líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Gente

Por qué Mark Zuckerberg podría necesitar "morder el polvo"

La inminente salida a bolsa de Facebook está actualmente en boca de todos. Y no sin motivo. Será una de las mayores de la historia y convertirá a un joven de sólo 27 años en increíblemente rico. Sin embargo, lo que más llama la atención del estreno en los parqués bursátiles de Facebook es la consagración de Mark Zuckerberg como «rey absoluto» de la famosa red social.

Es cierto que Zuckerberg es consejero delegado de Facebook y que los consejeros delegados ejercen siempre un férreo control sobre sus empresas, pero el poder de fundador de la red social más grande del mundo sobre su «criatura» va mucho más allá. Es el propio de una monarquía absoluta en la que Zuckerberg controla todos y cada uno de los recovecos de su «reino».

Y es precisamente la aureola de “rey absoluto” que rodea a Zuckerberg desde que se anunciara la semana pasada la salida a bolsa de Facebook la que está poniendo tan nerviosos a los inversores.

Antes de salir a bolsa, Zuckerberg parece haberse aprendido de memoria la historia de otros emprendedores de Silicon Valley para no perder ni un ápice de control sobre la empresa que fundó hace ahora ocho años. Por este motivo, serán los accionistas los que tendrán que convencerle al él y no al revés, como sucede a menudo en otras compañías, explica Joshua Gans en Harvard Business Review.

Otra cosa que preocupa a los inversores es la posibilidad de que Zuckerberg no haga todo lo que esté en su mano para maximizar el valor en bolsa de la acciones de Facebook. No en vano en una carta a los inversores, el fundador de Facebook asegura que su intención es hacer del mundo un lugar mejor y no simplemente ganar dinero.

Sin embargo, quizás lo que más nerviosos pone actualmente a los inversores es que Zuckerberg, tras una breve pero intensa carrera jalonada de éxito, podría enfrentarse por primera vez al fracaso.

Muchos grandes emprendedores han tenido que hacer frente a estrepitosos fracasos antes de ser encumbrados al éxito. De hecho, muchos defienden la idea de que para triunfar en el mundo de los negocios hay que pasar antes la prueba de fuego del fracaso. Zuckerberg no se ha enfrentado nunca a esta prueba. Ha sido excepcionalmente afortunado hasta ahora y eso es lo que pone tan nerviosos a los futuros inversores de Facebook: el pálpito de que tarde o temprano la suerte se volverá en contra del “rey absoluto” de la famosa red social.

Si 2011 fue el año del consumidor móvil, 2012 será el año del valorAnteriorSigueinteLa gente ya no confía en las redes sociales para recibir información electoral

Noticias recomendadas