Gente

Amir Kassaei (DDB) no deja títere con cabeza y critica duramente a agencias y escuelas de publicidad

Amir Kassaei (DDB) no deja títere con cabeza y critica duramente a agencias y escuelas de publicidadAmir Kassaei, director creativo global de DDB, no tiene pelos en la lengua. Así se encarga de dejarlo claro en todas y cada una de sus intervenciones públicas. Y vuelve a demostrarlo ahora en una entrevista concedida recientemente al diario Der Standard.

Particularmente crítico se muestra Kassaei contra las agencias del que ha sido su país de residencia durante muchos años: Alemania. El director creativo global de DDB no se muerde, por ejemplo, la lengua a la hora de hablar de Serviplan, la agencia alemana que más leones se trajo a casa en la última edición del festival de publicidad Cannes Lions. “No tenga nada en contra de Alexander Schill, al que conozco bien de mi época en S&J. Sin embargo, no puedo calificar a una agencia como Serviceplan de creativa simple y únicamente porque consiga premios en los festivales publicitarios. El verdadero trabajo de una agencia es diametralmente opuesto a ganar premios“, recalca Kassaei.

“No tendría ningún problema si Serviceplan se limitara a firmar un par de buenas campañas al año para grandes marcas con un verdadero mercado detrás y después completara el resto de su portfolio con ‘creaciones zombis’. Sin embargo, cuando una agencia basa su éxito en una campaña para empresa de energía solar consistente en imprimir un informe que sólo puede leerse a la luz del día, no puedo dejar de preguntarme: ¿se toma realmente esta agencia las cosas en serio?”, apunta el director creativo global de DDB.

La andanada de críticas de Kassaei salpica también a la agencia alemana Nordpol, a la que acusa de ganar inmerecidamente hace cinco años en Cannes Lions el Gran Prix en la categoría de Film por una campaña sobre la energía eólica. “¿Sabes realmente cuál es el origen de este celebrado spot? La idea partió de un creativo freelance que la presentó de agencia en agencia hasta que aterrizó por casualidad en Nordpol. La agencia lo embelleció y lo convirtió en una pseudo campaña a favor de la energía eólica. Nada más”, explica Kassaei.

En el “malentendido” que hay en la actualidad en torno a la profesión de publicitario tiene que ver mucho la formación que se proporciona a los futuros creativos, asegura Kassaei. “A la famosa escuela Miami Ad School le pondría, por ejemplo, un gran interrogante. Dudo mucho que la gente joven aprenda lo correcto en este tipo de escuelas. Creo que a los jóvenes se les pone demasiado rápido a producir ‘creaciones zombis’. Muchos de los alumnos de Miami Ad School llenan las estanterías de premios durante sus primeros años en la escuela, pero luego fracasan estrepitosamente cuando se enfrentan un briefing real”, señala. A la nueva generación de publicitarios les falta locura y de pasión, añade Kassaei.

Te recomendamos

Cannes

Mundial

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir