Gente

Lecciones de marketing que pueden aprenderse de Steve Jobs

Lecciones  de marketing que pueden aprenderse de Steve JobsDesde que falleciera el pasado 5 de octubre, muchos han sido los que ha alabado y homenajeado la figura de Steve Jobs, el que fuera consejero delegado de Apple. Sin embargo, muy pocos de los que han escrito sobre el gurú de la empresa de la manzana en los últimos días, han trabajado codo a codo con él. Uno de los sí pueden presumir de haberlo hecho es Guy Kawasaki, que diseñó la campaña de marketing del nuevo Macintosh en 1984. En su blog personal, Kawasaki revela las 12 lecciones más importantes que él personalmente aprendió de Jobs:

1. Los expertos en realidad no tienen ni idea
Los que se consideran a sí mismos expertos, ya sean periodistas, analistas, consultores, banqueros o gurús, no saben hacer cosas, por los que se limitan a asesorar. Los expertos pueden decir a una empresa qué es lo que falla con su producto, pero no pueden fabricar un gran producto. Pueden decir a una compañía cómo vender algo, pero en realidad no saben vender nada por sí mismos.

2. Los consumidores no pueden decirte los que necesitan
Apple y la investigación de mercados son dos conceptos completamente contradictorios. Si se pregunta al consumidor qué es lo que quiere, su respuesta se reducirá a tres palabras: “mejor, más rápido y más barato”. El consumidor no pide a las marcas ningún cambio revolucionario. Sólo es capaz de expresar sus deseos en base a lo que ya están utilizando. Por lo tanto, no tiene en realidad sentido preguntarles.

3. No seas monótono
Los grandes logros nunca surgen de la monotonía. Cuando otros fabricantes estaban todavía inmersos en la producción de impresoras con nuevas fuentes y tamaño, Apple se atrevió a ir un paso más allá y lanzó las impresoras láser. Para ser líder en el mercado, hay que ir siempre un paso por delante de la competencia.

4. Los mayores desafíos originan el mejor trabajo
Para Apple competir cara a cara con dos gigantes como IBM y Microsoft, fue un gran reto. Intentar cambiar el mundo fue también un gran desafío. Apple tiene y ha tenido siempre grandes retos a los que enfrentarse. Por eso, es también la empresa que mejor trabaja.

5. El diseño es importante
Steve Jobs era un gran perfeccionista y su gran obsesión era el diseño. Y puede que el diseño no interese a todo el mundo, pero sí interesa a las personas más importantes.

6. Los gráficos y las fuentes grandes son tus aliados
Si hacemos un recorrido por las diferentes presentaciones realizadas por Steve Jobs a lo largo de su vida, nos daremos cuenta de que el ex consejero delegado de Apple utilizaba siempre gráficos y fuentes grandes. Gracias a ello, lograba conectar mejor con la audiencia durante las presentaciones de sus productos.

7. Cambiar de opinión es una señal de inteligencia
Cuando Apple lanzó por primera vez el iPhone en 2007, lo hizo sin aplicaciones móvil. Steve Jobs no veía con muy buenos ojos estos pequeños programas informáticos. Aun así, supo darse cuenta a tiempo de su error y seis meses Apple lanzó las primeras aplicaciones para el iPhone.

8. El “valor” es diferente del “precio”
El precio no es lo único que importante. Lo más importante, al menos para algunas personas, es el valor del producto. Si se tuviera en cuenta única y exclusivamente el precio, pocas personas comprarían los productos de Apple. Los clientes de Apple anteponen el valor del producto a su precio.

9. Una empresa grande contrata a empleados aún más grandes
Una marca como Apple no es grande porque sus empleados sean igual de “grandes” que ella, sino por que son aún más “grandes”.

10. Los CEOs hacen también presentaciones de productos
Steve podía realizar presentaciones de los productos de Apple dos o tres veces al año ante un auditorio de varios millones de personas. ¿Quién mejor que el CEO de la empresa de la manzana para realizar esas presentaciones?

11. Los CEOs también se implican en la fabricación de sus productos
Steve Jobs estuvo siempre fuertemente implicado en la fabricación de los productos de la manzana, y no sólo de un modo teórico, sino práctico.

12. El marketing se reduce única y exclusivamente a crear valores únicos
Una campaña de marketing basada en exageraciones y falsas promesas terminará siempre en fracaso. El corazón de una campaña de marketing debe ser el valor único del producto promocionado.

Te recomendamos

Cannes

Mundial

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir