Eventos y Formación

Sra. Rushmore conoció a Sra. Rushmore en El Cencerro Rural Ad Festival 2012, el primer festival de Publicidad Rural

Sra. Rushmore conoció a Sra. Rushmore en El Cencerro Rural Ad Festival 2012, el primer festival de Publicidad RuralEl pasado 30 de junio se celebró en Losana de Pirón la primera edición de El Cencerro Rural Ad Festival. La agencia Sra. Rushmore obtuvo el Cencerro de Oro, el mayor premio del evento.

Los termómetros marcaban 13 grados a primera hora del sábado. Había que terminar los preparativos y los vecinos del pueblo se volcaron en cuerpo y alma para dejarlo todo a punto: montaron carpas, clavaron tablones, juntaron mesas, trajeron sillas y pusieron bancos. Se hicieron las últimas pruebas de sonido y se colocó señalética en las calles para que nadie se despistara. Todo estaba listo para que los asistentes se sintieran como en casa.

La primera ponencia corrió a cargo de Jorge Hernansanz, losanero de 83 años que abrió el festival con un taller sobre la poda del fresno que congregó a decenas de personas a su alrededor, escuchando con atención las instrucciones necesarias para hacerle la cabeza al árbol y conseguir que el tronco crezca con fuerza.

El siguiente acontecimiento del día fue el taller de jabón artesanal, con Yolanda Escudero explicando paso a paso el proceso tradicional de elaboración. Hubo una ronda de preguntas, y fueron varios los que apuntaron la receta con la cantidad exacta de aceite para la mezcla.

Así fue pasando la mañana y a la hora de la comida se repartieron platos para que todos pudieran degustar la enorme paella preparada por los hermanos Garrido, al cobijo del sol bajo la carpa que habían construido los vecinos. Hubo risas y sobremesa, pero lo importante es que nadie se quedó con hambre.

Tras varias cañas y algún que otro vino llegó la hora de la ceremonia de premios. Era el plato fuerte del festival. Todos se dirigieron al lugar acordado: el Pajaar (El Kursaal de Losana), el pajar de Carmen Gómez. El jurado, compuesto por vecinos de Losana y representantes de agencias nacionales (directores creativos de Bob, R*, Viernes y The Farm), tomó posiciones en el banco de la escuela y allí, entre aperos de labranza y sacos de patatas, comenzó la proyección de vídeo y piezas participantes sobre una sábana colgada en la pared. Estaba reñido, pero el jurado había tomado su decisión. La entrega de premios, como había establecido la organización a través de las bases publicadas en la web del festival (www.elcencerrofestival.com), se hizo ante “Notario”, el burro de Fermín Cantalejo.

El Cencerrito de Oro para la categoría Paella, consistente en una estancia más una comida en alojamientos rurales de la zona, recayó sobre Jonay Sosa y Goyo Sanz por su pieza ‘Playbull’. Plata para Mon Quiñones y Jaime Blanco por “Granero”. El bronce se lo llevaron Andrés Mencía y Carla Lucena con “Juego de Toros”.

Luego cayeron los premios grandes, los de agencia, para campañas ya publicadas. Un bronce para The Farm por “Felicitación de Navidad”. La plata y el oro también de esta categoría se los llevó Sra. Rushmore: plata por el spot “Pueblito Bueno” de Aquarius y oro por la web realizada para la misma campaña (www.laeraaquarius.com).

Xisela López era la cabeza visible de Rushmore en El Cencerro, y salió a recoger su premio. Tras la foto de rigor con el burro y diploma en mano, ella y todos, jurado, participantes, asistentes y curiosos, partieron al campo camino de la finca Los Berrocales para asistir a la culminación de lo que sería el gran premio del festival: se iba a bautizar a una chotilla recién nacida con el nombre de la agencia ganadora.

El Cencerro de Oro a la Categoría Agencia, consistía en ponerle el nombre de la agencia ganadora a la próxima vaca que naciera en la finca Los Berrocales. Quiso la suerte que el día 28 naciera una chotilla y Xisela López, responsable de Sra. Rushmore, pudiera “recoger” su premio en el momento.

El cierre del festival vino de la mano del alcalde, el señor Luis Escudero, que instruyó a los presentes con un taller de cestería artesana. Vecinos y asistentes, ninguno perdió la atención y tomaron buena nota de cada explicación y su respectiva demostración práctica.

Algunos, que no estaban dispuestos a marcharse todavía cuando terminó el festival, quisieron quedarse con los vecinos que sacaron lo necesario de sus casas para poder cenar todos juntos. Los más valientes culminaron la noche asistiendo al festival Torre Rock que se celebraba en la vecina Torrecaballeros, para volver a Losana después y continuar con la fiesta. Losaneros y no losaneros festejaron hasta altas horas de la mañana.

El balance final: 70 personas de fuera y más de 50 vecinos pasando un buen rato en el campo, compartiendo mesa y paella, compartiendo calles y campos de Losana de Pirón, compartiendo calor, compartiendo ganas y hartándose de reír.

Un gran día para todos. Unos con ganas de volver y otros con ganas de repetir… Nos vemos en Losana el año que viene.

Nota de prensa

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir