Latinoamérica

Tras décadas de ausencia, la publicidad hace su reaparición en Cuba

cubaMás de 50 años han tenido que pasar para que Cuba y EEUU decidiesen derribar los últimos muros que quedaban en pie de ese periodo conocido como Guerra Fía. Medio siglo para que cubanos y estadounidenses normalizasen sus relaciones políticas, después del embargo económico, comercial y financiero levanto por Washington contra La Habana en 1961. Ahora, poco a poco, un nuevo mundo de posibilidades se abre para la isla como demuestra la vuelta de algo a lo que estamos tan acostumbrados como es la publicidad, uno de los máximos exponentes del capitalismo.

Durante décadas, los negocios privados han sido perseguidos en Cuba así como cualquier tipo de publicidad comercial sobre los mismos. Ahora, con el impulso que se está dando al pequeño empresario, la publicidad comienza a caminar tímidamente de nuevo por las calles de la isla caribeña.

Lo cierto es que el mundo de la publicidad ha vivido tiempos difíciles en Cuba. El gobierno de Fidel Castro recurrió a la misma en 1959 con el objetivo de promover las empresas, industrias y mercado nacional frente a las exportaciones extranjeras. “Consumir productos cubanos es hacer patria” o “Conozca Cuba primero y al extranjero después”, son algunas de las frases utilizadas por el régimen castrista con el objetivo de potenciar un modelo autárquico de abastecimiento.

cuba1

Tal y cómo señalan desde elnuevoherald.com, los procesos de nacionalización de las empresas así como las confiscaciones de propiedades, pusieron en serios aprietos a la industria publicitaria que poco a poco comenzó a dejar de cumplir su función principal para convertirse en un arma de propaganda del régimen. Cierto es que los pequeños negocios continuaron su andadura hasta finales de los años 60 pero el temor a ser acusados de “aburguesados”, dejaron a un lado cualquier tipo de publicidad intentando llamar lo menos posible la atención.

Echando la vista atrás y con los datos en la mano, queda patente que la publicidad era una industria bastante potente en Cuba. Más de 100.000 personas trabajaban en la industria en septiembre de 1959 (datos ofrecidos por el diario Revolución) quedando después limitada a la simple promoción de marcas cubanas. Una vez Fidel Castro impuso el racionamiento en el consumo, la publicidad se convirtió en algo completamente innecesario.

Tras el inicio de la normalización entre las relaciones de EEUU y Cuba permitiendo vislumbrar ciertos rayos de aperturismo en la isla, Raúl Castro y sus reformas económicas han permitido el nacimiento de un pequeño grupo de negocios de carácter privado que de forma muy sucinta, han comenzado a lanzar lo que podemos considerar como el regreso de la publicidad a Cuba.

Los cubanos han inventado lo que ellos mismos han denominado como “el paquete”, una especie de internet para las personas que no tienen acceso a la red y que ha permitido el resurgir de los vídeos comerciales. Se trata de paquetes de información que circulan entre la población a través de memorias flash y discos duros y que se enmarcan dentro de lo que podríamos denominar como un “internet offline”. Algo muy ingenioso si tenemos en cuenta que en la isla tan sólo el 5% de la población cuenta con acceso a internet.

cuba2

Tal es el éxito de estos paquetes a la hora de transmitir información entre el pueblo cubano compartida gracias a los pocos que cuentan con acceso a la red, que el gobierno no ha querido quedarse atrás lanzado su propia versión: la mochila. Una clara respuesta fundada en sus temores ante el retroceso de su papel en el desarrollo de la cultura cubana.

En estos paquetes se puede encontrar de todo. Desde aplicaciones móviles a noticias pasando por películas y series de televisión por un precio de unos tres dólares semanales. Además, en estos paquetes, se incluyen anuncios promocionales de nuevos servicios convirtiéndose en la red de mayor alcance de distribución de publicidad en Cuba.

“La publicidad fue llevada al paredón a inicios del proceso revolucionario y lo que ha ocurrido desde entonces son apariciones esporádicas de su espectro”, explica Arnaulfo Espinosa, profesor adjunto de la Universidad de La Habana. “Primero en los 90 cuando se inundaron las avenidas de vallas, y hasta en la televisión durante las ligas de voleibol aparecían ciertas menciones promocionales. Luego un día el caza fantasmas las borró otra vez. Ahora lo que está ocurriendo es solo otra aparición, siempre en mensajes desarticulados”.

Ahora son muchos los que cada vez demandan más una cultura publicitaria en la isla así como una regulación jurídica acorde para el desarrollo de un sector en el que no faltan profesionales y que puede convertirse con el tiempo en una de las industrias más interesantes a nivel internacional como ya lo fuera hace algunas décadas.

cuba3

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir