líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

EL IDEC-UPF ANALIZA LA IMPORTANCIA DE LOS EVENTOS EN EL MARKETING

Nota de Prensa:

El IDEC-UPF ha analizado la importancia de los eventos en el marketing de las empresas e instituciones en el transcurso de la mesa redonda organizada en el marco del Programa de Posgrado de Marketing de Servicios. Bajo los títulos: «La evolución del marketing ferial» y «Claves para organizar un evento» se discutió sobre los motivos que llevaron a la Feria 3GSM a trasladarse de Cannes a Barcelona, se explicaron los públicos objeto de un evento e incluso se demostró que una marca de pañuelos de papel puede hacer marketing experiencial. En la mesa redonda participaron Sònia Graupera, Internacional Business Development de Fira de Barcelona y Eric Mottard, Socio-Director de Eventoplus. Miquel Bestratén, coordinador del Posgrado de Marketing de Servicios del IDEC-UPF, moderó el acto y acercó a los participantes del programa de Postgrado a una realidad empresarial más allá de la teoría.

Otro de los elementos importantes por el que los expositores quieren asistir a una Feria es, además de para generar ventas –el objetivo principal– para poder introducir y testar nuevos servicios in situ, con los visitantes del salón. El marketing experiencial cada vez cobra más fuerza en las ferias, los lugares que ofrecen la oportunidad no sólo de conocer sino de probar, de sentir lo que se ofrece.

En el caso del Bread&Butter fue el sector el que pidió que la feria se quedara en Barcelona porque muchos expositores no tenían capacidad de multiplicarse y preferían venir aquí en enero porque esas fechas son muy gélidas en Berlín.

El evento, ya sea una feria, una presentación de producto o un team-building, es ante todo una herramienta de comunicación, «la única que se desarrolla en vivo y en directo» remarca Eric Mottard. Esta característica tiene sus ventajas y sus desventajas. La principal dificultad a la hora de organizar un evento es su elevado coste.

A pesar del precio, o del riesgo, no es comparable el impacto de un evento al de cualquier otra forma de marketing. Sólo el evento permite interactuar, probar, sentir, experimentar. Un ejemplo es que cuando preguntas a un empleado qué tipo de incentivo prefiere recibir de su empresa casi siempre contesta que uno económico. Lo cierto es que el dinero se gasta pero el recuerdo del viaje a Santo Domingo con tu empresa perdura más tiempo. Otro ejemplo se encuentra en las grandes marcas que ya hace tiempo que utilizan el marketing experiencial. Nike vende superación y BMW vende placer en lugar de zapatillas y coches respectivamente. Hasta Kleenex ofrece emociones en lugar de pañuelos de papel. Ante la saturación de productos y la elevada competencia es mejor comunicar una experiencia.

Los eventos han adquirido un grado tal de importancia que en muchas ocasiones han pasado de ser una herramienta poderosa con la que comunicar algo a convertirse en un producto en si mismos. Por eso «a veces el evento no habla del producto porque el evento en si comienza a ser un producto y se le trata como tal». La macro-fiesta en un barco organizada por una marca de whisky se anunció por toda España. Hasta este grado de complicación ha llegado, según Eric Mottard, el marketing de eventos, una de las fórmulas de marketing más utilizadas por el sector servicios.

 

CCC ESTRENA NUEVA WEBAnteriorSigueinteA CONCURSO LA CUENTA GLOBAL DE MAGNUM

Noticias recomendadas