4 maneras de hacer el contenido de su marca tan adictivo (o más) que las series de Netflix

4 maneras de hacer el contenido de su marca tan adictivo (o más) que las series de NetflixQuienes se han zambullido en alguna ocasión en las aguas de Netflix (absolutamente infestadas de series) saben lo peligrosamente fácil que es caer en esta plataforma en las garras del denominado “binge-watching”.

En el famoso servicio de vídeo en streaming los usuarios no se contentan con ver un capítulo o dos de su serie favorita, los consumen todos (y lo hacen además de una sola tacada).

El “binge-watching” que con tantísima voracidad practican los usuarios de Netflix es síntoma de lo que es ya a todas luces una verdad universal: que el consumidor tiene un hambre infinita de contenidos (y está encantado de hacerse “adicto” a ellos si son lo suficientemente buenos).

De las series (adictivas hasta la médula) de Netflix las marcas pueden aprender unas cuantas lecciones para dar fuelle a sus estrategias de content marketing. De hecho, si siguen los cuatro pasos que disecciona a continuación Ragan.com, pueden alentar perfectamente la “comilonas” (de sus propios contenidos) por parte del consumidor:

1. Empiece con un “asesinato”

No hace falta lógicamente que el “asesinato” de marras sea literal. Se trata de hallar algún elemento que concite de manera casi instantánea la atención del espectador y que le fuerce a estar pendiente del desarrollo de lo que viene a continuación.

En esta primera fase tómese la molestia de responder a estas preguntas:

– ¿Cuál es el “gancho” de su marca?

– ¿Qué experiencias está en posición de poner en sus manos de su audiencia para forzar a ésta a venir (hambrienta) a por más?

2. Dé forma a un argumento atractivo

Toda gran serie es dueña de un hilo argumental lógico en el que el final está a la altura del principio (y viceversa). Una buena serie debe estar anclada en una sólida historia en la que todo lo que ocurre y todos los personajes que toman parte en la acción están en línea con el argumento (y no son puro relleno).

A la hora de pergeñar el argumento de la historia que su marca tiene entre manos, conteste a estas cuestiones:

– ¿Cuál es la historia que desea contar su marca y cómo la va a contar?

– ¿Están las experiencias que brinda la marca al consumidor a la altura de la historia que está interesado en contar?

– ¿Hay suficiente coherencia en el manera y el momento en que va a narrar la historia?

– ¿Se está yendo su historia por otros derroteros (y alejándose del hilo argumental inicial)?

3. Elija con sumo cuidado a quienes van a ejercer de actores en su historia

Los actores son tan o importantes o más que los personajes porque gracias a ellos las historias cobran vida y son ellos los que se las ingenian para que la audiencia empatice (o no) con los argumentos a los que ponen rostro y voz.

Una vez llegados este punto, debería responder a estas preguntas:

– ¿Quiénes interpretan los papeles protagonistas y secundarios en la historia de su marca?

– ¿Están los personajes logrando una conexión emocional con la audiencia que esté verdaderamente en línea con la historia de su marca?

4. Asuma cuanto antes que no todo el mundo va a ser fan de su historia

Incluso las series más populares fracasan a la hora de conectar con la audiencia. Y no pasa nada si fracasan porque es completamente normal no gustar a todos. Lo importante es que el target que éstas tienen en mente sí las devore con fruición.

En esta fase (quizás la más decisiva) las marcas deben hallar respuestas para estas preguntas:

– ¿Sabe ya cuál el target de su marca?

– ¿Tienen de verdad las historias de su marca el foco puesto en ese target?

Te recomendamos

México

School

Podcast

Podcast

Compartir