Eventos y Formación

Yoani Sánchez en #iRedes: "La mejor forma de ayudarnos es darnos voz"

Yoani Sánchez en #iRedes: "La mejor forma de ayudarnos es darnos voz"Yoani Sánchez, bloguera y corresponsal de El País en Cuba, inició un blog en 2007, Generación Y, con el que trataba de contar la vida diaria en Cuba y que con el paso del tiempo se convirtió en una referencia. Y ya en enero de 2008, “yo estaba disfrutando y padeciendo todo lo que implica decir en Cuba, a manera descubierta, lo que uno piensa”, aseguró Yoani en el diálogo que compartió con el profesor, conferenciante y escritor Luis Orihuela.

“Estoy viviendo días muy intensos, conociendo personas, el hecho de internet me tiene verdaderamente asombrada“, explicó Yoani. Un viaje que para Yoani no sólo ha sido en el espacio, sino “un viaje en el tiempo”.

La mayoría de los tuiteros cubanos estamos utilizando una herramienta, que puede utilizar cualquier persona del planeta” a través de los números de servicio que permiten publicar tuits a través de SMS. “Es un método un poco rústico, envías y no puedes leer lo que otros escriben, pero hace muy efectivo para el sector crítico y la sociedad civil cubana”.

En Cuba “vivimos en una sociedad donde escasean cosas. A lo largo de estos años los cubanos nos hemos vuelto expertos en buscar esos recursos que están limitados”, explicó Yoani. “Inspirados por el ejemplo del picadillo de carne sin carne, pensamos en hacer el internet sin internet”. Así crearon una internet atípica, una red ciudadana de distribución que empezó en DVD y a la memoria Flash.

“El blog nos había dado la oportunidad de narrar crónicas, impresiones. El blog me había dado la posibilidad de contar momentos de la vida nacional, pero me faltaba la inmediatez”, pero con la posibilidad que ha ofrecido Twitter, que “es muy viral”. “Estamos recibiendo feedback, el día que murió Al Gadafi mi móvil casi revienta, y fueron tantos, tantos mensajes que yo me sentí informada como si estuviera frente a una televisión mirando la CNN en vivo. La información llega”.

Yoani entendió que en Cuba “hay muchas ganas de decir, pero poco conocimiento tecnológico. La gente diplomada en informática en Cuba prefiere no meterse en problemas. Cuando les hablas de política, opinión, se asustan mucho”. Así, Sánchez planteó unos cursos de una jornada, “para evitar que la policía política los intercepte”, en los que se ofrecen conocimientos sobre cómo utilizar un teléfono móvil o utilizar Twitter. “Lo que más me gusta es enseñar”, aseguró Yoani.

“Nosotros podemos tuitear críticas al gobierno, al presidente, es nuestra gran terapia colectiva, pero imaginaros lo que supone para un tuitero cubano ejercer la crítica en ese sistema”, resaltó Orihuela.

Los trolls en Twitter “son mis demonios”, explicó Yoani. “Utilizan mucho la estrategia de matar al mensajero. No debatas los argumentos, sino atácalo con toda tu furia. Esa estrategia he tenido que aprender a vivir con ella desde 2007. Afecta, claro que afecta, porque son muchas mentiras”. Y es que no sólo se limita a internet, sino que también se ha trasladado a la televisión.

“Lo he tenido que tomar con mucho ingenio mental. Pero yo usaba gafas y aparatos en los dientes, así que estoy acostumbrada a los insultos”, explicó Yoani. “Pero no es espontáneo”.

Pero, ¿cómo es el impacto en Cuba de este ciberactivismo? “Cuando camino por la calle de mi ciudad mucha gente me dice que me lee, y también en los medios oficiales” algo que anima a Yoani que cree que “el que te vigila también puede acabar contaminado de lo que tu dices”. Así, hay bastante demanda, “no podemos competir con la telenovela brasileña, pero quien te quiere buscar te encuentra”.

El poder de los gobiernos y el poder de las empresas es lo que limita la libertad en internet, explicó Orihuela, en todos los países. “Las empresas que nos aportan conectividad quieren controlar el flujo de lo que pasa por sus canales. Habitamos el mundo digital, y tenemos que reclamar nuestros derechos en el mundo digital”, el problema es que la amenaza está en esos términos de servicios y el control de los gobiernos. “La información es lo que hackea al poder”, resaltó Orihuela.

“Yo he vivido mi vida en una ruta del dolor y una ruta de la satisfacción. Si me pongo a hablar del dolor no acabamos nunca. Pero lo más trágico no es el golpe, o cuando intentan desnudarme en un cuarto sin ley. Lo más trágico es el día a día, esa sensación constante de vigilancia, en la que no hay minuto privado. Mis peores momentos son todos los momentos de vigilancia”, aseguró Yoani.

Según Yoani, el personalismo ha sido lo que ha llevado a Cuba a lo que es ahora, y por eso resaltó durante el diálogo las muchas voces que están con ella en Cuba. “La mejor forma de ayudarnos es darnos voz. Nos pueden ayudar mucho si nos mandan información que podemos retuitear”, pero también llevando tecnología a Cuba, “eso le puede cambiar la vida a un cubano, pasar del silencio a la información, de la máscara a la crítica”.

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir