Eventos y Formación

La innovación en el mundo de los eventos a revisión en #MKDesayunos

agendaCada vez es más frecuente que las marcas incluyan en sus estrategias de marketing y planes de comunicación la organización de eventos que sirven como puntos de encuentro entre la industria y los consumidores.

Sin embargo, todavía queda un largo camino para la consolidación de estas prácticas sumamente beneficiosas para la imagen y reputación de marca.

Es por ello que en MarketingDirecto.com hemos querido celebrar, con la Torre Espacio como escenario, una jornada de reflexión con numerosos rostros de sectores tan diversos como el farmacéutico, el de la automoción, el digital y, por supuesto el marketero, para hablar sobre la innovación, los retos y el futuro del mundo de los eventos.

Para arrancar el debate, los asistentes han dado su punto de vista sobre el concepto de innovación.

Estrella Díazdirectora general de Staff Eventos y de ESODE, asegura que es la clave para perdurar en el mundo de los eventos "se trata de seguir haciendo las mismas cosas, pero de otra manera y anticiparte a las necesidades del mercado, hay que estar siempre preparados".

Por ello apuesta por conocer las tendencias, las tecnologías y los materiales de manera constante, contar con una formación continua y reinventarse en el día a día.desayuno 2

Por su parte, Darío Regattieri, Presidente de Agencias de Eventos Españolas Asociadas (AEVEA) y CEO de Eventísimo es contundente aduciendo que "la innovación suena muy bien, pero en España se innova muy poco porque no se atreven, somos muy conservadores".

Y, a pesar de que para muchos el presupuesto es una limitación realmente importante a la hora de innovar, Regattieri no lo cree así. "El presupuesto es importante, pero no está ligado a la creatividad. Se pueden hacer cosas interesantes sin grandes inversiones".

Pero también aclara que lo importante en la creatividad son los impactos y sensaciones que generan en el consumidor y que dan lugar a un recuerdo de marca que dura mucho tiempo, y que no necesariamente van ligados a grandes presupuestos.

"Innovar es arriesgar, es ponerse en los pies del otro, salir de la zona de confort. Se trata de provocar estímulos", comenta Ramiro McTersse, head manager de Stepfamily.

A pesar de la evolución que se está produciendo en este ámbito, con el aumento de la inclusión de los eventos en las estrategias corporativas, éstos siguen siendo una actividad más pasiva que activa en donde la participación e interacción escasean.

¿Por qué seguimos anclados en los mismos formatos?

El problema, para David Bravo, de la agencia Sansón y Dalila, reside en la ejecución de las ideas. "En España sobra la creatividad pero falta la ejecución y el riesgo para apostar por cosas nuevas".

Sin embargo, Marta García Vicedo ve numerosas limitaciones a la hora de implementar esta innovación y que giran en torno al presupuesto. "Lo más difícil es vender la idea al director general por la constante preocupación por el ROI".

Algo en lo que Eric Mottard, CEO de Evento Days, discrepa pues, distingue numerosas formas de innovar: en la puesta en escena, en cómo se cuentan las cosas, etc. y coincide en que no siempre necesitan grandes inversiones de dinero para sorprender y proporcionarle experiencias al consumidor.

Para Manuel de Vivar, vp of sales de YUMIWI, el objetivo principal de la innovación es mejorar la vida de las personas. "Tiene que haber un intercambio de valor entre la marca y el consumidor, ahora posible gracias a la integración de la tecnología".

Al hilo de la aparición de nuevas y prometedoras tecnologías como la robótica, la economía colaborativa o realidad virtual nos preguntamos si son estos los grandes retos para la industria de los eventos.

La mayoría coinciden en que la economía colaborativa y el cobranding ya es una realidad en la industria de los eventos que, además, ayuda a optimizar recursos y a obtener mejores resultados.

"Cada evento es diferente pero la colaboración y las alianzas es una suma. No podemos tener todo", comenta Marcela Villafuerte, directora general de T&C Europa.

Para Estrella Díaz, la economía colaborativa va más allá. "El cobranding está hoy en día en casi todos los eventos y es una necesidad porque permite optimizar el targeting y dirigirte a un público que al que quizá de otra manera no podrías llegar".

También coincide en esta idea Sandra Fraile de Ale Hop Eventos, quien asegura que "cuando se unen las agencias en la creación de eventos, se optimizan los recursos. Pretender hacer todo es un error, hay que repartir las tareas".

Pero a pesar del trabajo conjunto que hacen las agencias de eventos con los proveedores, también ha habido lugar para la crítica.

Cristina Colomer, organizadora de eventos y soporte prensa en Michelin, cuenta, desde su experiencia, que "la mayoría de las agencias, en el afán por hacerlo todo, consiguen resultados desastrosos. Los anunciantes estamos dispuestos a hacer cosas distintas pero las agencias no proponen nuevas ideas".

También ha puesto en duda la transparencia en la relación entre agencias y clientes asegurando que la información que reciben los anunciantes no siempre es la más adecuada o completa.

Ante este comentario, han sido muchos los defensores de la industria asegurando que el problema reside en la imagen oscura y estereotipada que se ha establecido en torno a las agencias al relacionarlas con casos de corrupción.

Es por ello que, tanto Estrella Díaz como Darío Regattieri apuestan por reivindicar la profesionalidad en el sector defendiendo el valor añadido que ofrecen a los clientes.

"Los eventos los deberían hacer solo los especialistas y estamos presenciando un aumento del intrusismo en el sector. Un evento puede ser muy innovador, pero si no es seguro, será un fiasco. Las agencias somos conocedores de las necesidades del mercado, somos profesionales", asevera Díaz.

"La agencia de eventos le da la seguridad al cliente de que su producto, que es lo más valioso que tiene, estará bien cuidado", añade Regattieri.

desayuno

En cuanto a la tecnología, todos coinciden en que ha abierto las puertas a numerosas oportunidades para las marcas pero, Manuel de Vivar advierte de la necesidad de tener un objetivo.

"La innovación no está en unas gafas de realidad virtual, sino en lo que uno es capaz de transmitir al público con ellas, las experiencias que proporcionan. No se trata de innovar por innovar"

Pero el mundo tecnológico también permite medir los resultados de los eventos físicos como nunca antes. Para Eric Mottard, los eventos, gracias a los datos, se han convertido en generadores de conocimiento sobre el target y, por lo tanto, en una potente herramienta segmentación.

Así, el punto final al acalorado debate se ha puesto con una mirada al futuro de la industria a la que todavía le queda mucho camino por andar y cuyos retos pasan por mejorar las relaciones entre agencias, clientes y proveedores a través de la transparencia, aprovechar el mundo de los datos para mejorar los servicios y la experiencia de usuario y sobre todo, perder el miedo a innovar y marcar la diferencia.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

EL OJO

Compartir