Eventos y Formación

LOS CREATIVOS CELEBRARON SU DÍA C RODEADOS DE HUMOR Y PREMIOS

La Ciudad de las Artes y de las Ciencias de Valencia ha sido el escenario del Día C, una jornada cargada de notas en clave de humor, ya que ése era el tema del evento presentado por el humorista Joaquim Reyes. En su VII certamen, el Club de Creativos (cdec) ha otorgado diecinueve premios de plata a agencias como Contrapunto y JWT Barcelona, que fueron las más premiadas, con cuatro galardones cada una, o DDB España y Shackleton, inmediatamente después con tres (vid. palmarés). El único cdec de oro recayó en la campaña Pena de Muerte de CP Proximity para Amnistía Internacional, dentro de la categoría interactiva, quedando desierto en las demás. Éstos, junto a los finalistas, constituirán el nuevo anuario de cdec, en el que podremos encontrar 7 piezas de marketing directo, una sección a la que este año se han presentado 56 piezas, 10 más que el año pasado.

Pero además de premios también hubo conferencias, en las que gurús de la publicidad dieron sus pistas a los allí presentes. Alex Burnad, director creativo de la agencia estadounidense Crispin Porter and Bougusky, presentó una selección de numerosas campañas que se valían de este recurso para comunicar, y exaltó los “nuevos tipos de marketing” como herramientas que permiten “interactuar con el consumidor”.

Guillaume Van der Stighelen, presidente y fundador de la agencia belga Guillaume Duval Bruxelles, intercaló su exposición de ejemplos de campañas del mercado publicitario belga, el país invitado este año al Día C, con recomendaciones a los creativos como dispensar un mejor trato a los clientes, en la que hizo especial hincapié.

Fernando Vega Olmos, director creativo mundial de Unilever para Lowe, explicó cómo una marca (Axe) va creando su identidad a través de la inserción en la televisión de múltiples spots con mensajes concisos e independientes que, con el paso del tiempo y mucha paciencia, forman un todo. La misma fórmula fue utilizada por la agencia para la marca Rexona.

Con la premisa de averiguar si hemos perdido el sentido del humor y hasta qué punto, los integrantes de la mesa redonda que cerraba las reflexiones del Día C coincidieron en que la dictadura perfiló el humor otorgándole un tono “anticlericalista” y haciendo de él un “humor negro” y “macabrín”, según explicó Ana Westley, periodista y pintora y quien, tal y como ella afirmó, aportaba la visión extranjera a la tertulia. Vicente Verdú, periodista y sociólogo, abrió el debate con una introducción en la que puso sobre la mesa la difuminación de las creencias, causa directa de que “ya no se pueda hablar con gravedad” y que “más bien se insinúe, lo que caracteriza a la ironía”.

“Me aterra mucho esta dictadura de la audiencia”, declaró David Trueba, director de cine y quien hizo una intervención brillante, una “censura/dictadura” que ha llevado a muchos a pedir perdón “porque si no te hacen boicot”, explicó. Se refería con ello a un boicot personal, pues “el ataque va ahora directamente al autor, no a su obra”, como bien afirmó el ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, quien se metió totalmente en la piel de los creativos.

Ya centrados en la publicidad, en la misma línea, Luis Guridi, director del exitoso programa televisivo Camera Café, expuso que “hay una censura previa ya en la concepción del chiste” que dará paso al spot “por el miedo (del anunciante) a perder el sillón”, algo que les lleva a “sacar al publico, a veces, la más sosa de las 4 ó 5 stories hechas”.

“Lo sano en la creación sería que la sociedad inmediatamente ridiculice la voz alzada de un colectivo que se ofende por una creatividad”, afirmó Trueba con respecto a la creatividad. “La culpa no es de el que busca acabar con una publicidad (cortarla); la culpa es del que la corta”, añadió.

Te recomendamos

Cannes

Mundial

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir