Gente

"Los publicitarios somos como vampiros: secuestradores del talento de otro", T. Segarra (SCPF)

"Ser creativo publicitario es trabajar, fundamentalmente, en el desarrollo, en la creación y en la producción de ideas que venden productos y que venden marcas", afirmó Toni Segarra, vicepresidente creativo de SCPF y elegido en varias ocasiones Mejor Creativo Publicitario Español en Los oficios de la cultura de La2 de Televisión Española.

A los 18 años, decidió que quería ser escritor. “Un sueño adolescente”, aseguraba, por lo que estudió filología hispánica. Trabajando en la imprenta familiar entró en el mundo publicitario, mientras seguía pensando que lo suyo era escribir novelas. Hasta que un día, cansado de no escribir y sólo trabajar, se fue a vivir a casa de su suegra, mantenido por su mujer y “me entró el miedo”. Justo en ese momento, “de repente asumí que era publicitario vocacional”.

“La inspiración procede de cualquier parte”, afirmó Segarra, “los publicitarios somos como vampiros, o secuestradores del talento de otros”, comentó. Y de pronto, un día, un anuncio en sí mismo pasa a formar parte de la cultura popular, “a ser propiedad de la gente. Y yo creo que eso es el cielo de los anuncios”. “Que la gente recuerde tu anuncio como parte de su vida es lo máximo que te puede ocurrir”, añadió.

La publicidad es un trabajo en equipo, y de equipos muy grandes”, recordó Segarra. “Yo nunca he hecho nada solo en esta profesión”, y es que las ideas se tienen que poner en algún lugar, y siempre hay alguien que te ayudará a mejorar o empeorar eso. Además, “nunca hay un proceso bueno de trabajo de una marca si no hay un cliente bueno al lado”, añadió.

Ante la idea preconcebida que existe sobre la manipulación de la publicidad, Segarra afirma que “si la publicidad fuese tan eficaz y tan manipuladora como dicen, no habría las cifras que hay de fracasos de lanzamientos de marcas”. “Es como lo de la publicidad subliminal, que no sé si existe o no, pero si existiera claro que la utilizaríamos todo el rato”, comentó.

Es un oficio muy obsesivo, muy estresante”, reconocía el directivo, pero también “muy divertido para el que le gusta, muy enriquecedor”. “Si uno encuentra su vocación y la puede desarrollar, hay pocas felicidades mayores que esa”, aseguraba.

En cuanto a la situación española, Segarra aseguró que la publicidad de España “está muy bien considerada en el mundo”, y es que nuestro país ha logrado convertirse en una potencia publicitaria en muchos festivales, además de que somos líderes en algunas disciplinas, como en marketing promocional o marketing directo. Y ante la situación económica de España, los profesionales españoles deben saber que hay una oportunidad fuera de nuestras fronteras, donde son muy respetados y muy valorados.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir