líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Luis Bassat: "la gente está intentando reducir la calidad con excusa de la crisis y no hace más que acentuarla"

La inteligencia comercial reside en demostrar las buenas ideas. “No hace falta ser bueno, también hay que demostrarlo”, apunta Luis Bassat el veterano publicista autor de esta última obra de Plataforma Editorial que presentaba ayer al público.

La Inteligencia Comercial, comentaba Bassat a los micrófonos de El Programa de la Publicidad, parte de una idea muy clara: “tanto Picasso como Van Gogh eran excelentes artistas; en todo el mundo hay expuestas obras de los dos. Sin embargo, Picasso vendió más de 24.000 piezas de arte y Van Gogh sólo una. La diferencia estuvo en que Van Gogh no lo defendió y, por tanto, no lo disfrutó”.

Pero no sólo se necesita demostrarlo, también es necesario creer en los proyectos: la confianza, porque la inteligencia comercial no es un truco para vender más. Es algo muy sencillo, como decía Einstein, “si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”.

Bassat analiza en “Inteligencia Comercial” la manera en que las empresas están afrontando la crisis. El creativo denuncia que la gente está intentando reducir la calidad con la excusa de la crisis y no hacen otra cosa sino generarla o acentuarla más aún.
¿Gozan las marcas de esta “Inteligencia comercial”? Las mejores marcas, son las mejores porque han sabido responder a las necesidades constantes de los consumidores. Son las agencias las que también deben adaptarse a esto decía Bassat “los publicitarios que no se hayan planteado seriamente el online, se van a quedar obsoletos enseguida”, indicaba.

En el libro, Bassat cuenta con los testimonios de grandes exponentes de la inteligencia comercial en nuestros días, como son Isak Andic (Mango), Emilio Botín (Santander), Peter Brabeck (Nestlé), Francisco Daurella (Cobega), Shelly Lazarus (Ogilvy), Ingvar Sviggum (Ford) y Kees van der Graaf (Unilever). A lo largo de sus páginas, descubriremos que la inteligencia comercial no es un truco para vender más. Es una manera de hacer que genera confianza, indispensable para todo tipo de empresas, todo tipo deprofesionales y todos aquellos que necesiten convencer a alguien de algo. Que somos todos. Parafraseando a Einstein: “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”

 

"En la era del consumidor, solo sobrevivirá la empresa obsesionada con el cliente"AnteriorSigueinteArgentina, Brasil y México: siete tipos de consumidores distintos para los nuevos medios

Noticias recomendadas