Eventos y Formación

#Eurobest: 5 cosas que los planificadores deberían "birlar" a los monologuistas

standup¿Qué tiene que ver un planificador creativo con un monologuista? A priori nada, pero eso sólo es lo que parece a primera vista. Si hurgamos un poco más, hay multitud de similitudes entre planificadores creativos y monologuistas. Así lo creen al menos James Kirkham, co-fundador de Holler y global head of Mobile & Social de Leo Burnett Worldwide, y Jonathan Fraser, director de planificación de Holler en Reino Unido. Esta tarde Kirkham y Fraser se han subido al escenario de Eurobest para convencer a los presentes de lo mucho que tienen que ver en realidad planificadores y monologuistas. Y que, no nos engañemos, los publicitarios tienen también mucho de comediantes.

Si los planificadores no tuvieran algo de comediantes, ¿habría sido de verdad posible la polémica pero al mismo tiempo genial campaña "Walk of Shame" de Harvey Nichols? Kirkham y Fraser creen que no, que para hacer una campaña como esta se necesita en realidad una planificador con alma de monologuista. Basta ver la campaña de la discordia para comprobarlo:

Por mucho a algunos les cueste reconocerlo, planificadores y monologuistas tienen muchas cosas en común y, si no las tienen, los primeros no deberían dudar en robárselas a los segundos. Pero, ¿qué deberían los planificadores robar a los monologuistas en aras de un mejor quehacer profesional? Estas 5 cosas:

1. Los planificadores deberían “birlar” a los comediantes sus insights. Los monologuistas tienen un gran olfato a la hora de detectar problemas de la vida diaria, problemas que muchas veces tienen que ver con las marcas. El problema puede afectar a algo tan simple como una galleta, ¿pero y si la galleta en cuestión es nuestro producto?

2. Otra cosa en la que los planificadores deberían imitar a los humoristas es en la flexibilidad de su pensamiento. Los monologuistas tienen un pensamiento muy ágil y por eso son tan creativos. ¿Un ejemplo de la elasticidad del pensamiento aplicada a la planificación? Esta campaña de Cadbury:

3. Los planificadores también deberían mirarse en el espejo de los monologuistas a la hora de anticiparse a la manera en que la gente piensa. Al fin y al cabo, la sorpresa es un ingrediente esencial en la publicidad.

4. La manera en que los monologuistas subrayan ante la audiencia sus mejores gags es algo de lo que planificadores deberían tomar también nota.

5. Como los monologuisas, los planificadores deben hacer suya también la denominada regla de tres, aquella que nos dice que para conectar mejor con el público, hay que agrupar las cosas en conjuntos de tres. Y ¿con qué tres cosas trabaja siempre un planificador? Con una insight clave, con una proposición clave y con un gran idea.

En Holler no se toman nada a broma lo de que sus planificadores deben ser también buenos comediantes y por eso sus nuevos empleados se someten a al menos dos semanas de entrenamiento en el arte de los monólogos. Y usted, ¿se atreve a sacar su vena de comediante para ser un mejor planificador?

Para leer el vídeo de la ponencia, pulse aquí.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir