Gente

Zuckerberg y su donación de 45.000 millones de dólares, ¿marketing disfrazado de altruismo?

zuckerFacebook vuelve a copar titulares en todo el mundo y lo hace en esta ocasión por algo que nade tiene que ver con la fría tecnología que hay agazapada detrás de la red social más grande del mundo. Facebook es noticia porque su fundador, Mark Zuckerberg, aspira a convertirse, por méritos propios, en el mayor filántropo de Estados Unidos.

Zuckerberg y su esposa Priscilla anunciaron ayer en una carta dirigida a su hija recién nacida Max que destinarían el 99% de sus acciones en Facebook a Chan Zuckerberg Initiative, una fundación de nueva hornada que pretende solucionar los problemas más urgentes que acucian actualmente al mundo.

Si ese 99% de acciones procediera de una empresa distinta a Facebook, la cantidad donada sería probablemente mucho más modesta, pero hablamos de la red social más grande del paneta. Y el 99% de las acciones que Zuckerberg, de 31 años, tiene de su propia empresa equivale a la friolera de 45.000 millones de dólares.

Ante semejante (y desorbitado) anuncio, es inevitable hacerse unas cuantas preguntas. ¿Es realmente posible? ¿Va a donar en serio Zuckerberg la friolera de 45.00 millones de dólares? ¿Se trata todo de calculada maniobra de relaciones públicas en el que verdadero beneficiado no es otro que el fundador de Facebook?

Priscilla and I are so happy to welcome our daughter Max into this world!For her birth, we wrote a letter to her about...

Posted by Mark Zuckerberg on martes, 1 de diciembre de 2015

Probablemente Chan Zuckerberg Initiative no sea altruismo puro y duro ni tampoco marketing puro y duro, sino una mezcla de ambos. Al fin y al cabo, los detalles de la generosa donación del fundador de Facebook no están todavía del todo claros. Pero lo que parece claro es que, con fines “marketeros” o no, Zuckerberg y su esposa Priscilla sí están dispuestos a renunciar a parte de su fortuna en beneficio de un mundo mejor.

Conviene aclarar, por otra parte, que Zuckerberg y Priscilla no donarán 45.000 millones de dólares de golpe sino que lo harán forma sucesiva, “a lo largo de su vida”.

En un informe remitido a la Comisión de Mercados y Valores de Estados Unidos (SEC), Facebook especifica además que Zuckerberg no donará más de 1.000 millones de dólar al año durante al menos los próximos tres años, por lo que el fundador de la red social más grande del mundo continuará manteniendo el control de voto en la empresa y evitará de paso turbulencias en la bolsa.

Pero, ¿a qué se destinarán los 45.000 millones de los prevén desprenderse Zuckerberg y su esposa? En la carta que ambos remiten a su hija Max ambos se muestran bastante vagos al respecto. La formación y la lucha contra las enfermedades estarán al parecer en primer plano, pero también la interconexión entre las personas y el fortalecimiento de las comunidades locales.

En la carta que escriben a su hija (y en la que informan al mundo de manera bastante imprecisa de su donación), Mark y Priscilla adornan su acto de altruismo con palabras cargas (deliberadamente) de sentimentalismo: “Como todos los padres queremos que crezcas en un mundo mejor que el actual”.

El fundador prevé invertir asimismo parte de su fortuna personal en el desarrollo de nuevas tecnologías para apoyar programas personalizados de formación que se ajusten a las necesidades, las fortalezas y las debilidades del alumno. Que Zuckerberg vaya a destinar parte de su fortuna personal a fomentar este tipo de programas es cuanto menos controvertido. No son pocos los expertos que aseguran que este tipo de programas no hacen sino evidenciar las desigualdades en la velocidad de aprendizaje de los niños.

Sin embargo, Zuckerberg vive en Silicon Valley y no le tiene miedo a la sombra del escepticismo que rodea siempre al progreso. “Debemos apostar fuerte por la tecnología para impulsar el cambio”, asegura el fundador de Facebook en la misiva dirigida a su hija Max.

Zuckerberg no está solo ni mucho menos en el universo de la filantropía (de la filantropía con mayúsculas) al otro lado del charco. En Estados Unidos se han preciado siempre de ser campeones nacionales del altruismo el fundador de Microsoft Bill Gates y el inversor Warren Buffet.

En 2010 Gates y Buffet alumbraron la iniciativa Giving Pledge. Quienes se suscriben a esta iniciativa se comprometen a donar gran parte de su fortuna personal a fines benéficos. Y parece que en el universo de los multimillonarios hay bastantes generosos, porque Giving Pledge ha recibido ya la friolera de 130.000 millones de dólares en donaciones.

También Zuckerberg y su mujer Priscilla se sumaron el pasado mes de noviembre a la iniciativa filantrópica de Gates y Buffet, pero no especificaron la cantidad con la que contribuirían al proyecto.

Que Zuckerberg apueste de manera tan decidida por la filantropía no es desde luego una mala noticia. Sobre todo porque su altruismo pondría ser la piedra de toque que anime a otros jóvenes multimillonarios a desprenderse también de su parte de su abultada fortuna.

¿Es Mark Zuckerberg el Bill Gates de su generación? En ello está (o eso parece).

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir