Verdades sobre el content marketing que no debería pasar por alto

10 verdades como templos sobre el content marketing que debería grabar en su disco duro

En la órbita del content marketing hay virando toda una pléyade de verdades (incontestables) que a menudo son lamentablemente pasadas por alto. Por esta razón nunca está de más recordarlas.

content marketingEn los últimos tiempos el content marketing se ha convertido en el inseparable compañero de fatigas de un buen puñado de marketeros. Acostumbrados a lidiar en su día a día con esta disciplina, los marketeros deberían estar familiarizados con los múltiples vericuetos del marketing de contenidos y conocerlo como la palma de su mano.

Sin embargo, a menudo conviene tomar distancia de las cosas (del content marketing en este caso) para redescubrir las verdades a las que éste procura cobijo en sus entrañas.

Puede que ya las conozca al dedillo, pero por si acaso repasamos a continuación de la mano del blog de Jeff Bullas las 10 verdades del marketing de contenidos (aquellas que debería grabar a su fuego en su cabeza):

1. Más contenido no siempre es mejor

El contenido de calidad gana definitivamente la partida (y con muchísima holgura) al contenido que, aunque abundante, se deja la calidad en el tintero.

Alumbrar contenido tiene mucho de arte y todo aquello con ínfulas de artístico (y mínimamente creativo) merece ser tratado con mimo.

2. El contenido nuevo no es siempre el mejor contenido

El contenido que nace del vientre de la actualidad más candente es fantástico, pero lamentablemente su vida es limitada. Las noticias de hoy se quedan lamentablemente caducas mañana y en este sentido pueden ser compartidas sólo una o dos veces.

En cambio, el contenido que se precia de ser atemporal puede ser reutilizado durante meses e incluso años.

Puede que lo nuevo y sus luces de neón nublen a menudo el juicio de los marketeros, pero la atemporalidad es su gran aliada en el universo del content marketing.

3. El content marketing es una ventaja (casi eterna)

La verdad está evolucionando permanentemente y las creencias son, por ende, también de naturaleza mutable.

En el pasado un anuncio aparecido en la prensa acababa al día siguiente posándose en la base del cubo de la basura (para escurrir eventuales líquidos fugados de la bolsa) y un spot se emitía durante una semana en la televisión y no se volvía a ver jamás.

El contenido que se genera actualmente en la red de redes es indexado por Google y es susceptible de ser hallado allí durante años (a menos que alguien decida liquidar la web donde ha sido alojado).

4. El contenido define a las marcas

En la red de redes el contenido viaja por todo el globo independientemente de las fronteras geográficas. Y ese contenido es utilizado por el internauta como vara de medir para definir a quien está detrás.

5. El contenido necesita moverse para impactar en la audiencia

Más allá de ser creado el contenido necesita ser distribuido y convenientemente amplificado. La distribución (ya sea ganada o pagada) del contenido necesita desplegar las alas para que el content marketing se tope realmente de bruces con la eficacia.

En la red de redes la competencia por distribuir y amplificar el contenido es tan vasta como feroz. Y para hacerse oír hay que hacer inevitablemente ruido.

6. El contenido necesita ser multimedia

Las modalidades y las preferencias en cuanto al consumo de contenidos son terriblemente variadas. Algunos usuarios prefieren ver vídeos, mientras que otros se decantan por los textos escritos y por el contenido en formato audio.

Por eso, para conectar con una audiencia lo más amplia posible, el content marketing necesita ser apuntalado en diferentes formatos.

7. La creación de contenidos cambia a las marcas

La creación persistente de contenidos es una fenomenal fuerza transformadora para las marcas.

Con la inestimable ayuda del content marketing los marketeros ganan en “insights” y en pasión (la que ponen en aquello que hacen).

8. El contenido debe girar en torno al cliente

Utilizar el marketing de contenidos para el “autobombo” es la forma más rápida de fracasar (de manera estrepitosa) en esta disciplina.

Los clientes potenciales no se interesan por las marcas sino por aquello que éstas pueden eventualmente hacer por ellas (resolver un problema, por ejemplo).

Para alcanzar la cima del éxito en el content marketing las marcas necesitan ponerse en los zapatos de sus clientes y atender a sus deseos y necesidades.

9. El contenido necesita poner el ojo (y la bala) en muchos objetivos

Orbitando en torno al marketing de contenidos hay múltiples objetivos: desde el “brand awareness” al entretenimiento pasando por la credibilidad y los “leads”.

En realidad el content marketing es un 75% de educación y un 25% de venta.

10. El content marketing exige persistencia

El marketing de contenidos es un maratón, no un “sprint” y para conseguir echar brotes verdes necesita toneladas de paciencia.

[fbcomments]
Te recomendamos

Cannes

Outbrain

Somos quiero

A3media

FOA

Compartir