Eventos y Formación

Risto Mejide en #iRedes: "No tengo ni puñetera idea de las redes sociales"

Risto Mejide, director creativo publicitario, colaborador televisivo y escritor, y Agustín Fernández Mallo, narrador, poeta, físico y músico, participaron en una interesante y divertidísima charla en el iRedes, el II Congreso Iberoamericano sobre redes sociales que se ha celebrado en Burgos ayer y hoy, para tratar de descubrir de qué valen las redes sociales.

“No tengo ni puñetera idea de las redes sociales”, reconoció Risto. “No tengo ni idea de cómo funcionan. No sé absolutamente nada de entornos tecnológicos y además me enorgullezco de ello. Soy un analfabeto digital y pretendo seguir siéndolo”. Aun así, el publicista señaló que, ante cualquier innovación tecnológica, la humanidad se divide en dos tipos de gente: los mecánicos,” la gente que se fascina con la tecnología”, y los exploradores ,“la gente que coge esa tecnología y ve hasta donde la puede llevar”.

Al mismo tiempo, Mejide resaltó que “se ha hablado demasiado de las cañerías y muy poco de lo que hay dentro. Creo que al final lo que la gente va a buscar son contenidos”, es decir, la gente va a buscar las historias, “las va a buscar donde sea y si encima es gratis, mejor”. "Lo que más me interesa es cómo hacer que la gente pague por consumir algo”, añadió.

“Estoy muy de acuerdo”, comentó Agustín. Sobre pagar en la red, Fernández Mallo explicó que “a mí lo que me interesa de las redes es que aparentemente, no pago, que sí que pago, porque en esta vida nada es gratis”. Sobre las plataformas sociales añadió: “a mí no me interesan demasiado. Como sabes el escritor es un espía y a mí me interesan mucho las redes sociales para espiar, para ver qué pasa. Pero también como cualquier escritor soy bastante pudoroso para poner mi vida privada, o incluso crearme un personaje. A mí me interesa mucho de las redes sociales e internet el momento aún de primitivismo. A mí me interesan las redes a un nivel teórico. Estamos en las cuevas de Altamira de la red, somos como unos hippies digitales”.

A pesar de ser un “analfabeto” de las redes sociales, Risto asegura ser un “enfermo de las redes. Uno puede estar enfermo de algo que no sabe lo que es”. Sobre Twitter, Mejide explicó que aprende mucho, “pero no sé de qué. Notas que vas evolucionando pero no sabes hacia dónde. Creo que se está dando demasiada importancia a cosas que no la tienen. Pero a la gente profesional, a la gente que se dedica a vender, deberíamos dejarlo al margen”. Eso sí, Risto destacó que detrás de todo tiene que haber una marca, “alguien que pague la fiesta”. “Hacer contenidos es muy difícil, hacer contenidos que funcionen es jodidísimo, y para mí merece todo el respeto”, explicó Risto. “Cuando haces un contenido lo primero que tienes que hacer es preocuparte por la rentabilidad. Lo único que a mí me preocupa de todos los discursos que se hacen mezclándolo todo es que no estemos hablando de lo que tenemos que hablar”.

“Yo no es que odie a la gente”, aseguró Risto,”yo tengo intolerancia a los gilipollas”. “Cuando la gente está detrás de un nick, son la gente más valiente del mundo”, añadió, y explicó que hay dos perfiles en Twitter: “la gente que da la cara y la gente que no, y yo respeto mucho más a la gente que da la cara, aunque se equivoque”.

“No sólo ocurre ahí”, añadió Fernández Mallo. “En mi caso yo nunca he hablado mal de nadie porque para hablar mal no me merece la pena hablar. Es muy curioso cómo detrás de ese avatar todo el mundo es muy valiente”, pero en persona “cambia el discurso absolutamente”. “Existe un valor en la coherencia”, apuntó Risto. “Hay dos estrategias posibles, una es yo voy a ser yo y a quien no le guste que se vaya, y hay otra que es seguir jugando al juego. A mí personalmente me interesan las dos. Lo que intento no seguir es la gente que te explica que está cagando o está comiendo, pero si transformas tu contenido en sólo eso tienes que aportar valor”.

Sobre la relación entre las celebridades en Twitter y otras redes sociales y el público, Fernández Mallo explicó que “ahora hay un nuevo modelo, un nuevo tipo de relación. ¿Que eso ha modificación la relación lector-autor?, pues sí. ¿Es bueno o es malo? Pues es lo que ahora toca”. “Antes, entre un grupo de seguidores y una personalidad pública había filtros e intermediaros que se dedicaban a la gestión de la marca”, comentó Risto, pero en Twitter, con este contacto sin intermediación ninguna “le estamos pidiendo a gente que no son relaciones publicas que gestionen sus marcas cuando nunca lo han hecho, y es lógico que salgan salidas de tono, turismos bisbales..”

“El ingenio y la rapidez de ese ingenio me fascina. En mi industria nos hemos llamado durante muchos años creativos, pero te estás dando cuenta de que hay creativos en todas las industrias”, afirmó Risto.

Pero, ¿qué relación hay entre la reputación virtual y los otros medios? Según Risto, “el verdadero éxito en la comunicación será cuando dejemos de hablar de entornos on y off. Es absurdo diferenciarlos”. A lo que Agustín añadió: “el que es estúpido en el mundo real, lo seguirá siendo o lo será en el mundo virtual, yo no creo que haya demasiada diferencia”. Algo con lo que Risto se mostró totalmente de acuerdo, asegurando que “el que es idiota es idiota en cualquier medio. Las redes sociales te permiten ser mucho más comodón. El hecho de que tú te creas a la mayoría o no es cosa tuya. Para mí el gran drama, si se produce, es que la gente sustituya su propio criterio por el de la mayoría. Y en este país, lamentablemente, la gente no compra periódicos para informarse, sino para confirmarse sobre lo que tiene que pensar sobre lo que ocurre. Creo que siempre ha sido un problema pero las redes sociales lo pueden multiplicar”.

Según Agustín, a pesar de la importancia de las redes socailes, “no hay que olvidar que están controladas por algo o por alguien. Y son un espacio tan libre o tan poco libre como el mundo de la calle. Hay una especie de utopía, de que es la libertad total, pero no es verdad”.

Para Risto, su acercamiento a las redes sociales busca “entender un modelo de negocio. Yo creo que tenemos que hablar más de modelo de negocio en torno al contenido”. Y es que a las marcas les salen imitadores, “y ése es el síntoma de éxito de una marca”. “Y ocurre lo mismo con los contenidos, aseguró: lo peor que le puede pasar a un cantante no es que pirateen su música, sino que nadie la quiera bajar”.

Las redes sociales, y Twitter, según Risto, son como “una fiesta, y hay que estar ahí. La gente ahora tiene que ir a local que se llama Twitter. Vas a la fiesta, pero una marca lo que quiere es vender, y yo no me imagino a nadie entrando en una fiesta diciendo: mira, tengo aquí para venderte relojes”. Pero lo que no hay “son modelos de negocio en torno a esto”.“La gente no quiere en la fiesta que le hables de ventas, pero es lógico, nadie queremos que nos den la brasa en una fiesta”, añadió.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir