Gente

Día Internacional de la Mujer

El camino hacia la igualdad: Esta es la historia y visión de 26 mujeres líderes de marcas y agencias

Por el Día Internacional de la Mujer, lanzamos un homenaje a las mujeres profesionales de la industria y les damos voz para que brinden su visión con el objetivo de visibilizar el camino recorrido y todo lo que aún queda por alcanzar.

Imagen de Bee Johnson

Este domingo, 8 de marzo, se conmemora el Día Internacional de la Mujer. Es una fecha de reflexión y de reivindicación que tiene por objetivo recordar una de las mayores asignaturas pendientes de la sociedad: la igualdad plena entre hombres y mujeres.

En un día tan señalado en el que la libertad adquiere un inmenso protagonismo, desde MarketingDirecto.com hemos querido conocer la historia de mujeres referentes de marcas y agencias líderes, cómo fueron sus inicios y el camino que les ha llevado a alcanzar sus metas profesionales. Hemos querido, también, darles voz para que nos cuenten su visión sobre la igualdad: ¿Qué hemos logrado? ¿Qué nos queda por conseguir?

A continuación, recogemos las historias que estas profesionales no han dudado en compartir, conscientes de la necesidad de alcanzar, de una vez por todas, la igualdad.

Mónica Moro, Directora General Creativa de McCann

Día de la Mujer igualdad

Cuéntanos tu historia, ¿cómo fueron tus inicios y cómo ha sido tu trayectoria profesional? ¿Qué obstáculos/barreras de género te has encontrado a lo largo de este camino?

Como casi todo el mundo comencé de trainee en la agencia. Un training largo y duro pero con maestros maravillosos, Rebeca Díaz y Juan Nonzioli. De ellos aprendí el amor y el respeto a esta profesión. La necesidad de la belleza y lo incuestionable de un buen concepto. Sin embargo, nunca sentí los obstáculos por mi género. Los obstáculos siempre fueron independientes a ser mujer. Eran el timing, la dificultad del brief, el presupuesto, mi incapacidad o mi tozudez, o incluso trabajar en una multinacional, pero honestamente nunca sentí que el género era uno de ellos. Quizás en algún momento hubo cierta inconsciencia y no tomaba en cuenta determinados comentarios que hoy considero inaceptables.

Siempre he creído que una buena idea rompe cualquier prejuicio. No creo que haya nadie tan mezquino como para no reconocer algo brillante independientemente de quien venga, por eso mi trabajo era y es hoy mi identidad, más allá de mi género, pero reconozco que me he tenido que esforzar mucho.

Sin embargo eso no significa que mi caso sea la norma. Tengo compañeras que sí han experimentado injusticias y verdadero machismo en sus agencias. En el único momento que sentí que ser mujer me colocaba en otra situación fue con la maternidad. Ahí si tomé conciencia de la diferencia. De cómo mi sacrificio e incluso sufrimiento en algún momento era solo mío, y que muchos hombres y compañeros de profesión no llevaban encima lo que yo sentía que portaba. Hoy he aprendido a gestionarlo. O al menos eso creo.

¿Crees que hemos avanzado en los últimos años en materia de igualdad en el ámbito profesional? ¿Qué es lo que se ha conseguido?

Sí, se ha avanzado. Pero hay que reconocer que no ha sido de manera natural. Las mujeres en todo el mundo han ejercido una presión brutal, un movimiento necesario para que ese cambio se produzca. Nos hemos organizado, hemos denunciado, nos hemos expresado y nos han escuchado. Y la industria afortunadamente ha tenido que reaccionar y cambiar. Ahora se reclama a las mujeres en las agencias, frente a los clientes, teniendo una voz. Las directoras creativas han tomado más poder y sobre todo visibilidad. Se ha dinamizado nuestra presencia en jurados, ponencias y cargos directivos. Y aunque algunos se hayan visto obligados e incluso les incomode la situación, me parece que ha sido una sacudida importante. ¿Pero es suficiente? No.

¿Qué es lo que queda por conseguir y cuál es la vía para alcanzarlo? ¿Qué hace falta para llegar a la igualdad plena en el mundo laboral?

Hay que revisar los salarios. Estoy convencida de que hay muchos agujeros negros en desigualdad en materia salarial y que nadie lo está blanqueando. Porque aunque nos creamos muy modernos en nuestra profesión, compartimos muchos de los defectos que hay en otras que acusamos con vehemencia.

Por otra parte me preocupa mucho el manejo del data y la inteligencia artificial como herramienta que está construyendo todo su aprendizaje a través de comportamientos que aún no son feministas y que no tratan a la mujer de la manera adecuada. Es una forma de perpetuar lenguajes y hábitos que no nos benefician en absoluto pero de los que tenemos que tomar conciencia para al menos a través de nuestro trabajo, tratar de corregirlos.

En realidad lo que falta es todo lo necesario para que no sigamos teniendo entrevistas como estas, que ya no interesemos más este día que otro día cualquiera.

Cristina Barbosa, Directora de Marca de Vodafone España

Cuéntanos tu historia, ¿cómo fueron tus inicios y cómo ha sido tu trayectoria profesional? ¿Qué obstáculos/barreras de género te has encontrado a lo largo de este camino?

Comencé mi carrera en Gillette donde entre de becaria antes de acabar la carrera. Entré en Marketing, área donde me he mantenido a lo largo de mi carrera. A partir de ahí he realizado distintas posiciones en Marketing en distintos sectores pasando por Gran Consumo, Retail, Banca y ahora Telco. Conocer estos sectores me ha dado distintas visiones del consumidor y sus journeys que me han enriquecido como profesional. Aunque lo que más me ha enriquecido son las personas que me he ido encontrando y de las que he aprendido lo poco o mucho que sepa. A día de hoy las sigo recordando en mil momentos.

No he encontrado problemas de género, soy una afortunada. En mi camino he tenido jefes y jefas y todos me han ayudado a desarrollarme por igual. Esto se junta a que mi pareja me ha apoyado incondicionalmente para que sea la mujer que quiera ser. Con respecto al manejo de equipos me encanta tener equipos diversos que aporten distintos estilos de management y relación que enriquecen y promueven el avance del grupo.

Y si alguna vez me he encontrado algo raro a este respecto, ¡lo he ignorado y he pasado por encima de ello!

¿Crees que hemos avanzado en los últimos años en materia de igualdad en el ámbito profesional? ¿Qué es lo que se ha conseguido?

¿Qué es lo que queda por conseguir y cuál es la vía para alcanzarlo?

Creo que se está avanzando una barbaridad. Somos un país con unas políticas de igualdad muy buenas y en el ámbito profesional con medidas muy sólidas. Se ha avanzado mucho en políticas de maternidad y de reincorporación de la mujer al entorno laboral. También se ha avanzado bastante en materia de conciliación laboral.

Personalmente pienso que vamos a dejar un mundo mucho mejor para las mujeres que llegan y para esto es fundamental que nos enfoquemos en los VERDADEROS problemas y no solo en aquello que es mediático y que solo tiene un efecto Champagne limitado en el tiempo. Si nos enfocamos en lo mediático, que no mueve, perdemos fuerza y empuje para luchar por los problemas reales.

Personalmente mi foco esta en empoderar a las mujeres con las que trabajo y apoyarlas. Hay mucho que avanzar en este camino. Nos tenemos que creer que tenemos los mismos derechos que los hombres y por lo tanto exigir y exigirnos en la misma medida. El apoyo de mujer a mujer es fundamental.

Puede ser que todavía tengamos que avanzar para borrar, dilapidar y machacar la brecha salarial pero también creo que se estas poniendo las medidas. Hay una parte muy importante de exigencia al respecto.

Ester García Cosín, Directora General de Havas Media Group

Cuéntanos tu historia, ¿cómo fueron tus inicios y cómo ha sido tu trayectoria profesional? ¿Qué obstáculos/barreras de género te has encontrado a lo largo de este camino?

Después de los habituales trabajos de estudiante, entre los que figuró cartografía digital o comercial de componentes hidráulicos rodeada de ingenieros, entré en el área de investigación de Televisio de Catalunya, lo que permitió conocer al medio por dentro. Mi siguiente trabajo en Sofres Audiencia de Medios (ahora Kantar) como delegada comercial en Barcelona, me supuso la puerta de entrada a este grupo (Havas Group) hace más de 20 años. Con formación técnica (Diplomada en Estadística y Licenciada en Investigación y Técnicas de Mercado), formé parte del departamento de Investigación, área que llegué a dirigir 5 años después y de la que salí para pasar a un equipo de trabajo que pretendía catalizar un cambio en la propuesta de valor desde la profundización estratégica- creativa. Mi siguiente etapa, como Strategy Manager, me permitió relacionarme con anunciantes de diferentes sectores, así como trabajar en proyectos de desarrollo interno. En el año 2009, me muevo de Barcelona a Madrid, para liderar la oficina de Arena Media que acababa de ganar la totalidad de la cuenta de Telefónica y que contaba con un gran equipo de profesionales jóvenes. Me siento orgullosa de haber compartido el éxito de ese proyecto con grandes profesionales y mejores personas. En el 2017 salgo de Arena para asumir una posición de grupo encargada en el desarrollo de las especialidades digitales, así como toda la parte operativa del negocio, desde donde impulsamos lo que fue el inicio de un Plan de Transformación que iniciamos en el 2018, asumiendo a finales de ese año la Dirección de Havas Media Group.

En todo este tiempo no he dejado de aprender y de formarme. La mejor forma de aprender es rodearse de personas inquietas, curiosas y generosas que les apasionada aprender y compartir además de rascar el máximo tiempo para leer. En cuanto a la formación, en los últimos años la he enfocado a las organizaciones y las personas, como apasionada que soy del "comportamiento humano": equipos de alto rendimiento, coaching directivo, Transformación Digital, Cultura organizativa…

Afortunadamente yo no me he encontrado con ninguna barrera de genero evidente a lo largo de mi carrera, más allá de las que yo misma me he podido poner, que con los años y mirando atrás si soy capaz de reconocer muchas de ellas. Siempre he defendido que los máximos responsables y dueños de nuestra carrera profesional somos nosotros mismos. En las empresas, en los negocios, (por lo menos en la que yo he crecido) no pasa desapercibido el talento, el compromiso, el potencial de los profesionales, sin diferencia de género, edad, cultura, … por tanto, el crecimiento es posible sin “discriminación”, ahora bien lo que no puedo negar es que ese crecimiento haya sido igualmente reconocido o recompensado y creo que el principal motivo es porque lo luchamos menos, lo pedimos menos… creemos en la justicia, en que las cosas siempre tienen su recompensa, que el esfuerzo al final se ve premiado… y siendo todo esto cierto, otros colegas piden antes y más, son menos pacientes y seguramente más ambiciosos, aunque también es cierto que lo que les hace llegar antes no siempre les mantiene más.

Hay algunas frases que he oído de forma reiterada a lo largo de los años que analizadas ahora creo que se deberían evitar: "eres como uno más", "es que tu piensas como un hombre", "es que estás negociando como una mujer"… es que soy una mujer!

¿Crees que hemos avanzado en los últimos años en materia de igualdad en el ámbito profesional? ¿Qué es lo que se ha conseguido?

Pues una de las cosas más importantes, básicas para provocar el cambio, y es la concienciación. Hemos conseguido que se hable, que se reconozca que hay camino por recorrer, que se pongan recursos para la identificación de las barreras, que se fomenten planes de desarrollo para el cambio.

¿Qué es lo que queda por conseguir y cuál es la vía para alcanzarlo? ¿Qué hace falta para llegar a la igualdad plena en el mundo laboral?

En el análisis de las causas de por qué sigue existiendo desigualdad se encuentran temas como la educación, la cultura, las empresas, pero también las familias, la regulación, políticas sociales, … con esto quiero decir que hay evoluciones que solo se provocaran con cambios generacionales y que por tanto requieren de tiempo, mientras que hay otras que se pueden impulsar si están en la agenda como prioridad en todos los estamentos necesarios.

¿Qué falta?

1) Que nos lo creamos, por supuesto las propias mujeres, que en muchas ocasiones somos las que nos ponemos las barreras, pero también que se lo crean los hombres que nos acompañan en el desarrollo: nuestros jefes, nuestros compañeros, nuestras parejas…

2) Objetividad: no creo en normativas impositoras, no creo que las cosas se cambien por obligación, sino por convicción. Y existen argumentos objetivos de negocio, que justifican la necesidad de perfiles femeninos en puestos de dirección, por ejemplo. Cualidades como asertividad, trabajo en equipo, inteligencia emocional, adaptabilidad, visión a largo plazo, la paciencia a la vez que la rapidez en la toma de decisiones… son cualidades fundamentales en management y a la vez son cualidades que destacan en perfiles femeninos.

3) La igualdad no pasa porque las mujeres profesionales nos comportemos como hombres profesionales, como he escuchado en más de una ocasión. La igualdad pasa porque entendamos que en la complementariedad de los perfiles (sexo, edad, nacionalidad, cultura, …) está el éxito.

Beatriz Navarro, Directora de Marketing y Comunicación de Fnac España
Día de la Mujer igualdad

Cuéntanos tu historia, ¿cómo fueron tus inicios y cómo ha sido tu trayectoria profesional?

He llevado una trayectoria profesional enfocada a gestionar marcas donde el cliente siempre ha sido el eje central de la estrategia. He trabajado en marcas como Repsol, Unicef, Springfield y Starbucks Coffee Company. Desde 2014 soy directora de MK y Comunicación de Fnac España, donde tengo la oportunidad de trabajar cada día en algo que me apasiona y donde puedo hacer un marketing diferente, retador y acorde a los cambios que vivimos.

¿Qué obstáculos/barreras de género te has encontrado a lo largo de este camino?

Mi trabajo ha sido muy valorado, me he sentido muy arropada y he tenido el apoyo de instituciones y colegas que han reconocido mi trabajo (una de las 15 personas más influyentes en marketing digital de habla hispana 2019, Mejor Profesional de Marketing 2016 en los Premios Nacionales de Marketing y una de las 10 mejores directivas dentro del ranking de Top 100 mujeres líderes de España, por tres años: 2013, 2014 y 2018, entre otros).

Es verdad que en mi caso no he sentido directamente la discriminación de género pero si he sentido que he tenido que demostrar más que mis colegas hombres en muchas ocasiones (y he tenido que justificar más mi toma de decisiones, autoridad y liderazgo). Además, durante muchos años he sido la única mujer en el comité de dirección de las compañías en las que trabajaba y prácticamente todos mis jefes a lo largo de mi carrera profesional ha sido hombres, por lo que es difícil tener referentes en los que mirarte para seguir avanzando… afortunadamente eso está ya cambiando.

¿Crees que hemos avanzado en los últimos años en materia de igualdad en el ámbito profesional? ¿Qué es lo que se ha conseguido?

Las mujeres somos el 50% de la población, y tomamos el 80% de las decisiones de compra. Tenemos una serie de habilidades como la empatía, el trabajo en equipo, la escucha activa, la aceptación de feedbacks… que son claves en las empresas de hoy.

Las compañías con al menos un 30% de ejecutivas tienen un 15% más de beneficios, según un estudio del Peterson Institute for International Economics. Este estudio encontró también que la proporción media total de las mujeres ejecutivas es de 7,1% en las empresas de éxito y de 3,1% en las empresas fracasadas, lo que demuestra el valor que puede aportar a un equipo de gestión el tener más mujeres.

Además, los informes del Banco Mundial de la Mujer indican que «las empresas lideradas por mujeres han sorteado mejor la crisis y han cerrado menos en proporción a las dirigidas por hombres».

Hemos avanzado también en las bajas por maternidad, donde el hombre tiene prácticamente el mismo periodo de baja que la madre, y veo en mis equipos cómo es algo que realmente las nuevas generaciones se están tomando muy en serio.
Creo que las empresas cada vez son más conscientes de las necesidades de incorporar mujeres no solo en sus comités de dirección sino en todas sus áreas y niveles, ya que las compañías se verán más fortalecidas.

¿Qué es lo que queda por conseguir y cuál es la vía para alcanzarlo? ¿Qué hace falta para llegar a la igualdad plena en el mundo laboral?

El papel de la mujer es clave en el nuevo liderazgo. Tener a más mujeres en puestos directivos permitiría a las empresas aprovechar mejor el talento disponible, lo cual redundará en un mayor crecimiento potencial de las compañías.

La educación todavía es una tarea pendiente, para educar a niños/niñas en los mismos roles. Eso es tarea de los colegios, de las familias y de la sociedad (rompiendo estereotipos). Y es necesario facilitar a todas las mujeres la visibilidad, para tener referentes en los que mirarnos, en los que inspirarnos para poder avanzar.

Por último creo que hay pendiente una conciliación familiar para que todos, tanto hombres como mujeres podamos dedicarnos a aquello que queramos sin tener que renunciar a nuestras obligaciones familiares (y que esa renuncia no sea siempre unilateral).

De lo que se trata es de sumar, el verdadero liderazgo es el que es compartido entre ambos sexos. Los dos modelos de liderazgo, cada uno con sus fortalezas y sus debilidades, hombres y mujeres, integrados y complementándose, representan el futuro liderazgo, el único capaz de liderar el talento que ya está en las compañías actuales y el que se irá incorporando a las compañías futuras.

Marta Rico, socia y cofundadora de Sra. Rushmore

Cuéntanos tu historia, ¿cómo fueron tus inicios y cómo ha sido tu trayectoria profesional?

En 1984 empecé a estudiar Publicidad en la Complutense. En el segundo año sentí que tenía que entrar en una agencia para aprender bien este oficio. Así que, a la vez que terminaba la carrera, conseguí, después de insistir hasta la extenuación, que José María Maeso, un grandísimo director de arte, me introdujera en el estudio gráfico de Contrapunto.

Qué escuela tan espectacular. Por mí pasaban algunas de las mejores ideas de la publicidad de aquellos maravillosos años. Aunque yo solo hacía el arte final o, con suerte, la dirección de arte de ese faldón o esa página.

En 1990 me fui a Tiempo BBDO como directora de arte y estuve 10 años haciendo equipo con Miguel García Vizcaíno.

En el 2000 fundamos Sra. Rushmore junto a nuestros socios, y aquí seguimos.

¿Qué obstáculos/barreras de género te has encontrado a lo largo de este camino?

Esta profesión, en los años 80/90 era como Mad Men pero sin el glamour neoyorquino. Una profesión muy masculina. Salvo raras excepciones, la dirección creativa estaba en manos de los hombres. Había que tener cuidado para sobrevivir en esa jungla.

Había que ir sorteando a algún macho alfa que creía que ser trainee y mujer significaba que aceptarías cualquier cosa con tal de seguir en la profesión. Pero cuando decías varias veces "No" me dejaban en paz.

Afortunadamente, estamos en 2020 y ya no existen los personajes de Mad Men.

¿Crees que hemos avanzado en los últimos años en materia de igualdad en el ámbito profesional? ¿Qué es lo que se ha conseguido?

Claro que hemos avanzado.

Yo puedo hablar de lo que hemos conseguido en Sra. Rushmore. Y son datos contundentes: la mitad de los socios locales somos mujeres, el CEO es una mujer, tenemos una directora general y una directora creativa ejecutiva, una directora de servicios al cliente, 6 de los 7 directores de cuentas son mujeres, así como el 60% de los creativos. Además, la agencia tiene nombre de mujer. La Sra. Rushmore es muy femenina, sin dejar de ser futbolera. Es para estar muy orgullosas.

¿Qué es lo que queda por conseguir y cuál es la vía para alcanzarlo? ¿Qué hace falta para llegar a la igualdad plena en el mundo laboral?

Hoy en día la mayoría de las personas que acaban la carrera son mujeres, aunque solo el 14% en cargos directivos (el 14%). Ahí queda mucho camino por recorrer. A las mujeres nos ha tocado biológicamente tener hijos. Y eso nos ha penalizado históricamente. Creo que medidas como la conciliación, horarios más flexibles y las bajas de paternidad iguales que las de maternidad ayudarán a que poco a poco se vayan cambiando estos paradigmas.

La visión más intuitiva, más pragmática, de las mujeres es necesaria en el mundo de la publicidad. Aportamos una creatividad más emocional y tenemos otra manera de gestionar las compañías y a las personas.

En Sra. Rushmore hemos conseguido acercarnos a la Conciliación. Se puede hacer con el convencimiento de los directivos, si crees de verdad que es bueno para tu agencia, para el sector, para la sociedad. Se hace. Contando con la complicidad del cliente, desde luego. Que en nuestro caso lo han entendido y apoyado desde el principio. Se trata de ser más eficaces, más productivos, perder menos tiempo en comer, entrar un poco antes y aprovechar bien las horas que trabajas. La gente está saliendo antes de trabajar y no ha bajado la productividad.
Vamos por el buen camino.

Gaby Castellanos, CEO & Founder de socialphilia

Cuéntanos tu historia, ¿cómo fueron tus inicios y cómo ha sido tu trayectoria profesional? ¿Qué obstáculos/barreras de género te has encontrado a lo largo de este camino?

Comencé trabajando en tv, showbusiness y agencias en Latinoamérica, de dónde me marché porque nunca me iban a dejar ser CEO ni VP de una agencia de Publicidad por ser mujer, eran finales de los 80, principios de los 90's. En esa temporada elijo venirme a España, en vez de a New York, dónde me quería trasladar mi jefe para que continuará mi carrera como Directora Creativa Ejecutiva.

Llegue a Madrid, y aunque mi portfolio era como dijo mi 1er jefe español, Florencio Barranco, con muchos premios pero muy tropical, obtuve mi 1er trabajo español como Directora Creativa Ejecutiva y CTO de una de las mejores agencias, que luego convertimos en una de las 1ras interactivas españolas.

Durante esa temporada no tuve barreras centradas en mi género, pero si más adelante, en una de las agencias dónde trabajé antes de independizarme. Trabajé en una dónde tenía 2 CEO's y uno de ellos no se sentía muy cómodo trabajando con mujeres que eran sus iguales. Un individuo bastante misógino y por cuya razón me marché, no toleraba sus arrebatos machistas.

Años después, lo viví en mesas de inversión o como Consejera Delegada, dónde yo era la única mujer, ya siendo CEO de mi agencia. Mesas rodeadas de hombres, dónde se suponía que además de asesorar, debía traer el café.
En mi caso, tenía todas las posibles razones para ser vista diferente: Mujer, carácter fuerte, empresaria, latina y lesbiana.
No fue fácil, pero cada éxito, cada premio, cada logro así como costaba el doble, se disfrutaba el triple.

¿Crees que hemos avanzado en los últimos años en materia de igualdad en el ámbito profesional? ¿Qué es lo que se ha conseguido?

Sin duda.
Siempre tenemos que demostrar el doble que los demás, pero lo hemos logrado.

Cuando empecé como CEO, si no recuerdo mal, durante un período fui la única del mercado, y luego fueron apareciendo algunas más. Pero, tampoco éramos tantas. Y menos que viniesen del área creativa, la mayoría venía del área de servicios.
Era más fácil encontrar líderes en Cliente, que liderando agencias.
En estos momentos, somos muchas más, y es de agradecer.
El trabajo que venimos haciendo desde los 80's en el mundo publicitario ha dado sus frutos.

¿Qué es lo que queda por conseguir y cuál es la vía para alcanzarlo? ¿Qué hace falta para llegar a la igualdad plena en el mundo laboral?

Aún las mujeres no ganamos igual, hemos tenido que independizarnos para poder ganar lo mismo que los demás o al menos pelearlo.
Nuestra edad es un problema, se nos considera "mayores" cuando estamos en el momento más potente de nuestras vidas. Contrario a los demás, que mientras más mayores, más experimentados. La sociedad ha creado esos terribles mitos.
Queda mucho por conseguir, pero nuestra visibilidad ha logrado cosas que antes eran impensables.
Hay que seguir trabajando, demostrar nuestro talento y marcar la diferencia.
Somos referencia en el mundo estratégico, creativo y de servicios.
Debemos seguir demostrando la excelencia.
Estoy segura que no pararemos hasta conseguirlo.
No nos cansamos.

Ana Castro, Media & Connections Director Western Europe The Coca-Cola Company

Día de la Mujer igualdad

Cuéntanos tu historia, ¿cómo fueron tus inicios y cómo ha sido tu trayectoria profesional?

Estudié Publicidad y RRPP en la Univ Complutense de Madrid y al terminar hice unas prácticas en Saatchi&Saatchi, una de las entonces “agencia de servicios plenos”. Allí tuve la oportunidad de poder pasar por los diferentes equipos de creatividad, cuentas y medios. Fue en éste último departamento en el que encontré mi vocación; Me enamoré del área de medios y después he desarrollado mi carrera en varias agencias (Optimedia, Grey, MediaCom, Zenithmedia) liderando los servicios integrados de medios para clientes de categorías muy diversas.

En 2007 llego a Coca-Cola España, teniendo el privilegio de evolucionar lo que era el área de planificación de medios a Connections planning; transformando el equipo interno y externo, poniendo al consumidor en el centro y creando planes de conexión integrados en todos los puntos de contacto. En 2015 se forma en Coca-Cola la unidad de negocio "Western Europe" y me encargo de la creación del área de Connections (Medios, Assets, Xperiential, Data) para toda la región, compuesta por 14 paises del Europa del oeste.

¿Qué obstáculos/barreras de género te has encontrado a lo largo de este camino?

Creo que en general, en la industria publicitaria tenemos una diversidad de género muy superior en todos los niveles de mando y posición a la media de España, lo que es un lujo.

En concreto en Coca-Cola, me enorgullece decir que la diversidad es una realidad, con un 49% de mujeres en comité de dirección.

En cualquier caso, incluso en un sector y compañía tan evolucionados, he vivido muchos sesgos inconscientes. Mi generación se ha educado todavía en una cultura patriarcal en la que no todas nuestras madres trabajaban y muy pocas son o han sido directivas.

He sentido culpa muchas veces cuando, en total corresponsabilidad con mi pareja, no he asistido a reuniones del colegio, consultas médicas de mis hijas, etc.

También he sentido el llamado síndrome de la impostora, cuestionándome mis capacidades para desarrollar proyectos o posiciones que luego he desempañado sin problema.

¿Crees que hemos avanzado en los últimos años en materia de igualdad en el ámbito profesional? ¿Qué es lo que se ha conseguido?

Sin duda. Hemos avanzado y mucho y así lo avalan los números. Según Eurostat, el porcentaje de mujeres directivas en España ha pasado del 3% en 2003 al 22% en 2017. Hemos multiplicado por 7 en 14 años, siendo de los países de más rápida evolución de Europa y estando ya muy cerca de la media.

En la parte cultural, también creo que se ha avanzado; cuando yo empecé a trabajar, eran muy normales interminables comidas de trabajo que provocaban volver a la oficina a horas en las que casi tenemos que estar pensando en irnos a casa. Hoy en día se van imponiendo los desayunos de trabajo y las comidas más rápidas.

El tele-trabajo también está creciendo de manera relevante. En mi caso, es mi día a día ya que viajo muy a menudo y trabajo muchas veces desde casa cuando estoy en Madrid. La normalización de horarios empuja a una igualdad de reparto de tareas en el ámbito del hogar que claramente favorece el crecimiento profesional de la mujer en igualdad.

Por último, destacaría otro cambio que me parece clave: las bajas paternales. Creo que tenemos que llegar al momento en el que a una empresa o a un manager le resulte igual que un miembro del equipo sea madre o padre.

¿Qué es lo que queda por conseguir y cuál es la vía para alcanzarlo? ¿Qué hace falta para llegar a la igualdad plena en el mundo laboral?

Todavía queda mucho camino que recorrer.
Del 22% que mencionaba antes hasta el 50%, hay un trecho.

Yo apostaría sin duda por acabar con la brecha salarial. Creo que sería una de las medidas más efectivas. Aunque algunos traten de negar la evidencia, la brecha en España es de casi 5.000 euros entre hombres y mujeres y, de no poner medidas, esta brecha tardará 87 años de cerrarse de manera orgánica.

Pienso que hasta que no acabemos con la brecha salarial de género, las carreras de las mujeres siempre serán segunda prioridad. Seguiremos siendo nosotras las que al tener hijos levantemos el pie del acelerador o les acompañemos a ellos en posibles carreras internacionales.

Esto redunda en los modelos familiares que ven nuestros hijos y que perpetúan una educación no igualitaria y llenas de sesgos inconscientes.

Sam Júdez, Managing Director DDB Barcelona

Cuéntanos tu historia, ¿cómo fueron tus inicios y cómo ha sido tu trayectoria profesional? ¿Qué obstáculos/barreras de género te has encontrado a lo largo de este camino?

Llegué a DDB después de trabajar en research, un ámbito en el que la presencia de mujeres era quizás más numerosa que en el mundo de la agencia. En la agencia, comencé como planner de Volkswagen, en un departamento con poca presencia femenina y en un sector, la automoción, donde los hombres eran abrumadora mayoría. Aunque en ese momento, la directora de marketing de Volkswagen era Caita Montserrat, una mujer y muy talentosa. Después, mi carrera fue avanzando en el mundo de la estrategia, como CSO y finalmente a la dirección general. Y la verdad, en todo el camino he ido encontrando pocas mujeres en posiciones ejecutivas, aunque las cosas empiezan a cambiar.

Seguramente, en este camino, lo más complejo, es la soledad de género en ciertos momentos, que te lleva a normalizar ser la única o ser minoría en algunos foros. Muchas veces, la barrera está justo aquí, ya que acabamos interiorizando esta excepcionalidad y ya no nos hacemos la pregunta sobre porqué no hay otras mujeres en esas posiciones.

¿Crees que hemos avanzado en los últimos años en materia de igualdad en el ámbito profesional? ¿Qué es lo que se ha conseguido?

Soy optimista y veo más y más mujeres que ya no se ponen límites. Porque esto también es un problema, a veces las limitaciones no vienen solamente de los demás, sino que empiezan por uno mismo por educación, cultura, referentes…. Y eso está cambiando y me alegra mucho que ocurra.

Además, creo que la conversación general sobre horarios y conciliación contribuye en materia de igualdad porque da visibilidad a un problema que ha tocado históricamente más a las mujeres, aunque estoy convencida que la conciliación no es solamente un tema de género o de hijos.

También, hablando de medidas concretas positivas, pienso que la extensión del permiso de paternidad es un paso más en la equiparación. Se trata de ir eliminando excusas para aquellos que han podido pensar que un posible embarazo juega un papel en una contratación.

¿Qué es lo que queda por conseguir y cuál es la vía para alcanzarlo? ¿Qué hace falta para llegar a la igualdad plena en el mundo laboral?

Creo que necesitamos un cambio de estado mental general, no solamente en lo laboral o lo publicitario. Hace poco leía una entrevista a Caroline Criado, la periodista autora de "la mujer invisible", un libro en el que detalla y documenta cuantos procesos están diseñados en el mundo desde el punto de vista masculino, desde el urbanismo, a los protocolos de actuación en un ataque al corazón, pasando por el tamaño de los smartphones. Creo que el gran riesgo está ahí, muchas veces nos aferramos a la punta del iceberg y el cambio está en la base, en las referencias, en el "mindset". Prestar atención a estos detalles es tan o más importante que las grandes causas. A veces, en las cosas aparentemente pequeñas es donde se esconde el secreto de la gran revolución.

Natalia Echeverria, Directora de Marketing de McDonald's España

Cuéntanos tu historia, ¿cómo fueron tus inicios y cómo ha sido tu trayectoria profesional? ¿Qué obstáculos/barreras de género te has encontrado a lo largo de este camino?

Creo que en mi vida profesional he tenido mucha suerte. Durante estos años, he tenido la oportunidad de trabajar en grandes empresas con grandes profesionales que han valorado más el talento que la edad y el género.

Comencé trabajando en marketing promocional en Estados Unidos, tras terminar mi carrera en Northeastern University, en un entorno joven y dinámico donde los resultados en ventas y los soft skills eran las variables que definían la valía de cada uno.

Tras esta experiencia, y después de realizar un Master en Dirección Comercial y Marketing, comencé a trabajar en L’Oréal, una compañía que me ha brindado muchas oportunidades y con la que crecí rápidamente durante 11 años. Responsabilidades en diferentes áreas del negocio como dirección de marketing, desarrollo de producto a nivel mundial, dirección regional del área de América Latina, gestión comercial, que me ha aportado un perfil transversal, estratégico y con visión de negocio.

Y finalmente McDonald's llamó a mi puerta con un proyecto retador e inspirador, con la oportunidad de dirigir el departamento de marketing y, dos años más tarde, entrar en el Comité de Dirección como Chief Marketing & Digital officer. Una compañía de la que estoy orgullosa por promover la igualdad entre sus trabajadores en todas las áreas del negocio.

A lo largo de mi carrera profesional he aprendido directa o indirectamente varias cosas:

- La cultura empresarial es clave en la igualdad. Todavía existen algunas compañías con modelos de gestión anticuados y obsoletos.
- He encontrado algunas manzanas podridas por el camino, pero no se puede juzgar la cultura de una compañía por unos pocos perfiles.
- Hoy en día, cada vez hay más mujeres con una gran trayectoria y un futuro profesional prometedor. Sin embargo, no todo el talento llega a acceder a puestos de dirección. La incapacidad de compaginar vida profesional y familiar, la falta de flexibilidad y los prejuicios, hacen que se vean limitadas. Hay que promover el balance profesional y personal y asegurar la flexibilidad de los trabajadores para que puedan llegar a sus objetivos personales y profesionales.

¿Crees que hemos avanzado en los últimos años en materia de igualdad en el ámbito profesional? ¿Qué es lo que se ha conseguido?

Hoy las mujeres tienen más visibilidad en el ámbito empresarial que hace unos años, y creo que esto es fundamental para avanzar en materia de igualdad. Considero que para lograrlo necesitamos que haya mujeres implicadas en la toma de decisiones de pequeñas y grandes empresas, y que ellas, a su vez, sirvan de referente para las generaciones que vienen detrás. Hoy en día, las jóvenes y niñas tienen más referentes de mujeres que ocupan puestos directivos que los que pudieron tener nuestras madres o nuestras abuelas. Y aunque aún queda mucho por hacer, creo que estamos en el camino para lograrlo. En este sentido, me siento afortunada de pertenecer al Comité de Dirección de McDonald’s en España, una empresa firmemente comprometida con la igualdad de oportunidades, que además tiene un plan de igualdad sólido, que aplica a toda su actividad, tanto en oficinas como en sus restaurantes.

¿Qué es lo que queda por conseguir y cuál es la vía para alcanzarlo? ¿Qué hace falta para llegar a la igualdad plena en el mundo laboral?

El día que ya no hablemos de igualdad como un problema en la sociedad, será el día que lo hayamos conseguido. Sin embargo, todavía queda un largo camino por recorrer.

Personalmente considero que, más allá de las cuotas, para alcanzar la igualdad plena en el mundo laboral lo que realmente necesitaríamos sería dar un paso atrás, y hablar de igualdad en todos los aspectos de nuestra vida, igualdad en el hogar, en las tareas, en las responsabilidades y, en consecuencia, igualdad en el tiempo disponible para formación y para una carrera profesional. Creo que el hecho de disponer del mismo tiempo nos ayudaría a lograr una verdadera igualdad de oportunidades. En este sentido, McDonald’s está haciendo importantes avances. Y es que uno de los compromisos de la compañía para que sus restaurantes y oficinas sean un buen lugar para trabajar consiste en ofrecer a todas las personas que trabajan en la compañía, independientemente del puesto que ocupen, la flexibilidad horaria que necesitan para conciliar vida personal y profesional, y la oportunidad de formarse y crecer profesionalmente. Creo que esta flexibilidad y libertad para formarse es una pieza clave en el camino para alcanzar la igualdad de oportunidades.

Cristina Barranco, Managing Director de OMD Spain

Cuéntanos tu historia, ¿cómo fueron tus inicios y cómo ha sido tu trayectoria profesional? ¿Qué obstáculos/barreras de género te has encontrado a lo largo de este camino?

Tras finalizar mis estudios en Londres, me uní al equipo de marketing en Monster, una compañía pure player digital. A aquella experiencia le debo mucho, porque a partir de ahí desarrollé mi carrera profesional muy enfocada a la industria digital y la tecnología, un sector que me apasiona.

OMD UK fue mi primera agencia y después me uní al equipo en España, donde pasé casi 12 años en distintos puestos de responsabilidad en el entorno digital; durante los cuales nació mi primera hija. Después pasé a asumir la dirección general de Performics y, dos años más tarde, estando embarazada de mi segundo hijo, me llamaron de Initiative para proponerme como Directora General; precisamente por esta experiencia, puedo decir abiertamente que yo personalmente no me he encontrado barreras de género. Quizás la principal barrera haya podido ser mi propia mente en momentos de toma de decisiones. La vida está hecha de elecciones, en lo profesional y lo personal, y la realidad es que todos tenemos que elegir, hombres y mujeres. La plena conciliación es muy difícil de conseguir, puesto que cuando uno apuesta por el éxito profesional, la familia sale algo penalizada, y viceversa. Sin embargo, creo que, aceptando esta situación, disfrutando con lo que uno hace, y sacando el máximo partido al tiempo personal, todo se puede.

¿Crees que hemos avanzado en los últimos años en materia de igualdad en el ámbito profesional? ¿Qué es lo que se ha conseguido?

Sin duda hemos avanzado. Desde mi propia experiencia puedo decir que, en el sector del marketing, siento que las mujeres tenemos las mismas oportunidades de proyección profesional que los hombres; y los hombres tienen muchas más facilidades para conciliar y equilibrar sus responsabilidades en el entorno familiar y personal. En OMD las mujeres representamos el 60%, del cual, el 80% ocupamos puestos directivos, así como el 50% del comité ejecutivo de Omnicom Media Group lo conformamos mujeres.

Creo que hoy en día nuestro sector busca y potencia el mejor talento y la profesionalidad independientemente del género. Yo creo que con esta mentalidad conseguimos generar más igualdad de oportunidades para todos, ser más inclusivos y trabajar para normalizar lo que ya son hechos. Hemos implantado una cultura del rendimiento, no del presentismo, que hace que trabajemos en entornos mucho más flexibles, en los que el smart working es un hecho y que ayuda enormemente a la conciliación independientemente del género.

¿Qué es lo que queda por conseguir y cuál es la vía para alcanzarlo? ¿Qué hace falta para llegar a la igualdad plena en el mundo laboral?

A nivel social, por supuesto que queda mucho por hacer, y aquí jugamos un papel muy importante las grandes corporaciones, implantando programas de responsabilidad social corporativa que garanticen la igualdad de oportunidades, potencien el talento y abracen la diversidad independientemente del género.

Blanca Rodríguez, directora de comunicación de consumo de Deliveroo España, Italia y Bélgica

Día de la Mujer igualdad

Cuéntanos tu historia, ¿cómo fueron tus inicios y cómo ha sido tu trayectoria profesional?

Ya hace unos cuantos años de mis inicios pero he de reconocer que gracias a mis primeras experiencias laborales, supe distinguir que quería y de lo que no. Comencé mi carrera en televisión como ayudante de producción, participé en la producción de programas y terminé en publicidad. Allí fue donde descubrí que, pese al valor que esta etapa me había aportado para mi crecimiento, lo que realmente me gustaba era el otro lado, el desarrollo creativo, la compra de medios y toda la estrategia que había detrás.

Empecé a reorientar mi carrera hacia ello y tras varias experiencias en diferentes ámbitos y mucha formación, dí con la horma de mi zapato: las start-ups. En este tipo de empresas descubrí lo que es trabajar con pasión y disfrutar cada segundo de tu día en el trabajo. Tras mi paso por Zipcar y conocer a la que fue mi mentora, me embarque en el proyecto profesional de mi vida: Deliveroo, una empresa en la que he podido poner en práctica todo lo aprendido con una visión mucho más integral y valiosa. Han pasado ya 5 años desde ese primer día de trabajo, en el que me comunicaron que tenía que preparar una campaña de lanzamiento para el país en tan solo 3 semanas y cada día sigue siendo un nuevo reto.
Y eso es lo que me motiva y apasiona.

¿Qué obstáculos/barreras de género te has encontrado a lo largo de este camino?

El entorno de emprendimiento y startups es por lo general más joven y eso implica que muchas de las barreras estén mucho más difuminadas. De hecho, se valora a las personas por sus capacidades, no por su género. Por el contrario, en los inicios de mi carrera en televisión me encontré con situaciones tensas y desagradables con comentarios como “para lo único que sirves es para limpiar escaleras” o “sácame el perro a pasear”. Lamentablemente, las discriminación por género, entre otras, sigue existiendo en todos los planos de la vida, pero gracias a que se están visibilizando los problemas y hay comunidades de mujeres muy unidas estamos comenzando a dar pasos.

¿Crees que hemos avanzado en los últimos años en materia de igualdad en el ámbito profesional?

Por supuesto , muchas empresas han desarrollado políticas de igualdad, han creado comités, etc, y gracias a ellos, vemos cada vez más y más, una paridad de género dentro de las empresas.

Pero también es cierto que muchas de estas iniciativas siguen estando desarrolladas como una cuestión de imagen y no para solucionar una problemática real. Por ello, todavía nos queda mucho por hacer, sobre todo en sectores más tradicionales donde todavía se terminan cerrando acuerdos con “final feliz”.

¿Qué es lo que se ha conseguido?

Yo creo que lo que está consiguiendo es desmitificar esas etiquetas tan negativas que por defecto se asocian a las mujeres y se está allanando el camino para que las profesionales competentes puedan llegar a puestos del nivel que les corresponde siendo medidas en igualdad de condiciones que cualquier otro candidato. Tenemos claros ejemplos como pueden ser: Ana Botín (Santander), Beatriz González (Seaya), Maria Benjumea (Spain startup)… y así una larga lista. El sector tecnológico es, de hecho, relevante por la presencia de mujeres directivas en España.

¿Qué es lo que queda por conseguir y cuál es la vía para alcanzarlo?

Nos queda mucho por conseguir. Nos queda que cuando lleguemos a una entrevista de trabajo, la persona que tenemos al otro lado no se cuestione si hay riesgo de que nos quedemos embarazadas o de si vamos a ser difíciles de gestionar por tener “mucho carácter”.

En cuanto a la vía para alcanzar la igualdad, no creo que exista una solución concreta, pero creo que un buen punto de partida debe estar ligado a la educación que le damos a las futuras generaciones y el contenido que les llega. Creando figuras de ficción que representen a una mujer empoderada con las mismas capacidades que cualquier hombre. Todas las nuevas normas, ayudan pero tenemos que dar un paso más y comenzar desde el principio de la cadena, los más pequeños.

¿Qué hace falta para llegar a la igualdad plena en el mundo laboral?

Creo que tenemos que seguir concienciando a la población. Informar, hablar, debatir y promover el cambio a todos los niveles. No va a haber ningún cambio en la oficina, si en casa no hay una igualdad.

Por supuesto, métodos que ayudarían a este cambio serían: políticas de penalización para evitar la brecha salarial, igualdad en las bajas por maternidad/paternidad, etc.

Hagamos de la igualdad laboral una gran campaña de marketing donde nuestro principal KPI no sean ventas, sino la concienciación.

Gemma Juncá, Directora de Marketing & Marca Iberia

Cuéntanos tu historia, ¿cómo fueron tus inicios y cómo ha sido tu trayectoria profesional? ¿Qué obstáculos/barreras de género te has encontrado a lo largo de este camino?

Mi trayectoria profesional arranca en el ámbito de la agencia de publicidad, para posteriormente pasar al anunciante, en diversos sectores, Retail, Música, Telecomunicaciones, y desde hace 5 años en el fascinante mundo de la aviación, en Iberia.

Honestamente creo que mi trayectoria no ha estado marcada por ninguna barrera de género.

Tras nacer mi primera hija decidí priorizar durante sus tres primeros años su cuidado y educación, sobre la dedicación que exige nuestro trabajo. Negocié con mi compañía un rol part-time, más orientado a la estrategia que a la operativa del marketing y la comunicación y así fue durante tres años, sin dejar de trabajar, pero si estar en la primera línea de toma de decisiones. Tuve que hacer renuncias, equipo, salario, etc… pero fue una decisión propia y de la que nunca me he arrepentido.

Tras ese "slow down" en mi carrera, en el momento que decidí volver al 100%, conté con el apoyo de mi compañía (Telefónica) y del hombre que en ese momento era mi Director (Félix Muñoz) para retomar mi carrera y recuperar mi posición.

Ahora en mi Iberia, nunca he sentido que mi género fuera una barrera a la hora de crecer y asumir mayor responsabilidad, y creo que he tenido la oportunidad de trabajar con mujeres y hombres maravillosos de los que he aprendido diferentes visiones del liderazgo, sin ninguna diferencia por género, sino de perfiles y de personas.

Y por supuesto, uno de los principales apoyos en mi trayectoria ha sido mi marido, que conforme mi carrera me ha ido exigiendo mayor dedicación, él asumido en mayor medida la responsabilidad de la educación de mis hijas y de la logistica de nuestra casa.

¿Crees que hemos avanzado en los últimos años en materia de igualdad en el ámbito profesional? ¿Qué es lo que se ha conseguido?

Creo que hemos avanzado mucho, muchísimo. Las compañías han puesto en marcha programas de desarrollo de talento femenino, han entendido que la diversidad de género (como muchas otras) es beneficiosa para la toma de decisiones. Nuestras hijas han visto modelos de familia en los que ya no existen los roles tradicionales por género, sino por disponibilidad o flexibilidad. Las bajas por maternidad pueden ser compartidas en función de lo que mejor convenga a cada hogar… Ser mujer y directiva es hoy algo absolutamente natural.

¿Qué es lo que queda por conseguir y cuál es la vía para alcanzarlo? ¿Qué hace falta para llegar a la igualdad plena en el mundo laboral?

Creo que lo que queda por conseguir es un proceso natural que requiere tiempo. En mi opinión las carreras profesionales se construyen a largo plazo, y la igualdad significa compartir las mismas oportunidades y también las mismas renuncias entre hombres y mujeres. Desde la individualidad de cada mujer, es sano reflexionar sobre hasta que punto está cada una dispuesta a asumir los “sacrificios” que supone crecer en responsabilidad en el entorno laboral. Como les ocurre a los hombres….

Cierto es que aun faltan mujeres en los consejos y los Comites de Dirección de muchas compañías, pero creo que estamos en vías de que las compañías asuman con naturalidad que eso ocurra, y algunas medidas que buscan aceleran esa evolución me parecen acertadas.

Cristina Montero, directora general de M&C Saatchi

Cuéntanos tu historia, ¿cómo fueron tus inicios y cómo ha sido tu trayectoria profesional? ¿Qué obstáculos/barreras de género te has encontrado a lo largo de este camino?

Hace más de quince años tuve la oportunidad de empezar unas prácticas en el departamento de Cuentas de McCann y a día de hoy, sigo totalmente enamorada de este negocio. A lo largo de mi trayectoria, he pasado por varias agencias, como Bungalow25, donde trabajé más de 9 años, Grey y ahora en M&C Saatchi, donde gracias a la confianza de mis compañeros, estoy ejerciendo de Directora General desde el mes de junio. Aunque cada agencia ha sido única y me ha aportado algo diferente tanto a nivel profesional como personal, puedo decir que, en todas ellas, he disfrutado al máximo de cada proyecto y de cada campaña. La clave en todas ha sido la misma, trabajar rodeada de un equipo de personas con ilusión y con ganas de sacar siempre lo mejor de sí mismos, para alcanzar los mejores resultados para nuestros clientes.

Recuerdo que uno de mis primeros mentores, me dijo que esta profesión, era una carrera de fondo y, ahora que han pasado los años, puedo decir que no le faltaba razón. La publicidad te engancha y mucho. Hay veces que es difícil desconectar cuando llegas a casa y encontrar un equilibrio con tu vida personal. Por este motivo, creo que el primer obstáculo al que se enfrenta una mujer en esta profesión, es cuando decide ser madre y de repente, se siente penalizada por no poder estar dedicada en cuerpo y alma a su trabajo.

Este negocio es cambiante y la agencia muta constantemente, por eso, las mujeres somos las más vulnerables. En una baja de maternidad la agencia ha podido cambiar completamente y con ella, las estructuras, cada vez más reducidas y con más colaboradores externos. Esto hace que la posibilidad de reducirse la jornada o tener la posibilidad de contar con un horario más flexible se complique y, por tanto, que la vuelta sea estresante y muy complicada para las madres trabajadoras, donde todavía se encuentran cuidando de un bebé totalmente dependiente de ellas, mientras tienen que pelear con uñas y dientes por demostrar más que nunca que son merecedoras de su cargo y capaces de asumir las mismas responsabilidades que antes, sin ni siquiera despeinarse. Hasta ahora, esta situación solo afectaba a las mujeres, seguramente porque las bajas de paternidad han sido prácticamente inexistentes, hecho que también ha conllevado a las agencias a contratar más hombres y seguramente a pagarles mejor, al tener la seguridad de que no iban a desaparecer durante cuatro meses al año, por el hecho de tener un hijo.

Aun así y pasando unos años un poco complicados, puedo asegurar que puedes ser mujer, madre y trabajadora al mismo tiempo, sin morir en el intento. Ahora, desde mi posición, tengo la oportunidad de trabajar para atraer talento femenino, pero sobre todo de retenerlo, independientemente de sus circunstancias personales. La buena noticia es que ya hay muchos hombres que se han sumado a esta lucha por alcanzar una igualdad real, valorando la profesionalidad de sus empleados independientemente de su género, situación familiar o social.

¿Crees que hemos avanzado en los últimos años en materia de igualdad en el ámbito profesional? ¿Qué es lo que se ha conseguido?

En mi opinión, que la baja de maternidad y paternidad estén cada vez más igualadas, es un gran avance que puede convertirse en el principio de muchos cambios. El hecho de que los hombres también tengan este derecho, hace que las empresas no puedan discriminar por género en una entrevista de trabajo. Pero también, hace que las mujeres que quieren desarrollarse y crecer profesionalmente, tengan la oportunidad de hacerlo gracias al apoyo de sus parejas.

¿Qué es lo que queda por conseguir y cuál es la vía para alcanzarlo? ¿Qué hace falta para llegar a la igualdad plena en el mundo laboral?

Lamentablemente, creo que queda mucho por hacer. Nuestra sociedad sigue siendo machista y a día de hoy, todas nos enfrentamos a discriminaciones de todo tipo, ya sea porque se nos valore por lo guapas o lo altas que somos, o porque vayamos a una reunión y el cliente piense que la mujer, por defecto, es la que menos rango tiene de la sala. Todavía tenemos que enfrentarnos a las críticas si nos va bien, y a las críticas si nos va mal. Seguimos teniendo que luchar mucho más que un hombre para ganar el mismo sueldo, para tener su mismo puesto o para recibir una misma valoración. A día de hoy, muchas mujeres brillantes siguen escondidas, ya sea por decisión de unos o por el silencio de otros.

Aunque es cierto que avanzamos, no podemos dejar de luchar por una igualdad real. Uno de los valores más importantes de M&CSaatchi es la “diversidad de pensamiento” (Diversity of thought). Cuanto antes entendamos que, entre todos, hombres y mujeres, podemos aportar la mejor solución estratégica o desarrollar una mejor creatividad, antes conseguiremos que nuestra profesión sea más igualitaria, vivamos en una sociedad más justa y consigamos unos resultados más brillantes.

Marina Specht, Director Europe & CEO Spain de MRM//McCann

Día de la Mujer igualdad

Cuéntanos tu historia, ¿cómo fueron tus inicios y cómo ha sido tu trayectoria profesional? ¿Qué obstáculos/barreras de género te has encontrado a lo largo de este camino?

Mis inicios fueron en el periodismo (El País, Financial Times, Advertising Age), una profesión que amo y que me inspiró para crear mi propia agencia de branded content, Reporter, a los 28 años. Agencia que convertimos en líder en su especialidad en España y que luego vendí al Grupo McCann en el 2000. Así empezó la segunda parte de mi trayectoria profesional, en el marco de un gran grupo internacional donde he tenido diferentes roles, tanto en España como en Europa y a nivel global. No me han faltado obstáculos ni retos a lo largo de mi carrera profesional, pero los de género desde muy pronto decidí ignorarlos, aunque claramente como CEO de agencia era un rara avis. Procuré ganarme el respeto de mis equipos, mis jefes y mis clientes a golpe de esfuerzo, valentía y visión profesional, independientemente del género. Claro que recuerdo anécdotas, como cuando una marca líder del motor me dijo que habíamos ganado el concurso para llevar su revista corporativa siempre y cuando incorporara a un hombre para dirigir la cuenta (en Reporter éramos mayoría de mujeres) o como cuando iba a la agencia con mi niña de 2 semanas porque no podía cogerme una baja y los creativos me miraban, sorprendidos. Pero son eso, anécdotas.

¿Crees que hemos avanzado en los últimos años en materia de igualdad en el ámbito profesional? ¿Qué es lo que se ha conseguido?

Desde luego que sí. Si tomamos como ejemplo las agencias modernas, como MRM, En España tenemos un equipo directivo con 2 hombres y 2 mujeres y hay paridad de género tanto en creatividad como en data y business intelligence, además de paridad salarial, obviamente. Nuestra CEO a nivel mundial es una mujer. Honestamente pienso que cualquier mujer formada del siglo XXI, y especialmente si vive en un país desarrollado, hoy puede llegar dónde quiera, en casi todas las profesiones. Otra cosa es que no todas las mujeres quieran hacer el esfuerzo que esto supone en cuanto a priorización de la carrera profesional frente a otros temas.
Luego hay algunos ámbitos profesionales, como los Consejos de Administración, donde aún el porcentaje de mujeres está muy por debajo del de los hombres.

¿Qué es lo que queda por conseguir y cuál es la vía para alcanzarlo? ¿Qué hace falta para llegar a la igualdad plena en el mundo laboral?

Hace falta una mejor distribución del trabajo y una organización en las compañías que permita a las mujeres con talento asumir cargos de mayor responsabilidad sin por ello penalizar el cuidado de sus hijos. Hace falta una mayor flexibilidad y el poner las nuevas tecnologías al servicio de la gente para poder implantar modelos de trabajo flexible. Hace falta garantizar el acceso a la formación y al reciclaje profesional permanente a todos, hombres y mujeres, porque la transformación tan rápida de nuestra sociedad hará que muchas de las profesiones actuales desaparezcan y que otras nuevas ocupen su lugar. También hace falta una educación más igualitaria por parte de los padres, en las casas. Es allí donde se aprenden los valores y la distribución de las tareas en el hogar.

Esther García, directora general de L'Oréal Paris & Essie 

Día de la Mujer igualdad

Cuéntanos tu historia, ¿cómo fueron tus inicios y cómo ha sido tu trayectoria profesional? ¿Qué obstáculos/barreras de género te has encontrado a lo largo de este camino?

Aunque soy periodista de formación, enseguida me di cuenta de que mi pasión era la comunicación y la gestión de las marcas, por lo que continué formándome en ese sentido. He tenido la inmensa suerte de trabajar en grandes empresas como Heineken, Kimberly Clark, Unilever y ahora en el Grupo L’Oréal. En estas compañías en las que he crecido profesionalmente, he desempeñado puestos en entornos comerciales y de marketing, dentro y fuera de España, que me han llevado a mi actual posición como líder de L’Oréal Paris, la primera marca de belleza en España. En este camino no he sentido que ser mujer haya sido un obstáculo sino todo lo contrario, he intentado poner siempre en valor mi estilo de liderazgo como mujer española con habilidades como: la pasión, la empatía, la espontaneidad y la cercanía a los equipos. Siempre he creído que mi esfuerzo y mi talento son mis armas para triunfar y estas no entienden de género, así que me he esforzado siempre para romper ese techo de cristal. Fui la primera mujer, y española, en liderar en EEUU una marca de cerveza cuyo posicionamiento era "la cerveza de los hombres", patrocinando y negociando con los campeones del mundo del boxeo, ¡eso sí que fue romper techos de cristal y demostrar que las mujeres podemos con todo! En definitiva, no diría que ser mujer haya sido una barrera aunque sí es cierto que, como madre de tres hijos, he tenido que aprender a organizarme muy bien, delegar y exigir corresponsabilidad. Y en entornos como el de L'Oréal, donde se prima la meritocracia, se impulsan carreras como la mía.

¿Crees que hemos avanzado en los últimos años en materia de igualdad en el ámbito profesional? ¿Qué es lo que se ha conseguido?

Sin duda hemos avanzado muchísimo. Como sociedad estamos cada vez más concienciados sobre el valor que aporta la diversidad y sobre la necesidad de luchar por una mayor igualdad de género en el ámbito laboral. L'Oréal es un claro referente en este sentido, ya que trabajamos activamente para poner en acción la diversidad y la inclusión en todos los equipos y a todos los niveles. Tener líderes mujeres en L'Oréal es algo completamente normal –tenemos paridad en el comité de dirección, estamos reconocidos por Equileap como la segunda empresa más igualitaria de Europa-, y espero que sigamos avanzando para que sea así en todos los sitios. Cabe destacar que los avances en políticas de conciliación ayudan también a que las mujeres tengamos las mismas oportunidades que los hombres, sin necesidad de tener que elegir entre familia y carrera profesional. Además, personalmente, valoro muchísimo tener un equipo diverso en cuanto a género, cultura u origen social porque, sin duda, es algo que enriquece a las personas tanto personal como profesionalmente.

El compromiso de L’Oréal con las mujeres viene desde sus inicios y se materializa con el Porque tú lo vales de los años 60 de la marca L’Oréal Paris, un claro reconocimiento y llamada al empoderamiento de la mujer y a todo su potencial en la búsqueda de su lugar en la sociedad. Esto avalado por la posición que las mujeres ocupamos en la compañía y, además, a cómo proyectamos ese equilibrio como en el caso de la mujer y la ciencia desde hace más de 20 años.

¿Qué es lo que queda por conseguir y cuál es la vía para alcanzarlo? ¿Qué hace falta para llegar a la igualdad plena en el mundo laboral?

Desgraciadamente, aunque hemos avanzado falta mucho por hacer aún. Falta que de verdad las mujeres tengan en el ámbito laboral la representación que tienen en la sociedad. Espero que no tardemos muchos años en cerrar las brechas de género en el ámbito laboral, que tener mujeres CEOs no sea la excepción, sino algo normal, y que el estilo de liderazgo femenino impregne las culturas empresariales fundiéndose con el masculino, porque la mezcla nos hace mejores a todos. Para ello, creo que es necesario que todas las empresas desarrollen programas de concienciación y prácticas que ayuden a que esta brecha se cierre y que, poco a poco, vayamos educando en la diversidad y la igualdad.

Desde la marca que lidero, L'Oréal Paris, hemos puesto en marcha el proyecto 'Stand Up', de la mano de la Fundación Mujeres, para luchar contra el acoso callejero mediante la formación. Es cierto que este tipo de situaciones ocurren mayoritariamente en sitios públicos, pero también se pueden dar en el entorno laboral o en el educativo. Se trata de un programa pionero con el que vamos a formar en España a 50.000 personas antes de finales de 2021 de manera online o presencial. Gracias a una encuesta que hemos realizado a nivel internacional, hemos descubierto que el 82% de las mujeres afirma haber sufrido acoso callejero en España, así que aún queda mucho por hacer en este sentido. Creemos que es vital impartir formación sobre cómo intervenir en caso de presenciar situaciones de acoso, ya que gracias a la acción de los testigos se pueden desactivar muchas situaciones de este tipo. Recomiendo a quien quiera hacer la formación que lo haga a través de www.standup-international.com.

Eva Santos, Global Chief Creative Officer en Proximity

Día de la Mujer igualdad

Cuéntanos tu historia, ¿cómo fueron tus inicios y cómo ha sido tu trayectoria profesional? ¿Qué obstáculos/barreras de género te has encontrado a lo largo de este camino?

Empecé en una agencia digital de prácticas, desde ahí, entre en Proximity cuando era CP. Y desde ahí fui pasando pantallas. Respecto a las barreras de género son tantas y tan cotidianas que no te las podría listar. En resumen a todo lo que haces le tienes que poner un extra de esfuerzo y a pesar de eso a veces el perjuicio es tan alto que ni así lo saltas.

¿Crees que hemos avanzado en los últimos años en materia de igualdad en el ámbito profesional? ¿Qué es lo que se ha conseguido?

La mayor conquista es que la conversación se ha vuelto mainstream y ya nadie la considera un movimiento minoritario.

¿Qué es lo que queda por conseguir y cuál es la vía para alcanzarlo? ¿Qué hace falta para llegar a la igualdad plena en el mundo laboral?

Ahora se necesita que esa conversación se concrete en hechos, los números de mujeres en puestos directivos crece sí, pero muy lento y si analizas el gap salarial seguimos igual de atrás. Detrás de la conversación y del ruido se está escondiendo la no acción real por parte de quien todavía ostenta el poder. No nos podemos dejar engañar, que hablemos del tema abiertamente no quiere decir que esté resuelto. Está muy lejos de estarlo.

Maite González, directora de Marketing en eBay España

Día de la Mujer igualdad

Cuéntanos tu historia, ¿cómo fueron tus inicios y cómo ha sido tu trayectoria profesional? ¿Qué obstáculos/barreras de género te has encontrado a lo largo de este camino?

Lo cierto es que el primer contacto serio que tuve con el entorno laboral (además de varias prácticas y otros trabajos no relacionados con mi formación) fue en el Grupo Zeta donde empecé a trabajar a los 23 años. Recuerdo con mucho cariño mi etapa allí, porque fue donde construí unos cimientos muy sólidos en el ámbito del marketing estratégico y la publicidad, además de rodearme de un grupo de profesionales que se preocuparon mucho de formarme en distintos ámbitos y cuidarme desde el punto de vista personal. De ahí me vi preparada para dar un paso más allá y asumir por primera vez un rol de responsabilidad dentro de una multinacional líder en el campo digital como lo es Yahoo! Aquí tuve la oportunidad de desarrollar distintos roles siempre en el ámbito del marketing y la investigación, no sólo para el mercado español sino para muchos otros tanto en el Sur de Europa, como en Latinoamérica u Oriente Medio.

Tras esa experiencia entré a formar parte del equipo de eBay España, donde aterricé en 2015 con la misión de establecer y desarrollar la estrategia de marketing del Marketplace. Un cambio significativo en mi carrera, no tanto por el tipo de empresa sino por un cambio en el modelo de negocio, un Marketplace con claro foco en el consumidor en una industria tremendamente dinámica como es el eCommerce. Aquí tengo la suerte de aprender cosas nuevas y seguir disfrutando como el primer día.

Cada una de las etapas por las que he pasado me han aportado cosas distintas y me han hecho crecer profesionalmente, evolucionando tanto en la parte de las hard skills como las soft o las habilidades más personales de dirección o gestión de equipos.

En cuanto a si he vivido alguna barrera de género durante estos años, afortunadamente, he tenido la suerte de trabajar en empresas que trabajan por la igualdad y la diversidad. Y he tenido grandes managers que han sido una referencia para mí a nivel profesional, tanto hombres como mujeres. Aunque la verdad es que me enorgullece decir que la mejor jefa que he tenido a lo largo de mi carrera ha sido una mujer, y aún ahora es una referencia para mí.

¿Crees que hemos avanzado en los últimos años en materia de igualdad en el ámbito profesional? ¿Qué es lo que se ha conseguido?

Sí. Creo que hemos avanzado bastante en materia de igualdad y que cada día seguimos haciéndolo un poco más, seguimos avanzando en la dirección correcta para alcanzar una igualdad plena. Cuando yo comencé mi carrera profesional, hace veinte años, era mucho más extraño encontrar a mujeres directivas. Ahora, en cambio, aunque aún nos queda trecho por andar, hemos conseguido avanzar bastante y creo que es importante destacar los logros conquistados, para motivar a las generaciones venideras y demostrarles a las niñas de hoy que, sin duda alguna, pueden y deben ser los referentes de mañana.

De hecho, en cuanto a logros alcanzados, creo que uno de los más importantes ha sido la normalización, cada vez más, de la existencia de un marco legal que en muchos aspectos facilita la conciliación entre las vidas profesional y familiar, tanto de hombres como de mujeres. Me refiero, por ejemplo, a medidas como la entrada en vigor de la ampliación del permiso de paternidad, entre otros. Además, creo que el sector tecnológico, tanto en España como en el resto del mundo, está contribuyendo a la visibilidad del liderazgo femenino.

Las tecnológicas han sabido reconocer el potencial de una empresa diversa y flexible que pone las innovaciones tecnológicas al servicio de la conciliación. Se trata, en su mayoría, de empresas jóvenes, que han nacido ya en un entorno más ecléctico, y multinacionales, que reconocen el valor de la diversidad por su propio despliegue geográfico. En sectores más tradicionales y con mayores inercias la transformación necesita más tiempo, tiene que madurar culturalmente.

¿Qué es lo que queda por conseguir y cuál es la vía para alcanzarlo? ¿Qué hace falta para llegar a la igualdad plena en el mundo laboral?

Bajo mi punto de vista, como comentaba anteriormente, la vía para alcanzar la igualdad plena pasa por asumir un cambio cultural que las generaciones actuales debemos asimilar para inculcárselas con naturalidad a las generaciones futuras. Todos debemos entender que cambiar algunas conductas y actitudes es crucial para conquistar la Igualdad real e integrarla totalmente en nuestras vidas como la única opción posible de relación a nivel laboral. En eBay, por ejemplo, apostamos por el talento femenino y fomentamos la igualdad y diversidad a través de iniciativas como The Women at eBay Community of Inclusion (COI), anteriormente conocida como eWIT y WIN, que fue uno de los primeros grupos dirigidos por empleados en defender los derechos de la mujer y fomentar la conciliación y la integración a todos los niveles. Gracias a este trabajo hemos duplicado el número de mujeres en puestos de liderazgo. Y creo que ahí reside la clave para que la Igualdad sea una realidad: en actuar y tomar medidas específicas.

María Rodríguez, CMO de Housell

Día de la Mujer igualdad

Cuéntanos tu historia, ¿cómo fueron tus inicios y cómo ha sido tu trayectoria profesional? ¿Qué obstáculos/barreras de género te has encontrado a lo largo de este camino?

Me considero muy afortunada. Soy una mujer que ha tenido la suerte de sentirse en igualdad de condiciones que los hombres en todos los ámbitos, y eso no siempre ocurre. Trabajo en entornos tecnológicos y de desarrollo de software desde el comienzo de mi carrera en marketing, y, aunque en estos más de 15 años he tenido muchos retos - como ser la única mujer en un comité de dirección- siempre los he asumido con una actitud positiva. A nivel general, mi infancia ha estado llena de motivación y se ha basado en “Si puedes soñarlo, puedes hacerlo”. En el colegio y en la universidad siempre tuve las mismas oportunidades que los chicos. En Housell, nuestro CEO, Guillermo Llibre, que es un gran líder, cree en la igualdad de oportunidades y, sobre todo, confía en el talento femenino. Es una compañía en la que existe paridad en el comité de dirección.

¿Crees que hemos avanzado en los últimos años en materia de igualdad en el ámbito profesional? ¿Qué es lo que se ha conseguido?

Sí, desde luego, hemos conseguido avances, especialmente en los últimos años. Nos encontramos en un momento muy esperanzador y optimista. Las mujeres hemos pasado de liderar en la sombra a brillar y ser protagonistas en muchos ámbitos. Creo que la principal diferencia con respecto a algunos años atrás es la visibilidad que hemos logrado (a veces de forma orgánica, otras con un gran esfuerzo y trabajo detrás). Los organizadores de eventos cada vez nos invitan más a ser ponentes, cosa que antes solía ser más difícil. Pero a pesar de los avances, tenemos que seguir trabajando “juntos” (ese es mi mantra en igualdad), para ayudar a otras muchas mujeres que, aunque ejercen su profesión de forma brillante, no logran ser reconocidas. Es necesario dar visibilidad a casos y ejemplos de éxitos femeninos, para que las niñas tengan y crezcan con referentes de mujeres exitosas y así ir luchando contra los estereotipos que, a día de hoy, todavía existen en el imaginario colectivo.

¿Qué es lo que queda por conseguir y cuál es la vía para alcanzarlo? ¿Qué hace falta para llegar a la igualdad plena en el mundo laboral?

Que el comité de dirección de una compañía tecnológica, como el caso de la proptech Housell, tenga paridad, es algo que, por desgracia, todavía es una excepción en España. De acuerdo al informe Global Gender Gap Report elaborado por World Economic Forum (GGGRWEF 2020), España ha pasado de la posición 29ª a la 8ª en el ranking sobre igualdad de género, una noticia muy positiva que demuestra que vamos por buen camino. Pero aún así sólo el 32% de los altos cargos, tanto en el sector público como privado, son ocupados por mujeres.

Para tratar de garantizar la igualdad efectiva entre hombres y mujeres, deberíamos interiorizar la importancia que tiene, y establecerla como prioridad, marcando objetivos concretos para que el tiempo en el que la alcancemos sea el menor posible. Creo que es nuestra responsabilidad trabajar sobre tres aspectos fundamentales: estimular el talento femenino, fomentar la autoestima de las niñas/jóvenes y ayudarles a pensar estratégicamente proponiendoles retos que resolver desde pequeñas.

- La estimulación de talento: Ayudar a las mujeres a confiar en sí mismas y en sus proyectos. Tratar de reconocer los estereotipos que existen y luchar por erradicar esas ideas erróneas sobre los niños y niñas. Enseñarles herramientas para hablar bien en público, hacer buenas presentaciones y contar el pitch de una idea de forma irresistible…

- La formación: Predicar dentro de nuestro entorno familiar y educativo sobre la importancia de estudiar y formarse en todos los ámbitos, pero sobre todo ejemplificar asumir cargos históricamente asociados a hombres. Es necesario aplicar el famoso "STEM" de las disciplinas científicas, técnicas, ingenieras y matemáticas a resolver problemas reales desde el colegio.

- Aumentar la mentorización: Las mujeres que hemos logrado cumplir nuestro sueño debemos ser más activas y facilitar la mentorización a las que inician una andadura empresarial. Ser un referente para otras mujeres emprendedoras que comienzan a dar sus primeros pasos en su proyecto empresarial y trasladarles confianza en sí mismas.

Esther Latorre, Brand Manager Miss Hamptons

Cuéntanos tu historia, ¿cómo fueron tus inicios y cómo ha sido tu trayectoria profesional? ¿Qué obstáculos/barreras de género te has encontrado a lo largo de este camino?

Empecé a trabajar muy jovencita en tiendas de ropa y la verdad es que siempre me he encontrado muy buenos profesionales por el camino, desde quien me dio la oportunidad de tener mi primer trabajo hasta quien me ayudó a promocionar dentro de la empresa en la que trabajo actualmente.

¿Crees que hemos avanzado en los últimos años en materia de igualdad en el ámbito profesional? ¿Qué es lo que se ha conseguido?

Sin duda, se ha avanzado mucho respecto a años atrás, aunque todavía tenemos mucho por hacer. Con la lucha de todas las mujeres, hemos conseguido que en muchas empresas importantes, haya mujeres en puestos directivos, cosa que en otros tiempos era impensable.

¿Qué es lo que queda por conseguir y cuál es la vía para alcanzarlo? ¿Qué hace falta para llegar a la igualdad plena en el mundo laboral?

Llegar a la equiparación salarial entre mujeres y hombres es una batalla por la que aún tenemos que luchar. Esto no debería de ser así, ya que es un derecho fundamental que así lo recoge la propia Constitución, pero la realidad es otra. Las mujeres, en general, ocupan puestos peor remunerados.

Y no sólo eso, también nos falta por conseguir la tan comentada conciliación entre la vida familiar y laboral. Las mujeres que somos madres sabemos que todavía no hay una conciliación real. Nuestros hijos se quedan en guarderías con apenas 4 meses y medio de vida. No hay derecho.

Por el hecho de ser madres, además, nos acogemos a la reducción de jornada por cuidado de menores porque no nos queda otra opción para poder cuidar de nuestros hijos. Sin embargo, es impensable que un hombre lo haga y la mujer se quede con su jornada completa. Esto hace que nuestras carreras profesionales se vean deterioradas. Al ser madres parece que nuestras carreras se paralicen. Debemos cambiar esta visión para poder conseguir la igualdad.

Sandra Sotelo, Managing Director de PHD Spain

Día de la Mujer igualdad

Cuéntanos tu historia, ¿cómo fueron tus inicios y cómo ha sido tu trayectoria profesional? ¿Qué obstáculos/barreras de género te has encontrado a lo largo de este camino?

Estudié publicidad y me inicié laboralmente en marketing online, área donde he desarrollado mi carrera profesional en diferentes empresas hasta la fecha. Tanto en la carrera, como en las empresas en las que he trabajado, siempre me encontrado una mayoría de profesionales femeninas, pero no por ello no he visto determinadas barreras de género, muchas de ellas pasan desapercibidas en el día a día y no son reconocidas como barreras de género, pero una constatación de que existen es que en puestos directivos había una mayoría abrumadora de hombres.

¿Crees que hemos avanzado en los últimos años en materia de igualdad en el ámbito profesional? ¿Qué es lo que se ha conseguido?

Justo es en el punto anterior donde creo más hemos avanzado, un ejemplo claro de ello es el Comité de Dirección de OMG donde existe paridad y no por un tema de cuotas si no por meritocracia; que las mujeres lleguemos a puestos de dirección es ya una realidad al menos en nuestro sector donde las Country Managers de las principales compañías tecnológicas en España como Google, Facebook, Twitter o Microsoft, son mujeres. Dicho esto, creo que nuestro sector no es representativo del resto de sectores en España, sino un referente.

¿Qué es lo que queda por conseguir y cuál es la vía para alcanzarlo? ¿Qué hace falta para llegar a la igualdad plena en el mundo laboral?

Lo primero es romper con determinadas asunciones, como que la conciliación tiene que ser de la mujer. Creo que no existe conciliación real y en algún momento tanto mujeres, como hombres tenemos que priorizar o hacer sacrificios. Esto con la perspectiva de los años supone un freno para muchas carreras.

Para mí, otro punto importante es la falta de mentores. Yo he tenido y tengo la suerte de tener mentores masculinos, pero profesionalmente también tenemos que derribar prejuicios y cambiar cómo se percibe que una mujer tenga un referente masculino y comparta tiempo con él. El género aquí no debería ser una variable que considerar.

Elena Gris, Directora de Marketing de Hyundai

Día de la Mujer igualdad

Cuéntanos tu historia, ¿cómo fueron tus inicios y cómo ha sido tu trayectoria profesional? ¿Qué obstáculos/barreras de género te has encontrado a lo largo de este camino?

Pues yo nunca pensé que iba a dedicarme a vender coches J pero llevo más de 16 años en el mundo de la automoción y me apasiona. Cuando comencé era un sector donde era complicado encontrar mujeres, tradicionalmente ha sido más masculino por el producto que representa; el motor la gasolina siempre se ha asociado más a un mundo masculino pero afortunadamente eso está cambiado. Mi trayectoria se ha desarrollado en los departamento de marketing y ventas de marcas como BMW y Honda, entre Madrid y Barcelona. Después de 10 años en Barcelona he vuelto a Madrid a ocupar la Dirección de Marketing de Hyundai.

Vivo mi trabajo y mi profesión como un reto constante, tanto por el escenario de cambio al que se enfrenta el sector de la movilidad, como enfrentar el reto de trabajar en un sector tradicionalmente masculino. A lo largo de mi carrera profesional además de trabajar duro he tenido la suerte de tener jefes que han creído en mi, me han apoyado y han impulsado mi carrera por mi valía y por los resultados que he aportado a la Compañía.

¿Crees que hemos avanzado en los últimos años en materia de igualdad en el ámbito profesional? ¿Qué es lo que se ha conseguido?

Sin duda, ha habido una evolución positiva durante los últimos años, pero todavía hay un largo recorrido. Las empresas cada vez llevan a cabo más planes de igualdad que tratan de impulsar a las mujeres para acceder a puestos más altos, se comienzan las regular las remuneraciones y los permisos de paternidad/ maternidad de modo que ambos géneros puedan tener igualdad de oportunidades. Lentamente, podemos observar que cada vez más mujeres ocupan puestos de mando y están presentes en los comités de dirección de las organizaciones, pero todavía falta aumentar la visibilidad de la mujer en todos los sectores profesionales y especialmente en los entornos STEM. Por ejemplo, muchas mujeres han entrado en las posiciones de dirección de comunicación y también de marketing en el sector de automoción, pero otras áreas como las direcciones comerciales y las direcciones generales siguen siendo predominantemente masculinas. Es paradójico y demuestra la falta de oportunidades, ya que, sin embargo, hay datos que nos revelan el papel determinante de la mujer en las decisiones económicas de las familias. De hecho, según los estudios la mujeres deciden el 70-80% de las compras domésticas gracias al aumento de su poder adquisitivo e influencia.

¿Qué es lo que queda por conseguir y cuál es la vía para alcanzarlo? ¿Qué hace falta para llegar a la igualdad plena en el mundo laboral?

Datos del INE, del Ministerio de Industria o del Instituto de la Mujer, ponen de manifiesto que el papel de la mujer en la mayoría de los sectores profesionales tiene que crecer muchísimo más. Sin duda, una mayor presencia es la base para que, posteriormente, se valore su aportación y su talento.

Y, aunque hemos avanzado mucho, la igualdad es un reto pendiente aún en el mercado laboral. Nuestro país, por ejemplo, suspende la materia de integración femenina según el informe de Price Water House "Women in Work Index". De hecho, el mismo estudio reconoce que si el empleo femenino llegará a cuotas similares a las de países como Suecia, nuestra economía podría crecer más de un 15%. Tenemos que seguir dando visibilidad a las mujeres, luchar contra la brecha salarial y acabar los estereotipos que aún rodean a algunas profesiones. Y por supuesto enfocarnos en las nuevas generaciones, las niñas de hoy necesitan referentes femeninos en todos los ámbitos y no crecer sesgadas. Y esto tenemos que hacerlo juntos hombres y mujeres.

Ana de Castro, Directora General Havas PR 

Día de la Mujer igualdad

Cuéntanos tu historia, ¿cómo fueron tus inicios y cómo ha sido tu trayectoria profesional? ¿Qué obstáculos/barreras de género te has encontrado a lo largo de este camino?

Es curioso pero solo hace un par de años fui consciente de haber tenido obstáculos o barreras de género en el pasado. ¿La razón? Pues que yo esos obstáculos los veía "normales". Es decir, veía normal que hubiera más hombres jefes, veía normal que la baja maternal tuviéramos que cogerla las mujeres, también me parecía lógico que tuvieran más oportunidades de trabajo las mujeres guapas, en fin; veía normalizadas un montón de situaciones laborales del día a día.
Solo hoy cuando cojo distancia me doy cuenta cosas que hice para no ser penalizada por ser mujer como cogerme la baja maternal de solo un mes o trabajar dos horas más cada día para poder destacar entre los demás. Si! Ahora veo que aquello fueron obstáculos de género.

¿Crees que hemos avanzado en los últimos años en materia de igualdad en el ámbito profesional? ¿Qué es lo que se ha conseguido?

No podemos negarlo. Efectivamente hemos ido hacia delante, aunque dependiendo en qué sectores profesionales queda aún mucho por conseguir.
Concretamente en nuestro sector buscamos de forma consciente poner de relieve la desigualdad para intentar paliarla. Vemos numerosas (1) iniciativas en pro de la igualdad de género que lo demuestran.

- ¿Qué es lo que queda por conseguir y cuál es la vía para alcanzarlo? ¿Qué hace falta para llegar a la igualdad plena en el mundo laboral?

Sin duda creo que las medidas más importantes pasarían por un reconocimiento de las instituciones y organismos que tienen verdadero poder para favorecer el cambio. Desde nuestro sector se pueden impulsar proyectos que sanen parcialmente este problema, pero la lucha de la igualdad de género se tiene que abanderar desde arriba y me refiero a educación y las leyes.

(1) Nota:
- Festivales (Cannes, Festival Iberoamericano El Sol, Premios Eficacia, etc..) y Asociaciones favoreciendo la presencia femenina en estos foros. Por ejemplo Cannes ha puesto en marcha una iniciativa llamada See It Be It en la que ayudan a las mujeres a conseguir dar un salto en la jerarquía de las agencias para conseguir puestos de Dirección General Creativa, ya que hay datos que demuestran una alta tasa de abandono en sus carreras profesionales debido a problemas de conciliación laboral.
- Autocontrol: Es el organismo independiente de autorregulación de la industria publicitaria en España. Constituido en 1995 como asociación sin ánimo de lucro, está integrado por anunciantes, agencias de publicidad, medios de comunicación y asociaciones profesionales, y su objetivo es trabajar por una publicidad responsable.
- Los consumidores también son un factor clave hoy en día ya que han sido capaces de entender su capacidad de cambiar las formas publicitarias a través de su denuncia.
- Son importantes iniciativas como los premios MAS que otorgan desde el 2014 reconocimientos a “Mujeres a Seguir” que han demostrado su capacidad de romper el techo de cristal y ser reconocidas por su trayectoria profesional y humana; honor que me fue otorgado en el 2015.
- Movimientos reivindicativos como #NoMasBrecha, que se presentó en Bruselas el pasado 8 de marzo dentro de los debates del Día Internacional de la Mujer, IWD2018.
- Todos los movimientos internacionales que se producen de forma simultánea el 8 de marzo apoyados por las grandes networks de comunicación.

Laura Durán, Country Marketing Manager IKEA Ibérica
Día de la Mujer igualdad
Cuéntanos tu historia, ¿cómo fueron tus inicios y cómo ha sido tu trayectoria profesional? ¿Qué obstáculos/barreras de género te has encontrado a lo largo de este camino?

Mis inicios se remotan a banca de inversión en Londres y Bruselas en el 2000. Al trasladarme a Barcelona desde Londres, di un giro radical a mi carrera y comencé en Vueling diseñando el programa de fidelización. Despues de estar mas de 7 años en Vueling, donde ejercí puestos de responsabilidad en todas als áreas de Marketing, tuve la oportunidad de incorporarme a MediaMarkt para el desarrollo del ecommerce.

Luego vino mi paso por IKEA. Y aquí es donde he vivido también momentos únicos y muy especiales que además para el tema que nos ocupa creo que es digno de relatar. Para mí es un orgullo desde luego.Cuando me promocionaron a mi puesto actual, directora de marketing de IKEA, estaba embarazada de mi segundo hijo. Estar embarazada sigue suponiendo en muchos casos un obstáculo a la hora de encontrar un trabajo, o seguir con tu trayectoria profesional de la misma forma que cualquier otra mujer. En mi caso estar embarazada en ese momento no supuso ninguna barrera para avanzar en mi carrera profesional.

Y conecto esta experiencia personal con lo que para mí es la condición de mujer, embarazada y posición. La contratación de una mujer embarazada es un ejercicio de compromiso social casi. Con los beneficios que eso reporta a todos. Porque es una decisión cuyos efectos van más allá de la mujer embarazada. Es un hecho que atañe a la mujer, al hombre en tanto que madres y padres. Atañe al propio bebé que va a nacer, a sus hermanos si los tienen, a los compañeros y compañeras de trabajo de la mujer embarazada, a sus jefes, a la sociedad a la que llega ese nuevo bebé… Es por tanto un acto de compromiso social que más que dudas, hoy en día, creo que aporta la capacidad que tiene la empresa de proyectar una visión amplia, humanista y evolucionada, dentro y fuera de la misma.

¿Crees que hemos avanzado en los últimos años en materia de igualdad en el ámbito profesional? ¿Qué es lo que se ha conseguido?

Podría decirte que a día de hoy, hemos avanzado bastante en materia de igualdad en el ámbito profesional. Aunque todavía no está todo hecho.

Como te comentaba en la anterior pregunta, mi experiencia como mujer, sobre todo en el momento en el que me convierto en directora de marketing de IKEA embarazada de mi segundo hijo, supuso sentirme respetada como mujer y sentir en este contexto la igualdad con que cualquier otra mujer que no estuviera embarazada. Igualdad, por tanto, en el sentido más amplio querría decir. Y como es la situación que más conozco, esbozo aquí algunas líneas que muestran cómo en IKEA nos tomamos muy en serio la igualdad y tomamos medidas que buscamos abran caminos y nos inspiren a todos.

En IKEA España hay más de 9.000 empleados y las mujeres ocupamos 6 de cada 10 puestos y más de la mitad dentro de los puestos directivos. De hecho, también 6 de cada 10 puestos de jefe de sección están ocupados por mujeres.

Yo me siento muy agradecida por estar en una compañía que justamente es ejemplo en política laboral de conciliación e igualdad con un plan específico de Igualdad que acaba de cumplir dos años y que contempla hasta 127 medidas, algunas de las cuales ya han sido implementadas; entre las más destacadas:

- Conceder hasta 7 semanas de baja por paternidad, que suponían dos semanas más que las previstas por la Ley, medida que nos posicionó como pioneros y que ha inspirado a otros agentes.

- Definir un protocolo específico para mujeres víctimas de violencia de género por el que IKEA presta su apoyo desde el “momento cero”, sin necesidad de denuncia externa ni trámites burocráticos. En él, se ofrece asesoramiento profesional por el servicio de trabajo social de las tiendas, un sistema de protección privado mediante un dispositivo de seguridad a través de IKEA, flexibilidad horaria para hacer efectiva su protección, preferencia a la hora de ocupar cualquier vacante que exista en otro centro de trabajo y medidas de carácter económico cuando sea necesaria la movilidad.

- La revisión de las políticas retributivas para eliminar cualquier tipo de sesgo y contribuir a una brecha de género 0.

- Además se impulsó un nuevo acuerdo horario, que contó con el respaldo de los sindicatos, para la mejora de las condiciones de los empleados y empleadas, que regula, entre otras medidas, la desconexión digital fuera del horario laboral y otras medidas que facilitan la conciliación, como la planificación anticipada del calendario laboral, días de libranza, turnos y vacaciones.

Por estas medidas, entre otras cosas, IKEA ha sido reconocida recientemente con el distintivo Best Workplace dentro del ranking de mejores empresas para trabajar elaborado por la consultora Great Place To Work.

¿Qué es lo que queda por conseguir y cuál es la vía para alcanzarlo? ¿Qué hace falta para llegar a la igualdad plena en el mundo laboral?

Si atendemos a las estadísticas y estudios que se publican, en la mayoría de los casos se exponen situaciones de horarios incompatibles, falta de ayudas, ambientes desfavorables a la maternidad/conciliación, miedo a perder responsabilidad laboral… Y seguro que con la infinidad de situaciones que pueden darse en el ámbito laboral, todo esto sigue siendo una carencia. Hay mucho estudiado y escrito sobre lo que falta y yo reivindico y coincido en que así pueda ser. Y esos cambios son necesariamente siempre a mejor. Así que quizás falte también (no sé si a nivel país o quizás más a escala conciencia de las personas) conquistar esos miedos e incertidumbres que tradicionalmente se expresan, por todas las partes implicadas.

La sociedad cambia a un ritmo frenético, los hábitos, las relaciones personales y también las laborales. Las personas hacemos a las empresas. Y según qué personas seamos, hacemos empresas-conciencia. Queda mucho por hacer, pero seguimos avanzando para conseguir la igualdad plena en el mundo laboral.

Beatriz Fernández de Bordons, Publicis Media Spain Business Development and Communications Lead

Día de la Mujer igualdad

Cuéntanos tu historia, ¿cómo fueron tus inicios y cómo ha sido tu trayectoria profesional? ¿Qué obstáculos/barreras de género te has encontrado a lo largo de este camino?

Comencé a trabajar hace muchos años. Es interesante ahora recordar que, durante mis inicios profesionales en consultoría de negocio, siempre estaba rodeada de hombres. Había muy pocas mujeres consultoras cuando yo empecé. Pero quizás por eso yo siempre me empeñé en formar equipos de mujeres que se fui incorporando poco a poco. Lideraba un equipo de 5 consultoras, jóvenes con increíble talento y siempre comprometidas responsablemente con nuestro trabajo. Aunque en el día a día mis horas de trabajo en equipo las pasaba rodeada de mujeres desarrollando los proyectos de consultoría, en las reuniones con clientes siempre estaba sola, sistemáticamente todos los demás eran hombres. Era una sensación extraña, pero ellos eran los directivos y los que lideraban las reuniones y yo era la consultora experta. Tengo que decir que, en aquel momento, yo consideraba un privilegio formar parte de un mundo de negocios entre hombres, pero también tengo que confesar, que era, en cierto modo, aburrido.

Mientras realizaba el MBA, curso en el que por cierto solo éramos un 25% mujeres, empecé a investigar sobre el comercio electrónico en Internet y en 1999 acabé lanzando, junto con mis socios en aquel entonces, una plataforma de ecommerce para vender DVDs por internet, www.dvdgo.com. Fue una época muy interesante. Nos llamaba todo el mundo para lanzar todo tipo de proyectos en internet. Una época en la que también trabajaba entre muchos hombres.

Cuando dejé el mundo de la consultoría de negocio y la start up de ecommerce para dedicarme al marketing y la comunicación digital, la situación cambió dramáticamente. Y a pesar de que el mundo digital también, era en sus inicios bastante masculino, la comunicación publicitaria es una disciplina que atraen mucho al talento femenino y sus profesionales, sobre todo en seno de las agencias, son mayoritariamente mujeres.

A principios de 2000 lancé Zenith Interactive, compañía que luego se llamó Zed Digital y hoy es Performics. Era en aquel entonces una de las pocas mujeres que dirigía una agencia digital. Y en los comités de dirección de aquella primera etapa, era la única mujer. Afortunadamente han pasado muchos años y ahora la situación es muy diferente, cada vez hay más mujeres directivas en las agencias con puestos de responsabilidad y en miembros de comités de dirección. Para mí siempre ha sido un placer trabajar con mujeres, y además tengo que decir que las reuniones cuando hay mujeres, son mucho más interesantes.

Un tiempo después, hace exactamente 6 años, tuve la oportunidad de trabajar tres años en el mercado norteamericano. Fue una experiencia intelectualmente apasionante y fue muy revelador descubrir, que a pesar de lo que podamos pensar, la situación de la mujer en el mundo profesional tiene las mismas complejidades en todos los países. En Estados Unidos, también formaba parte del comité de dirección y curiosamente también éramos pocas mujeres. Exactamente, 5 de 13, de las que solo otra colega y yo dirigíamos la operación del negocio. Las otras tres mujeres directivas tenían posiciones corporativas en áreas transversales de talent (como llamamos ahora a los recursos humanos), marketing y finanzas. Igual se debía a que era el comité de dirección de Performics, una agencia digital de performance marketing con mucho background de tecnología y analytics, pero yo tuve la sensación de que la sociedad americana en el mundo profesional era machista. Me atrevería a decir que el papel de la mujer estaba en algunos casos menos avanzado que en España. En la vida diaria también lo era, había más mujeres en el supermercado, más madres en las reuniones del colegio, más mujeres cuidando hijos en casa. Y descubrí con sorpresa que allí las mujeres dejan de trabajar cuando tienen hijos, algo casi impensable para la mayor parte de las mujeres en España.

De regreso de los Estados Unidos, a mi vuelta a España fue muy afortunada. Cuando me reincorporé al mundo laboral en España en 2013 entre en el comité de dirección de nuestra agencia, y en aquel momento el 50% éramos mujeres, y casi todas ellas con responsabilidad operativa de negocio. La verdad, es que ha sido un privilegio para mí poder vivir todas estas experiencias.

¿Crees que hemos avanzado en los últimos años en materia de igualdad en el ámbito profesional? ¿Qué es lo que se ha conseguido?

Ha cambiado todo mucho y hemos evolucionado un montón. Sin duda el panorama en el entorno profesional ha cambiado y cada vez somos más mujeres en todos los ámbitos. Pero todavía queda mucho por hacer. En el campo del marketing y la comunicación somos afortunados porque no hay diferencia entre hombres y mujeres, ni en puestos ni en salarios. Es un sector vibrante, divertido, innovador y sobre todo adictivo que engancha a muchas mujeres. Pero hay muchos otros campos donde todavía existe un techo de cristal y donde hay pocas mujeres directivas. En especial en los sectores más técnicos, energía, industria, etc.

Como avances mencionaré una iniciativa en la que el Publicis Groupe ha sido pionero. En 2012 lanza una iniciativa para el apoyo de la mujer en su desarrollo profesional y personal con un claro objetivo de empoderar a las mujeres para sacar lo mejor de sí mismas para que puedan brillar en el entorno profesional. Desde ese año y hasta la fecha soy embajadora de este proyecto. He tenido el honor de ser una de las fundadoras y la coordinadora responsable de VivaWomen! de Publicis Groupe en España. También tuve la oportunidad de lanzar VivaWomen Performics en Estados Unidos, en mi etapa en Chicago, donde pude trabajar con mujeres increíbles de las grandes agencias de nuestro grupo en Estados Unidos, Starcom, Leo Burnett, Digitas y Spark Foundry en diversas iniciativas de apoyo al talento femenino.

Desde mi vuelta a España, he tomado el testigo que deje durante mi experiencia americana y vuelvo a liderar VivaWomen! Esta semana, por ejemplo, y con motivo de la celebración del día de la mujer, hemos lanzado un llamamiento a todos los empleados de Publicis Groupe en España para formarse y saber reaccionar ante situaciones de acoso. Stand up es un proyecto abanderado por L´Oreal París, Hollaback y la Fundación Mujeres, que ayuda a la sociedad y le ofrece herramientas para animar a todos a la acción ante situaciones de acoso. Es un proyecto más entre otros tantos que hemos abordando en los últimos años sobre tecnología, publicidad y mujeres, personal branding, jornada reducida y carreras profesionales, y nuestro programa de Mentoring para mujeres.

¿Qué es lo que queda por conseguir y cuál es la vía para alcanzarlo? ¿Qué hace falta para llegar a la igualdad plena en el mundo laboral?

Desde mi punto de vista, la clave es la educación en las familias, en los colegios y en el ámbito profesional. Me refiero a la educación en la corresponsabilidad familiar con los hijos, los padres y las labores del hogar. Nunca han sido patrimonio de la mujer aunque siempre hemos esperado que la mujer se responsabilizara de ello, cualquiera está capacitado para desarrollar esta función.

Para conseguir la igualdad en el mundo laboral tiene que existir un futuro en el que no suene raro que un hombre se quede en casa cuidando a sus hijos o a sus padres, en el que la mujer tenga un trabajo de mayor responsabilidad y mayor sueldo y sea la que desarrolle su carrera profesional, o en el que simplemente un hombre sea el que elija renunciar a su trabajo para hacerse cargo de la familia, como históricamente han hecho millones de mujeres en todo el mundo. La maternidad fisiológica no la puede ejercer un hombre, pero para ejercer la responsabilidad y el cuidado de la familia un hombre está igual de capacitado que una mujer.

Deseo que llegue el día en el que no tengamos que hablar de feminismo ni de machismo porque todos seamos tratados como iguales. Ante todo, anhelo el día en que no exista la discriminación positiva en favor de las mujeres, simplemente porque ya no sea necesario protegerla.

Para lograr todo esto, en el ámbito profesional hace falta un gran cambio de mentalidad en algunas personas que todavía no aceptan ser dirigidas por una mujer, o ser atendidas por una mujer. Sobre todo, hace falta una transformación en aquellos que piensan que la mujer no tiene las mismas capacidades que un hombre en el trabajo, porque realmente eso no es así. Afortunadamente las nuevas generaciones han evolucionado y los adolescentes hoy en día no ven diferencias entre hombres y mujeres, son todos simplemente personas.

Natalia Bochan, CMO de Altitude Software

Cuéntanos tu historia, ¿cómo fueron tus inicios y cómo ha sido tu trayectoria profesional? ¿Qué obstáculos/barreras de género te has encontrado a lo largo de este camino?

Como conté el año pasado en mi artículo, el Día Internacional de la Mujer, para mí, es más una celebración de la feminidad y mucho menos una reivindicación de los derechos. Y puede que parcialmente por eso, al venir al mundo laboral con esta actitud más gratificante, no me he encontrado con muchas barreras profesionales siendo una mujer. Yo siempre he sentido que tengo las mismas oportunidades y puedo conseguir lo que me propongo. Si he tenido sensación de no crecer con la velocidad con la que me gustaría, fue por falta de experiencia profesional y no por obstáculos de género.

¿Crees que hemos avanzado en los últimos años en materia de igualdad en el ámbito profesional? ¿Qué es lo que se ha conseguido?

Los últimos años de mi carrera la estoy desarrollando en el mundo tradicionalmente percibido como un mundo de hombres. Y es cierto que en las empresas tecnológicas todavía hay una predominancia masculina. Pero también la hay en las universidades: muchos más chicos que chicas eligen las carreras de ingeniería o ciencia. Según un estudio de Digitales, “del total de los titulados superiores, un 15% de hombres lo son en estudios tecnológicos. Las mujeres no llegan al 3%”. El ámbito donde yo personalmente sí veo un avance es la mentalidad. Todas las opiniones se escuchan y se respetan por igual, las posibilidades de avanzar en la carrera y ocupar los puestos de responsabilidad son iguales para hombres y mujeres, el liderazgo de una persona no se ve afectado por su género. Honestamente, no veo discriminación de género en mi entorno.

¿Qué es lo que queda por conseguir y cuál es la vía para alcanzarlo? ¿Qué hace falta para llegar a la igualdad plena en el mundo laboral?

Donde sí veo diferencia es entre los sectores o carreras profesionales elegidas por hombres y mujeres. Creo que no todas estas diferencias se deben a los factores externos, como oportunidades laborales, condiciones salariales, incluso factor cultural, sino una gran parte viene por las preferencias personales y tendencias naturales de hombres y mujeres a ciertos tipos de tareas y trabajos. Por lo cual, la igualdad numérica o estadística no me parece un buen objetivo. El objetivo que debemos perseguir como sociedad es la igualdad de oportunidades, posibilidad de elegir sin ser condicionada esta elección por ninguna tradición o sesgo. Que ninguna niña piense que no será capaz de brillar en las mates, ni ningún niño crea que no puede cuidar de bebés.

Begoña de la Sota, CEO de MediaCom España

Día de la Mujer igualdad

Cuéntanos tu historia, ¿cómo fueron tus inicios y cómo ha sido tu trayectoria profesional? ¿Qué obstáculos/barreras de género te has encontrado a lo largo de este camino?

Quizá es que soy afortunada, me siento así, y ser agradecida no implica que no haya habido esfuerzo en mi carrera ni que todo haya llegado por un golpe de gracia.

Soy vasca, una vasca felizmente casada que vive y disfruta a su familia -mi maravilloso team- en Barcelona, donde resido y trabajo desde hace años, y desde la que me desplazo cada semana para atender a mi equipo en Madrid y a otros lugares del mundo donde me requiera el trabajo y la fantástica red de MediaCom a la que pertenezco.

Crecí en una familia rigurosa en la educación pero abierta y flexible, con un ambiente de igualdad y respeto por el que mis padres siempre han velado. Esa es una herencia que mantenemos todos los hermanos.

Mi formación tiene la base en las ciencias jurídicas -soy licenciada en Derecho por la Universidad de Deusto y master en derecho Jurídico por el Colegio de Abogados de Bilbao-. Y, aunque no ejercí profesionalmente el Derecho, estoy convencida de que también marca una cierta impronta en el carácter y forma de actuar, con un estricto criterio de justicia y defensa de los derechos de todos sin distinción de género, edad, ideología o condición. Me gustan y aprecio los ambientes diversos donde todos tienen la oportunidad de volcar y aportar su criterio sabiendo que cuentan con el garante del respeto a su aportación.

Tiendo a pensar que no fue por casualidad que haya llegado al mundo de los medios. Quienes me conocen podrán decir lo que me gustan los contenidos, la información y la gente, y -no puedo negarlo- negociar manteniendo las máximas de la negociación: todos han de ganar sin que ninguna de las partes abuse de la otra. Y he de decir que aprecio y amo a mi sector. Soy una privilegiada -lo decía antes- pudiendo trabajar en lo que realmente me gusta. Es mi hashtag preferido: #lovemywork Por supuesto acompañado del amor a mi familia, que me llena de alegría y energía.

Comencé por la televisión y en Cataluña, como directora de Ventas en RTVE en Cataluña; Directora de cuentas Senior en Publiseis y previamente estuve en Publimedia Gestión más de cinco años. Esos años que nos gusta tanto recordar y de donde conservo gran parte de mis amigos.

Si me preguntas por las barreras, no puedo negar que en ocasiones se nota el famoso techo de cristal, pero honestamente no creo que haya pesado especialmente en mi caso. El trabajo, esfuerzo y constante renovación de conocimientos te lleva al lugar que mereces. No necesariamente ha de ser el liderazgo en una organización, todo puesto de trabajo es necesario y hace una gran aportación. Y como leí recientemente, en este mundo los equipos de en medio son quienes hacen posible los mayores logros. Soy consciente de que así es y que nada ocurre sin el arrope, colaboración y unión del equipo con el que trabajas y en el que confías, es así como se consiguen grandes resultados.

¿Crees que hemos avanzado en los últimos años en materia de igualdad en el ámbito profesional? ¿Qué es lo que se ha conseguido?

Sin duda. Echamos la vista atrás hacia el mundo en que tuvieron que batirse nuestras madres y es imposible no ver el avance. Aunque estamos en el primer mundo, y aún aquí hoy hay que seguir recordando derechos fundamentales como la reciprocidad entre talento e igualdad con las condiciones, por ejemplo, económicas. Por todo el impacto que las medidas tienen en el resto del mundo, conviene seguir trabajando sin bajar la guardia para ser un gran espejo hacia el que miren otras sociedades cercanas y, sin embargo, no tan aventajadas como la nuestra.

Cierto que en los años más recientes ninguna compañía ha dejado de trabajar el área de la igualdad profesional. Y te pongo el ejemplo de nuestra red, mediaCom, y del grupo al que pertenecemos: GroupM y WPP. Totalmente alineados en la misma dirección. Se aplican medidas continuas, no solo para celebrar el próximo día 8 de marzo, sino implementadas cada día.

La firma de los Compromisos por la igualdad que hemos firmado todas las compañías del grupo ratificados con la rúbrica de los CEOs, son un avance fundamental. Velamos diariamente por el cumplimiento de sus bases que promueven y empoderan a las mujeres en el lugar de trabajo, mercado y sociedad. Cito a las mujeres pero es evidente que la igualdad la trabajamos y afecta a todos los individuos. No por elevar a la mujer olvidamos al hombre.

La primera premisa de nuestra carta de compromiso es establecer un liderazgo corporativo de alto nivel para la igualdad de género. Así como promover la igualdad a través de iniciativas comunitarias, garantizar la salud, seguridad y bienestar de todos los trabajadores y trabajadoras. Y, por supuesto, tratar a todas las mujeres y hombres de manera justa en el trabajo - respetar y apoyar los derechos humanos y la no discriminación.

Como digo, nunca un derecho se obtiene restándoselo a otro.

¿Qué es lo que queda por conseguir y cuál es la vía para alcanzarlo? ¿Qué hace falta para llegar a la igualdad plena en el mundo laboral?

Tengo una visión sesgada quizá porque en mi ámbito profesional veo cada día la práctica del compromiso de que hablaba antes. De hecho, en nuestra agencia y grupo hay un porcentaje muy superior a la media de presencia de mujeres: cercana al 70%. Pero extendiendo la vista al total de la sociedad, sin duda, hay sectores que deben reforzar la igualdad.

Se trata de un sistema de libertades y justicia. Donde todo aquel que quiera acceder al trabajo libremente no se vea condicionado por ninguna otra razón que el talento y su capacidad profesional objetiva. Eso es parte del esfuerzo personal, pero las puertas han de estar abiertas para todo el que demuestre tener y querer estar.

Si he de resumir en una acción concreta el área de mayor avance, para mí está en el uso del lenguaje verbal y no verbal. Que ni tus palabras ni gestos o formas de relacionarte muestren una fisura por la que pueda entrar la desigualdad. No puede haber opción a ello.

Te recomendamos

FOA 2020

DMEXCO

Hootsuite

Outbrain

Xandr

Compartir

Centro de preferencias de privacidad

Navegación

Estas cookies permiten que el Sitio Web funcione correctamente por lo que son esenciales para que el Usuario pueda usar todas las opciones del Sitio Web y pueda navegar y utilizar las funciones de la misma con normalidad.

Advertising

Analíticas

Estas cookies recopilan información anónima de manera estándar sobre la navegación del Usuario y sus patrones de comportamiento. La información recogida mediante las cookies analíticas es utilizada para la elaboración de perfiles de navegación de los Usuarios de este Sitio Web, con el fin de introducir mejoras en nuestro servicio.

__utma, __utmz, __utmb
__utma, __utmz, __utmb

Other