Eventos y Formación

R. Galli (Menéame) en #iRedes: "Si partes de la idea de querer hacer algo viral, empiezas mal"

"No hay forma de predecir ahora cuándo algo será viral" afirmó Ricardo Galli, fundador de Menéame. Galli habló de la dificultad que existe actualmente a la hora de determinar si algo será o no viral en la segunda mesa redonda de la primera jornada del III Congreso iRedes, "Análisis y visualización de redes sociales, por qué y cómo se hacen virales las cosas" en la que también participaron Josu Aurrekoetxea, director de desarrollo de Globalinmedia; Alex Dolara, CEO de Karmacracy, e Ignacio Gómez, director de contenidos multimedia de RTVE, moderados por Fernando Tricas, profesor de la Universidad de Zaragoza.

"No sabemos cómo las cosas se convierten en viral en Menéame, y una vez que están en Menéame no sabemos si se convertirá en viral", explicó Ricargo Galli. "No hay forma de predecir ahora cuándo algo será viral. No hay forma científica, metodológica ni estadística".

Karmacrazy “es un estilo Menéame, con una comunidad que comparte de forma independiente”, explicó Dolara. “Pensábamos que nadie iba a compartir los mismos contenidos”, pero lo cierto es que hay personas que comparten un mismo link, con lo que crean un círculo y logran aglutinar los contenidos.

“Se entiende por viralidad que alguien pueda hacer un contenido y eso, automáticamente y a un bajo coste, se reproduce por motivación de los usuarios”, explicó Galli. Pero el valor del que entendemos como influenciador “está demostrando que es falso, es el tipo preferido de las falacias post hoc”.

Y es que según Galli, estamos racionalizando algo sin saber por qué, pero en realidad la influencia de los influenciadores es relativa, y puede ser un usuario o todo Menéame. “El valor que tiene una persona o un medio es relativo, y bastante menor de lo que pensábamos”.

“Cuando ocurre un incendio forestal nadie piensa en que la chispa que lo provocó fue especial” y en las redes sociales es igual: “Más que el influenciador hay que tener en cuenta la predisposición de la gente a ser influenciado”, añadió Galli.

La viralidad tiene que ver con la replicación y la propagación. Para nosotros un vídeo viral es un vídeo muy visto”, añadió Ignacio Gómez. Pero, “para esa viralidad te es imprescindible contar con el favor de las personas”.

Pero más allá de si hay unos contenidos más virales u otros, “la viralidad es difusión y ver el número máximo al que puedes llegar”, comentó Aurrekoetxea. “Lo que buscamos es difusión, medir número de personas que han sido impactadas por el mensaje”, independientemente del medio de difusión.

Según la dicotomía de las personas, no hay que olvidar lo que para unas personas es interesante. “Esa tontería de intentar definir qué es interesante, qué es divertido, qué es viral, todos tenemos una dicotomía”; explicó Galli. Pero es que además no hay que olvidar que muchos usuarios recurren a internet como entretenimiento, y eso “es tan importante como todo lo demás”.

“Hay gente que tiene mucha viralidad en contenidos”, pero realmente hay contenido muy interesante y contenido de diversión, añadió Dolara. “Si partes de la idea de querer hacer algo que sea viral, ya empiezas mal”, recordó Galli.

Eso sí, hay elementos a posteriori que sirven para determinar la capacidad viral de algunos contenidos. Según explicó Aurrekoetxea, tanto en el contenido como en la forma se pueden encontrar algunos elementos, pero también en los prescriptores, la cadena que interviene, la facilidad técnica para que ese elemento se haga viral, que el que interviene vea que lo que hace afecta al contenido y, por último, el ego, la búsqueda de la importancia y el prestigio.

No todo es Twitter”, recordó Aurrekoetxea. “Estamos dejando de lado otros elementos importantísimos como foros, blogs, Facebook, etc.”. “En Twitter no clica nadie”, añadió Dolara.

mkd630063213

Te recomendamos

TAPTAP

ICEMD

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir