Gente

LA IMAGEN DE ADIDAS EN EL PUNTO DE MIRA POR PATROCINAR LOS JUEGOS OLÍMPICOS

Los Juegos Olímpicos de Pekín están trayendo mucha cola. La imagen de las marcas podría verse deteriorada tomen la postura que tomen: manifestarse en contra, que podría conducir a pérdidas en un mercado emergente con tanta fuerza como el chino, como ya le sucedió a Carrefour; callar y otorgar podría hacer descender puestos a la imagen de marca en Occidente. Este es el caso de Adidas.

Su presidente, Herbert Hainer concedió una entrevista a Der Spiegel que ha reproducido íntegramente El País. En ella habla de esta cuestión, eludiendo la política de manera constante y apostando fuertemente por el deporte.

Catorce años lleva Adidas en China con unos beneficios más que prósperos: 4.000 tiendas, 246 fábricas y un volumen de negocio de 6.000 millones de dólares en 2006. Su presupuesto para patrocinar esta gran fiesta del deporte será de 70 millones de euros. Darán cobertura en equipamientos a 27 modalidades deportivas de las 28 y a 15 equipos además del chino. El gran problema es que todo el personal de la dictadura involucrado en la competición lleva ropa de Adidas, incluidos los grupos paramilitares que cargan de manera brutal contra los manifestantes.

“Nuestro compromiso con los Juegos Olímpicos no implica ninguna adhesión de tipo político, no nos estamos declarando a favor de un sistema social o de una idea cultural. Supone una declaración a favor del deporte”, señaló Haine. Con esta respuesta el presidente de la multinacional expresó su rechazo al boicot de la antorcha olímpica y a su utilización como instrumento político. Y añadió: “Nuestra tarea consiste en respaldar el deporte y a los deportistas y eso es lo que seguiremos haciendo”.

Sin embargo, este rechazo al uso del evento como plataforma política estaría relacionado, tal y como manifestó el entrevistador de Der Spiegel con que los Juegos Olímpicos también constituyen una plataforma para Adidas: “Nosotros no estamos invirtiendo en un acontecimiento que sólo dura 17 días (…) Llevamos cuatro años organizando acontecimientos y campañas en China, hemos transmitido allí el mensaje de que apoyamos los Juegos Olímpicos y el deporte en general y que esperamos que estos sean unos juegos estupendos. Queremos establecer un vínculo emocional con los consumidores chinos. Nuestro objetivo es que nuestro volumen de negocio alcance los 1.000 millones de euros en 2010”, declaró Haine.

La compañía, muy preocupada por sus intereses comerciales, parece inmune a la vulneración de los derechos humanos. Haine se negó a realizar declaración política alguna durante toda la entrevista. Sin embargo, en otra entrevista concedida al Heute Journal ya había remarcado la importancia del mercado chino como exportador para Alemania.

Ante este interés desmesurado por este mercado oriental, el periodista preguntó al presidente de Adidas por la imagen que creía que causaba en la sociedad occidental este mutismo. Este contestó que sólo Francia y Alemania se habían unido a la protesta del Tíbet y que habían recibido más mails quejándose por el uso de piel de canguro.

Cuando la cuestión hizo referencia directa a las consecuencias para Adidas si manifestaba su opinión política en China, Haine sorteó la pregunta hablando del progreso que las fábricas suponen para el país, aludió a las medidas laborales justas, al cumplimiento de las normativas de trabajo y a la subida salarial que consiguen que “cada vez más gente pueda permitirse una vida mejor”.

Un informe sobre las condiciones laborales de las empresas deportivas realizado por diversas ONG y presentado en Bruselas dejaba a Adidas en el lugar de explotador. “Al mismo tiempo se nos alaba por haber impulsado muchas transformaciones positivas (…) Enviamos nuestros propios controladores y dejamos que las ONG entren en las fábricas (…) Cada año editamos un amplio informe social y medioambiental”, se defendió Haine.

Por último, el periodista aludió a la aparición de diferentes personajes de fuerte y controvertido peso político con ropa de la firma tal y como Fidel Castro y a la posibilidad de que otros como el Dalai Lama pudiesen portarlo. El presidente de Adidas decidió no mojarse. Respondió que sería magnífico que cualquier persona o personaje público llevase prendas de Adidas, y que nada de esto sería perjudicial para su imagen de marca.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir