Gente

Oprah Winfrey, una "marca" tan fuerte como Coca-Cola o Malboro

Para la reina de los talk shows, Oprah Winfrey, la entrevista al ex ciclista Lance Armstrong ha sido lucrativa en todos los sentidos y puede servir para remontar su millonario imperio.

Por el sofá de Oprah han pasado todo tipo de famosos: Michael Jackson recién operado, Tom Cruise proclamando su amor por Katie Holmes, Liz Taylor recién divorciada o Whitney Houston recién salida del centro de desintoxicación. Ahora se ha sentado un mito del ciclismo caído para confesarse bajo la atenta mirada de millones de espectadores y contestando a las preguntas de la reina de la televisión.

Para la empresaria que en tiempos pasados convertía en oro todo lo que tocaba, la visita de Armstrong ha sido de suma importancia, ya que la audencia de su programa ha sido más bien baja en los últimos tiempos. Desde 2011 el programa de Winfrey ya no se emite en el canal gratuito ABC, si no en su propio canal de pago Oprah Winfrey Network (OWN). Este cambio ha causado que muchos de sus incondicionales se tuvieran que despedir de ella por no poder permitirse el pago.

Ahora ya no ven su popular programa siete millones de espectadores, si no 147.000 en los días más fuertes. Y menos espectadores significan para la empresaria menos ingresos por publicidad, menos visitas en su web (que en la época dorada llegó a 80 millones de visitas mensuales, una bajada de la venta de su revista (que ha llegado a tener dos millones de suscriptores), menos seguidores en Facebook y Twitter (aún son 15 millones), menos oyentes para su emisora de radio XM y un largo etcétera.

Con esto nos hacemos una idea del imperio que maneja esta mujer con una fortuna estimada en 2.700 millones de dólares. A pesar de ser la millonaria negra más joven de EEUU, la presentadora de 59 años ha bajado enormemente sus ingresos, así que Lance ha sido para ella un paso de negocios muy importante: días antes de la emisión de la entrevista, ésta ya ocupaba portadas de periódicos de todo el mundo.

Además de ganar ella, cualquier recomendación que la famosa presentadora haga durante su programa hace a los recomendados crecer como la espuma: una novela recomendada por Oprah significa más de un millón de ejemplares vendidos para su autor. Investigadores de la escuela de negocios de Harvard creen que la marca Oprah Winfrey es tan fuerte como Coca-Cola o Marlboro.

Te recomendamos
En otras webs

dKambio

Hotwire

A3Media

Recopilatorio

Compartir