Eventos y Formación

#Eurobest: ¿Es de verdad necesaria la figura del director creativo para "manejar el cotarro" en las agencias?

fb¿Para qué se necesitan en realidad los directores creativos las agencias? Algunos dirán que esta figura es importante, indispensable en una agencia, pero ¿y si les dijéramos que en una agencia, más concretamente en la agencia sueca Forsman & Bodenfors, los directores creativos no existen? Sí, en Forsman & Bodenfors la figura del director creativo brilla por su ausencia y sólo hay directores de arte y copywriters. Y lo cierto es que a Forsman & Bodenfors le va a las mil maravillas sin directores creativos. Anna Qvennerstedt y Silla Levin, copy y directora de arte respectivamente de esta agencia escandinava, nos han hablado esta mañana en Eurobest de lo bien que se vive en su agencia sin directores creativos. ¡Quizás otras agencias tomen nota después de escucharlas!

¿Quiere una prueba de que una agencia puede no tener directores creativos y aun así arrasar? Seguro que ha oído hablar últimamente de la épica “apertura de piernas” de Van Damme para Volvo Trucks. Pues bien, detrás de esta valiente campaña, como bien reconocen Qvennerstedt y Levin, está nada menos que una agencia “descabezada”: Forsman & Bodenfors.

“En F&B no hay directores creativos, sólo nos ponemos este nombre cuando asistimos a festivales de publicidad”, dice Qvennerstedt. “Decir que no tenemos directores creativos en la agencia es a veces muy largo y difícil de explicar”, añade

Sin embargo, que la publicidad siga rigiéndose por estructuras tan antiguas es quizás lo más inexplicable. “El modelo de jerarquías que impera hoy en el universo de la publicidad fue desarrollado en Estados Unidos antes de la Segunda Guerra Mundial”, explican. Mucho ha llovido desde entonces, y aun así, la publicidad, una disciplina que se vanagloria de ser tan valiente, sigue apegada a este viejo modelo, como lo hacen también los ejércitos, los hospitales y la mismísima Iglesia Católica.

Como en F&B no quieren parecerse a ninguna de estas “añejas” instituciones, apuestan por una organización totalmente plana y horizontal. “En nuestra agencia el 49% de los empleados son creativos y todos los empleados trabajan en espacios abiertos mezclados con personal de otros departamentos”, explica Qvennerstedt.

“Apostamos además por los valores compartidos. Esto hace que muchos colegas americanos nos miren como si fuéramos poco menos que comunistas”, bromea.

¿Cómo sobrevive una agencia sin director creativo al mando? En realidad, es todo muy sencillo. Es cuestión de asumir responsabilidades. “Cada uno es responsable de sus propios proyectos y reporta de ellos no al director creativo sino directamente al cliente”, señala Levin.

¿Y no surgen los conflictos en una estructura tan plana en lo que autoridad se refiere? “Los conflictos entre nosotros son bastante raros, los hay a veces, pero si tenemos un problema, lo resolvemos entre nosotros. Nos gusta lo que hacemos y por eso somos felices trabajando. Esta y no otra es la clave”, subraya Levin.

Además de tener una relación muy estrecha entre sí (los creativos y los ejecutivos de cuentas trabajan, por ejemplo, codo con codo), los empleados de F&B están también muy cerca del cliente. “Cuando conoces muy bien a alguien, terminas confiando en él”, dice Levin.

¿No hace falta de verdad nadie en F&B que “maneje el cotarro”? Ni muchísimo menos. “En nuestra agencia contratamos a los mejores talentos y todos saben a lo que vienen, vienen a trabajar y a divertirse, no a buscar ascensos fulgurantes”, apunta Qvennerstedt.

Además, en F&B no hay parejas de hecho entre directores de arte y copywriters. “Todos vamos rotando, de modo que no trabajamos siempre con las mismas personas”, dice Levin.

En realidad la clave de la peculiar filosofía de trabajo de F&B está en “escuchar a los demás y sobre todo en ser honesto”. “Si algo no te gusta, se lo tienes que decir a tu compañero”, señala Qvennerstedt.

Otra clave está en huir del tan codiciado por algunos “prestigio”. “En F&B no tenemos miedo de mostrar ideas inacabadas o deliberadamente malas que nos pueden dejar mal porque sabemos que lo importante es aportar ideas”, dice Levin.

Que en F&B no haya directores creativos no significa, por otra parte, que ahí fuera no haya estupendos directores creativos. “Simplemente es que nosotros nos los necesitamos”, asegura Levin.

“Estamos muy bien trabajando como lo hacemos, hay un excelente ambiente de trabajo entre nosotros y en lugar de competir entre nosotros, nos ayudamos. Ese es el secreto de nuestra fórmula”, dice Levin. Además, “en nuestra agencia nadie le tiene miedo al fracaso. Fracasar está bien”, añade.

51 creativos, 34 clientes y 150 campañas al año. Estos son los flamantes números de F&B. Después de escuchar a Qvennerstedt y Levin, ¿quién necesita en realidad a los directores creativos?

Para ver el vídeo de la ponencia, pulse aquí.

Te recomendamos

TAPTAP

ICEMD

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir