líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Las razones por las que Steve Ballmer se apea del trono de Microsoft

Aunque para muchos ha sido una auténtica sorpresa, algunos ya se olían desde hace tiempo que el reinado de Steve Ballmer al frente de Microsoft le quedaban los días contados. El gigante del software anunció ayer que su carismático CEO abandonaría su actual cargo en los próximos doce meses una vez encontrado un sucesor. Pero, ¿por qué se apea Ballmer del trono de Microsoft? Forbes nos ofrece a continuación algunas pistas:

1. Ha «quemado» a los mejores talentos que han pasado por Microsoft
Ballmer es un tipo con temperamento al que no le tiembla la barbilla a la hora de poner en su sitio a los subordinados que se atreven a salirse del tiesto. «Quemando» y forzando la salida de algunos de los mejores talentos que han pasado por Microsoft en los últimos años, Ballmer no sólo ha fracasado a la hora de formar a su posible sucesor sino que ha hecho imposible que su reemplazo proceda de la empresa de Redmond. Bajo su batuta, se han fugado de Microsoft múltiples talentos entre los que destacan Steven Sinofsky, Craig Mundie, Ray Ozzie, Bill Veghte, Jeff Raikes, Vic Gundotra, Kevin Johnson, Stephen Elop, Robbie Bach, J Allard, Chris Liddell y Bob Muglia.

2. No venía del mundo del software
El mundo del software es realmente muy duro y los hackers no respetan a nadie que no sea también un hacker y que sea además un hacker de los buenos. Hay que recordar que Bill Gates, a diferencia de Ballmer, era programador y sabía moverse como pez en el agua en las procelosas agua de los códigos informáticos. Dirigir una empresa de software sin saber lo que se cuece dentro del software es una misión casi imposible.

3. Generó guerras intestinas dentro de Microsoft
Ser bueno conteniendo a los rivales internos dentro de la propia empresa ha sido durante los últimos años más importante para los empleados de Microsoft que crear productos de verdadera calidad. Bajo su liderazgo, Ballmer creó un sistema de compensaciones dentro de la compañía en el que el empleado que mejor torpedeaba los proyectos de sus compañeros era finalmente el que se llevaba el gato al agua. Las rencillas entre los trabajadores de Microsoft se extendió también a las distintas divisiones de la empresa. Y ahí siguen. La división de Windows no puede ni ver a la de Xbox. Para que Windows 8 triunfara, Windows RT tuvo que fracasar. Y si Windows Phone es hoy una realidad es porque Windows se convirtió en un perdedor dentro de su propia «casa». Más allá de las guerras intestinas auspiciadas por Ballmer, Microsoft ha iniciado batallas innecesarias durante los últimos años con socios como Hewlett-Packard y Dell.

4. No fue capaz de sacar de sacar provecho de la gran ventaja de Microsoft
Durante años Microsoft disfrutó de una posición única dentro del mercado. Sin embargo, cuando su monopolio en el universo del software comenzó a desmoronarse, Ballmer no hizo nada o casi nada para recuperar el terreno perdido. En sus trece como líder de Microsoft, Ballmer ha tenido en realidad un único y verdadero éxito: la creación de la división de Servidores y Herramientas, que con el tiempo se ha convertido en una sólida fuente de beneficios para la empresa de Redmond. Otras divisiones como Xbox han sido sólo un éxito limitado que no terminan de dar los frutos esperados.

5. Se subió tarde y mal al tren de los dispositivos móviles
Los dispositivos móviles son los nuevos «dioses» de la informática en pleno siglo XXI. Apple supo ver a tiempo esta realidad y lanzó sus exitosos iPhone y iPad. Aunque algo más rezagados, también Google y Samsung terminaron subiéndose al tren de la telefonía móvil. Cuando Microsoft decidió coger el toro por los cuernos y lanzar Windows Phone, ya era demasiado tarde. Sus rivales le llevaban demasiado ventaja, una ventaja que es además difícil de acortar cuando el producto en cuestión, Windows Phone, no aventaja en realidad en casi nada a sus directos rivales en el mercado.

 

Eurobest abre plazo de inscripción de piezas de la creatividad europea, en 15 categoríasAnteriorSigueinteRed Bull entona el mea culpa por un controvertido tuit sobre Álvaro Bultó

Noticias recomendadas