Gente

Risto Mejide y su #Annoyomics: "Me he acostumbrado a que me den palos. Agradezco que la gente me critique"

Risto Mejide y su #Annoyomics: "Me he acostumbrado a que me den palos. Agradezco que la gente me critique"“Annoyomics es el arte de molestar para ganar dinero. Es una reflexión sobre la importancia de la molestia, de intentar no agradar a todo el mundo y procurar desagradar a cierto tipo de gente para conseguir mayores beneficios”. Así presentó Risto Mejide su cuarto y último libro que se presentó esta semana en una entrevista concedida a MarketingDirecto.com.

“En el libro cito muchísimos ejemplos publicitarios de marcas y personajes que están consiguiendo [ser molestos]. El paradigmático es Oliviero Toscani que con las campañas de Benetton de denuncia social consigue hacer una publicidad chocante, de la que se habla, que es censurada y consigue muchísima más repercusión”, aseguró. En este sentido, Annoyomics se presenta como “una reflexión erótico-festiva sobre la necesidad de la molestia desde que uno nace hasta que muere, de intentar desagradar a ciertos colectivos que no tengan nada que ver con uno”.

Según explicó Risto, “la base del marketing consiste en identificar necesidades y satisfacerlas”, pero también “despertar necesidades que no existían, por tanto molestias, y ofrecer a cambio la solución. Muchos problemas no han sido problemas hasta que nadie ha dicho que lo son”. Molestar, añadió, “no significa sólo molestar a los consumidores. Hablo de molestia en general y ver a quién la diriges”.

“Yo no me atrevería a enarbolar ninguna bandera y menos en el terreno publicitario”, afirmó Mejide. “Hay gente mucho más legitimada que yo para hablar de lo que deberíamos estar haciendo o no los publicitarios”. Como publicista, explicó Risto, “uno puede optar por la molestia o no. Esto [Annoyomics] es mi receta, cómo yo me preparo los espaguetis. Pero cada uno que se los prepare en casa como quiera”. Pero ante la situación actual de crisis en el sector y falta de credibilidad hay que “tratar de construirla alrededor de un mensaje. El gran reto de las marcas es la credibilidad de sus mensajes”. Unos retos que Risto divide en tres Rs: la relevancia del mensaje, “que a la gente le importe algo lo que le estás contando”; la reputación de ese mensaje, “que lo que le importa construya una causa con respecto a tu marca, y la resonancia, “que la gente esté dispuesta a distribuir ese mensaje”.

“Es un momento muy complicado para arriesgar. Más que nada porque el riesgo está sí o sí. Te estás arriesgando cada día. Tal y como están las cosas, simplemente en sobrevivir hay un riesgo”, aseguró Risto.

A lo largo de todo el libro se van relatando otros casos y ejemplos que demuestran que el éxito del arte de molestar no es algo exclusivo de Risto Mejide, sino que “ocurre constantemente. Propuestas molestas consiguen mayor cobertura, mayor difusión y mayor éxito de ventas” y cuya efectividad se ha demostrado en muchos ámbitos logrando identificar cuál era el target al que había que molestar.

Eso sí, el paso de Risto Mejide por ‘Operación Triunfo’ que también se relata en Annoyomics supone, para este libro “el ejemplo del que estoy legitimado a hablar. Es lo que me ha pasado a mí, con mi personaje televisivo”. Un Risto Mejide que entró en las casas de todos los españoles que “no se me ocurrió. La idea [de Annoyomics] es precisamente darle forma a todo eso. De lo que me estaba pasando era bastante inconsciente. Era mi manera de ser, yo pensaba lo que pensaba de ese programa y lo verbalizaba de la mejor manera que podía”.

Pero no todo está permitido. Empezando por la línea de la legalidad y pasando por líneas éticas con respecto a los niños o la gente desfavorecida, “y cuanto más avanza una civilización más líneas se ponen”. Y es que no siempre han escandalizado las mismas cosas, recordó Risto, “esas líneas son móviles, se van adaptando a la sociedad”.

“Habría que crear esa academia y meterme ahí dentro”, aseguró Risto sobre una posible réplica de Operación Triunfo para la industria publicitaria. “Jamás he participado en un concurso de ningún tipo precisamente consciente de mi mediocridad en muchas áreas”. Aunque añadió: “yo estoy continuamente juzgado tanto por gente del sector como por gente de fuera. Me he acostumbrado bastante a que me den palos de todos los colores y todos los tipos y además justificados muchas veces. Agradezco que la gente me critique”.

Toda una forma de entender cómo hacer publicidad, aunque aplicable a todo tipo de ámbitos, que Risto resume en el teorema de Michael Crichton: “Si cuando hablas nadie se molesta, es que no has dicho absolutamente nada”.

Para ver el vídeo completo de esta entrevista, pulse aquí.

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir