líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

POSICIONARSE, CLAVE PARA EL TRIUNFO EMPRESARIAL

Nota de prensa:

Conocer la realidad de la organización y saber quienes son y qué quieren los distintos públicos objetivo es la clave para lograr un posicionamiento empresarial adecuado. «La comunicación no es un problema de emisores sino de receptores». Para asegurar la eficacia comunicacional, debe ser la organización la que se adapte a los códigos de sus públicos y no al contrario. Según Sanz de la Tajada es el público con su toma de decisión de compra quien establece el mapa de competencia, ya que para que dos marcas compitan entre sí «no es suficiente estar en el mismo sector sino que sean percibidas de una forma semejante».

Por su parte, «el objetivo de la competencia es hacer ineficaz la comunicación de las organizaciones con las que compite». Los distintos públicos serán, en último término, quienes decidan qué productos eligen en función de la percepción que tengan de cada una de las marcas ofertadas. Por este motivo, Luis Ángel Sanz de la Tajada destaca la importancia que tiene para las organizaciones elaborar un plan estratégico de la imagen y un plan analítico de la organización, de su competencia y de los públicos objetivo.

Un plan de imagen estratégico es necesario «no sólo para poder controlar la imagen de una organización sino también para conseguir la percepción deseada». En este sentido, es importante distinguir entre la identidad de la organización, es decir lo que es realmente, de la identidad que se quiere proyectar y la imagen percibida. «El éxito de la imagen de una organización depende de la conjunción de su identidad con una adecuada comunicación de los atributos a proyectar», según afirmó el ponente.

Estos aspectos fueron analizados en un nuevo Taller titulado «Claves para el posicionamiento empresarial» organizado por la Asociación de Directivos de Comunicación. En esta ocasión fue impartido por Luis Ángel Sanz de la Tajada, profesor titular del área de comercialización e investigación de Mercados de la Universidad Complutense de Madrid y consultor de empresas en marketing y comunicación.

Las organizaciones deben «diseñar su actuación estratégica al servicio de la imagen, integrando los aspectos técnicos y logísticos de la manera más conveniente». Sólo si se planifica la gestión de la imagen, las acciones son sistemáticas en su aplicación y aportan resultados controlables para las organizaciones.

Por otro lado, hay que tener en cuenta distintos elementos externos que pueden «distorsionar la identidad proyectada» tales como la influencia de públicos no controlados, los comunicados de los competidores, la autointerpretación de los públicos que reciben los mensajes. Estas posibles distorsiones de la identidad proyectada son los conocidos «gaps» de imágenes.

Los elementos que se deben integrar dentro de un plan estratégico de imagen son:

Investigación previa de imagen y posicionamiento
Objetivos de imagen (imagograma)
Identidad a proyectar (identigrama)
Estrategias de comunicación del servicio de la imagen
Implantación táctica de los atributos de imagen a comunicar

Por último, Luis Ángel Sanz explicó que en el ámbito de la imagen, no existe el plan a corto plazo por lo que todo plan estratégico de imagen ha de estar concebido a medio plazo (de 3 a 5 años) o largo plazo (5 o más años).

Este taller se enmarca dentro de una serie de talleres de referencia en el sector organizados por la Asociación de Directivos de Comunicación y en los que se analizan distintos ámbitos de la gestión de la comunicación corporativa e institucional.

La Asociación de Directivos de Comunicación está integrada por más de 300 profesionales pertenecientes a las más importantes empresas e instituciones de España. Tiene como misión fomentar el reconocimiento de la función de la comunicación como elemento estratégico en la gestión de las organizaciones así como de sus profesionales.

 

SAN SEBASTIÁN HACE HUECO A LATINOAMÉRICAAnteriorSigueinteZONA DE PRENSA UTILIZA LA RED EN FAVOR DE LAS RR.PP.

Noticias recomendadas