líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Julián Bravo (Academia de la Publicidad): "Hemos perdido el orgullo de ser publicitarios"

Ayer se entregaron los premios a los nuevos miembros de honor de la Academia de la Publicidad. Durante la entrega, sorprendió el discurso de reflexión autocrítico del presidente de la Academia, Julián Bravo. Aunque primero aseguró que había motivos para celebrar, las palabras que dijo a continuación dejaron claro que la industria publicitaria tiene que pensar profundamente en lo que se ha convertido y, sobre todo, en renovarse.

Bravo explicó que desde la Academia han reflexionado sobre los profesionales de la industria publicitaria y concluyeron que andan «con un poco de medio, apocados, con problemas. Hemos perdido el sentimiento de pertenencia a esta profesión que antes parecía que nos permitía hacer campañas eficaces y que podían cambiar el pequeño mundo a nuestro alrededor. Hemos perdido el orgullo de ser publicitarios». Según él, hay razones para ello, como «las estrecheces consecuencia de la crisis económica, unidas a las presiones cada vez más exigentes de los holdings financieros». Reconoce además que «las constantes innovaciones que las nuevas tecnologías imponen cada día nos paraliza, y andamos quejosos y sin iniciativas, sin enfrentar los problemas que son del pasado y sin buscar salidas a los retos nuevos».

Bravo asegura que «el mundo ha cambiado, la publicidad parece que no tanto, ¿por qué?, ¿no estamos dimitiendo de nuestras responsabilidades?». El presidente de la Academia recuerda que «no hace tanto tiempo que los publicitarios reconstruyeron la profesión, y hasta hace 15 años éramos felices y nos orugllecía. Ahora no queremos presumir de ella» y señala que los responsables de esto no hay que buscarlos fuera. «Los primeros que debemos actuar somos nosotros mismos. Nuestra profesión nos ha permitido dejar huella en los ciudadanos y cambiar su manera de ver las cosas y debe ser motivo de satisfacción», afirma.

Cree incluso que el público los percibe mejor que ellso mismso. «Nos agradecen muchas campañas, es como si nos estimaran más que nosotros mismos. Hay que corresponderles, haciendo cada vez mejor nuestro oficio. Si hay que renovar la profesión para superar los nuevos retos ¿por qué no lo hacemos entre todos? Todos juntos podemos». Finalmente concluye que «tenemos que ver que son ciudadanos y no sólo consumidores. Hablando con ellos como amigos podríamos encontrar soluciones a este nuevo mundo».

 

Random House vaticina un periodo de "vacas gordas"AnteriorSigueinteLinkedIn supera la barrera de los 100 millones de usuarios

Contenido patrocinado