Gente

"Trabajar con Steve Jobs era el reto de toda una vida", S. Hayden (Ogilvy)

"Trabajar con Steve Jobs era el reto de toda una vida", S. Hayden (Ogilvy)En 1979 Steve Hayden fue trasladado de Los Angeles a Nueva York para la apertura de la primera oficina de Chiat/Day en la Gran Manzana, sólo unos meses antes de que Jay Chiat llegara a un acuerdo con Regis McKenna para adquirir la división publicitaria de su firma en Silicon Valley. Un movimiento que supondría la llegada de la cuenta de Apple Computer Chiat/Day San Francisco.

Jay Chiat y Steve Jobs parecían ser almas gemelas: perfeccionistas eternamente insatisfechos que podrían llegar a ser atroces con sus empleados pero que al final siempre lograban sacar un fantástico trabajo adelante

Para la primera campaña de lanzamiento de Apple, Steve Hayden propuso la manzana como un símbolo de conocimiento y versatilidad de sus ordenadores, según explica el copy en Ad Age. Hayden, desde Nueva York, trabajó en el desarrollo de una serie de anuncios impresos con Hy Yablonka en San Francisco mientras que Chiat busca un escritor adecuado para Jobs. Seis meses más tarde, y sin ningún copy a la vista, Hayden logró conocer a Jobs en una convención de informática en Nueva York justo en un momento en que esta industria estaba dando sólo sus primeros pasos.

Jay Chiat estaba entusiasmado con el potencial de la cuenta de Apple, que en su primer año gastó 10 millones de dólares en publicidad, el segundo 40 millones y parecía que Steve estaba dispuesto a ampliar la suma hasta los 100 millones de dólares, una suma astronómica que convertiría a Apple en la cuenta más grande de la compañía.

Trabajar con Steve Jobs era el reto de toda una vida”, asegura Hayden. Y es que Jobs aprendió por sí mismo diseño, moda, estilo, cultura pop y por supuesto la tecnología más novedosa; aunque también tenía un genio malísimo y muy voluble. “Si fueras 100 puntos de cociente intelectual más listo que casi todos los que te hablan, estarías todo el tiempo irritado también”, bromeaba Bill Kelley, un colega de Hayden cuando trabajaban en la cuenta de Apple.

Con el perfeccionismo de Jobs y Chiat, parece sorprendente que saliera adelante el trabajo de la agencia. La noche antes de presentar el popular “1984”, Chiat no estaba contento con nada de lo que sus empleados habían hecho, aunque finalmente el trabajo fue aprobado. Steve, por otro lado, después de ver el primer corte de “1984” afirmó: “este spot va a crear un vacío de información que tendremos que llenar. Quiero insertar, unas 20 páginas, en las que se diga a la gente todo lo que hay que saber sobre el Machintosh”. Y aunque uno de los productores de Apple comentó que no había tiempo de lanzar un informe de 20 páginas, a Jobs nopareció importarle mucho y se limitó a decir: “sencillamente, hacedlo”.

Unos años más tarde, después de la vuelta de Jobs a Apple, Hayden estuvo trabajando en la cuenta de IBM en Ogily con una idea bastante atractiva para el ordenador Aptiva. Al pedir la opinión de Jobs, éste dijo: “bueno, supongo que está bien por fuera en un sentido típico, pero lo que realmente me fastidia sobre él es que es feo por dentro. ¿Has visto la placa base? Es un desastre”. Y es que para Jobs la belleza no podía ser sólo algo externo, sino que tenía que estar en todas partes, incluso allí donde nadie lo fuera a ver nunca.

Puede que Steve se haya ido, pero su espíritu nunca desaparecerá de la compañía, y su personalidad y su identidad estarán siempre en cada uno de los productos de Apple.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir