla un propósito del estilo.

Creative Incubator Libro Blanco

Más allá de eso, el Libro Blanco manifiesta que la creatividad va más allá del talento como tal, ya que es inherente a la esencia del ser humano. Es, por lo tanto, intuitiva, instintiva y natural, aunque no es exclusiva de la raza humana, ya que podemos observarla en la naturaleza y otras formas de vida. Por lo tanto, el informe señala que nuestro deber como seres humanos es utilizar la creatividad de forma proactiva, para enfrentarnos al reto de salvar nuestra especie, a las demás, y al planeta en general. No obstante, el informe advierte que utilizar la creatividad con propósitos sociales puede conllevar su instrumentalización, por lo que debemos asegurarnos de que la creatividad con propósito está bien trabajada en términos de calidad e impacto social.

Tras tratar de redefinir el concepto de creatividad, el informe va más allá describiendo tres modelos con los que los participantes trabajaron intentando concebir nuevas aplicaciones para la creatividad, a la hora de transformar ideas en acciones de alto impacto. Uno de los modelos habla de animalizar la creatividad, de hacerla más instintiva y natural. Otro habla del Índice de Brecha de Empatía, un modelo que combina el uso de datos y otras estrategias creativas para resolver las diferencias que separan diversas opiniones a nivel social. Y el último menciona un camino creativo inverso, cómo la actitud intuitiva propia de la infancia podría potenciar la creatividad de los individuos.

Creative Incubator Libro Blanco

Además de estos posibles modelos prácticos, el Libro Blanco de ADCE también resume una serie de manifiestos que los participantes realizaron intentando procesar sus hallazgos, impresiones, ideas y conclusiones referentes al Creative Incubator. Uno de los participantes escribía que “Necesitamos purificar nuestros objetivos, defender nuestras creencias y, por encima de todo, asumir responsabilidades como creativos en la sociedad”, indicando además que “debemos verificar si las ideas contienen prudencia, justicia, templanza y coraje. Y revisar si esas ideas brindan fe, esperanza y caridad”. “Deberíamos explorar, y posiblemente diseñar, modelos de economía creativa. Mucho de lo relacionado con la creatividad -especialmente las disciplinas de artes gráficas- entra en el ámbito de los sistemas de intercambio, como por ejemplo la economía de movimientos o las economías de la información”, propuso otro participante.

Las ciudades escogidas para celebrar la tercera edición del Creative Incubator han sido Viena, Roma y Lisboa, que acogerán este conjunto de “workshops” financiados por el programa EU-Creative Europe. En esta ocasión, la comunidad de creativos inscrita debatirá sobre el impacto de la creatividad en la implementación de una cultura empresarial consciente. Los futuros modelos de negocio solo pueden ser sostenibles y exitosos si logran cumplir propósitos más allá de la creación del propio negocio, aunque ese propósito nunca vaya en contradicción de la búsqueda de beneficios. Eso sí, debe beneficiar a todos los agentes involucrados, incluyendo medio ambiente y sociedad.

Coca-Cola azúcares

 

Rakuten, Bwin y Santander, las tres marcas que más asocian los consumidores al deporteAnteriorSigueinteUn 'Océano de plástico' inunda el nuevo escaparate de Roca Madrid Gallery

Contenido patrocinado