Eventos y Formación

Frosch presenta su proyecto para salvar los océanos

Frosch presenta su nueva campaña, centrada en la conservación de los océanos

Frosch ha lanzado su nueva campaña y spot de televisión, donde se muestra a la compañía como la elección eco-responsable para el cuidado de los océanos.

FroschCon motivo del lanzamiento de su nueva campaña, Frosch ha realizado una presentación en la que ha contado todos los detalles del proyecto, además de presentar el spot que le acompaña. La compañía, muy activa el cuidado del medio ambiente, pretende concienciar sobre la necesidad de cuidar los océanos y sumarse al consumo responsable de plástico.

El acto ha sido presentado por Bent Melzer, director general de Frosch en España, explicando que "la contaminación plástica en nuestros océanos es cada vez más evidente", con la necesidad de potenciar un uso más responsable del plástico, mediante la creación de productos de limpieza ecológicos.

La actriz Patricia Montero, embajadora de la campaña, ha resaltado la importancia de poner "un granito de arena para dejar a los niños un mundo mejor". Gracias a los productos Frosch, "libres de microplásticos", el compromiso con el medio ambiente queda patente.

A continuación, hemos visualizado el vídeo 'La era del plástico': pajitas de plástico, plástico, "desde hace 100 años, casi todo está compuesto por este material". El problema es el uso que le damos, fabricando productos de un solo uso, poniendo como ejemplo que un cubierto de plástico tarda 400 años en descomponerse, los pañales 450 años y las botellas 500 años. Actualmente, se generan 6,3 billones de kilos de basura, y en 2050, habrá en los océanos más plástico que peces. Sin embargo, lo más preocupante es que hay plástico hasta en la cadena alimenticia.

Una bolsa de plástico dura 15 minutos y tarda 150 años en descomponerse. Y es que, "el plástico es muy necesario en nuestras vidas, pero tenemos que ver qué consecuencias tiene en el medio ambiente". Frosch ha implementado una economía cicrular, para que todos los productos sean reciclables, con certificaciones estrictas, así, "no solo nos preocupamos por la limpieza de tu hogar, sino también por la del planeta".
Frosch

Reinhard Schneider, propietario y CEO de Werner&Mertz, muestra a la empresa como líder en productos ecológicos, "llevando al mercado un 100% de botellas recicladas, no solo reciclables". En España, desde que adquirieron Búfalo, hace más de 30 años, establecieron un nuevo camino. Sus motivaciones se basan en dejar un legado para el futuro, "mejorando la calidad de vida de los seres humanos, a través de un método integral". Además, quieren conseguir la confianza de sus clientes.

Werner&Mertz
ganó el mayor premio internacional de construcción sostenible: el Green Building Council, con su sede central en Mainz, que cuenta con aerogeneradores que le permite alcanzar altos nivel de protección del medio ambiente. El premio está certificado por EMAS, por lo que se comprueba su filosofía en sostenibilidad, recibiéndola por primera vez en 2003.

Schneider al principio muestra el modelo lineal de producción, con gran cantidad de deshechos y residuos contaminantes, "de la cuna a la tumba". La gente sabe que es necesario hacer algo, aunque normalmente lo que se hace es "hacer menos cosas malas", pero "¿es esto suficiente?". Obviamente no, se puede ir más allá y centrarse en la economía circular, yendo "de la cuna, a la cuna", haciendo las cosas de manera correcta, no solo "minimizar los deshechos", sino conseguir "no tener ningún tipo de deshecho", consiguiendo consumir la cantidad mínima de energía.

La compañía consiguió reducir los costes, imitando a las grandes empresas que se fijan en los datos de los analistas, con un proyecto "cradle to cradle", ya que sus líquidos se convierten en fertilizantes para las plantas con los que después producen nuevos productos. Por ejemplo, utilizan el aceite de oliva como materia prima para fabricar sus productos.

Por otro lado, se encuentra el ciclo técnico, donde no usan bioplásticos, sino que utilizan un método que les permite fabricar productos de un uso duradero. Así, a la hora de reciclarlos los pueden convertir en nutrientes técnicos con los que fabricar productos Frosch.
Frosch

Los objetivos que persiguen son acabar con los vertederos y terminar con la contaminación de estos residuos que acaban en los océanos convertidos en microplásticos, que no son visibles al ojo humanos y son consumidos por los peces que posteriormente, nosotros consumimos. De igual forma, si utilizan incineradoras, se genera un montón de CO2. Además, el reciclaje no funciona correctamente, y se seguían exportando gran cantidad de residuos para producir otros productos. La creación de microfibra también es reseñable, pero se sigue contaminando igual.

La solución que Frosch propone es utilizar botellas reciclables, comprándoselas por ejemplo a Coca-Cola, sumando el 80% del plástico que utilizan. El otro 20% viene de tecnología basada en láser, con un proceso de "up-cycling", limpiando el plástico para poder usarlo en sus envases.
Frosch

Desde Frosch, animan a socios comerciales a que se unan a este sistema, para "conseguir el máximo impacto medioambiental". Es cierto que en los primeros años es un proceso más costoso, pero después termina siendo más eficiente y mucho más rentable, "centrándose en el largo plazo". Asimismo, han contado con muchos colaboradores, desde ONGs a empresas privadas que han apoyado su iniciativa como Alpla o Nabu.

Con la pregunta: "¿Estamos a tiempo de salvar los océanos?", Schneider muestra su contador de botellas reciclables, con las que han conseguido llevar al mercado más de 235.000.000 botellas reutilizadas, representándose como la iniciativa líder del mercado.

Desde Frosch, ponen empeño en demostrar que no quieren ninguna patente, sino abrirse al mercado, siendo "los embajadores de su propia campaña", evitando que "el plástico acabe en los océanos". Lo importante es conseguir que en el futuro puedan sentir un orgullo por el gran impacto medioambiental que han conseguido. En 2025, quieren conseguir que el 100% de sus envases estén hechas con plástico reciclado.

Helena Casanovas, directora de marketing de Frosch en España, es la encargada de presentar la nueva campaña de televisión de Frosch: "health for me & health for we", en una "nueva era de la sostenibilidad", con consumidores que buscan cada vez más productos ecológicos.

En el anuncio quieren mostrar la conexión con la naturaleza, por eso "todos sus productos están hechos con productos naturales. Además, quieren "hacer visible la problemática de conservación de los océanos", por lo que si se incluye el plástico en la cadena de valor será posible. Por otro lado, quieren hacer que sus clientes formen parte "de la creación de un futuro mejor", haciéndoles partícipes del cambio, centrando su actuación en una optimización de los recursos.

El anuncio comienza con la frase: "me encanta el mar", con una chica que muestra su pasión por él a través de imágenes inspiradoras de ella en el océano Atlántico, nombrando a Frosch como "su elección eco-responsable". Además, se ha visualizado un vídeo en el que aparece la protagonista del anuncio, una chica canaria que disfruta del mar junto a su hijo, señalando el gran problema de la contaminación de sus océanos, y "uniéndose al compromiso Frosch". En febrero y julio, la campaña aparecerá en televisión, "ayudando a difundir el mensaje crucial" del cuidado de los océanos.

Te recomendamos

Inspirational

vueling

A3Media

The trade lab

Compartir