Cómo exprimir al máximo el content marketing

4 maneras de añadir "sabrosura" al a veces insípido content marketing

Aunque el content marketing ha conseguido apalancarse con inusitada fuerza en las estrategias de los marketeros, a estos se les hace a veces cuesta arriba sacar todo su jugo a esta disciplina.

content marketingDurante la última década el content marketing ha echado raíces profundísimas en las estrategias de las empresas, donde la figura del chief content marketing se ha hecho omnipresente y donde los contenidos se han convertido en un sabroso cebo para tirar la caña al consumidor (y a hacerle morder el anzuelo).

Sin embargo, y pese a estar firmemente apalancado en la mayor parte de las compañías, al marketing de contenidos no se le saca siempre todo su jugo, quizás porque en torno a esta disciplina hay una superabundancia de consejos que resultan en ocasiones a todas luces contradictorios.

Con los datos en la mano (que son por su propia y científica naturaleza portadores de verdad), Harvard Business Review propone a continuación 4 posibles maneras de dar fuelle al content marketing:

1. Hay apenas 3 minutos para lograr una impresión

No es ningún secreto que el consumidor es permanentemente bombardeado por centenares de mensajes de carácter comercial y, ante semejante acoso, ha aprendido a esquivar las balas que en forma de contenidos salen constantemente a su paso. Sólo así se explica que el consumidor invierta en los contenidos una media de apenas 2 minutos y 27 segundos.

Eso no quiere decir, no obstante, que los contenidos alumbrados por las marcas deban ser excepcionalmente concisos. Si un contenido, aunque extenso, tiene suficiente calidad y logra aguijonear la curiosidad del consumidor, éste no dudará en consumirlo de manera íntegra (pese a que tenga que invertir quizás varios días en la tarea).

La compra, aquella a la que el content marketing pretende clavar al arpón, es un proceso continuo y dinámico y los formatos de contenidos están obligados a adaptarse a su nueva y fluida naturaleza.

2. Mobile es un canal importante, pero su relevancia se ha inflado hasta la saciedad

Es cierto que los dispositivos móviles se han convertido en la mano derecha de buena parte de los consumidores para navegar por la red, pero jugárselo todo a la carta de estos dispositivos puede resultar claramente contraproducente.

En este sentido optimizar los contenidos fijando la mirada en un único canal es un gravísimo error. Cuando hinca el diente a la optimización, el marketing de contenidos debe tener la mirada puesta en múltiples canales y no dejar injustamente un segundo plano a los dispositivos desktop, que continúan teniendo un papel relevantísimo en las conversiones.

3. No hay un mejor día de la semana para enviar contenidos

A la hora de dar salida a los contenidos emanados de la cadena de producción de una empresa no hay que obcecarse necesariamente con un día concreto de la semana. Hacerlo así podría hurtar su necesaria cadencia al proceso de marketing y ventas.

Es el tipo de contenido, el tipo de audiencia y el tipo de engagement que la empresa aspira a lograr con sus estrategias de content marketing los que en último término deberían determinar el momento de publicación (y no a la inversa).

4. Hay formatos más sabrosos al paladar de la audiencia que otros

De acuerdo con datos manejados por DocSend, el “case study” es el formato que mejor funciona en términos de “completion rates”. Este formato, que se revela como particularmente eficaz en el ámbito del marketing B2B, registra un ratio de finalización del 83%.

Al fin y al cabo, a la hora de finiquitar el proceso de compra, el cliente desea sobre todo y ante todo conocer lo que otros están haciendo con el producto de la empresa y no tanto lo que podrían hacer potencialmente con ese producto.

Te recomendamos

Neuromedia

IAS

TechMKT

A3media

Compartir